Archive for enero, 2011

ene 31 2011

Exprimiendo 4 intensas horas de artesanía

Bendita manera de comenzar el año, casi sin tiempo de escribir, de un lado para otro, trabajo, clases, reuniones, proyectos, pero sobre todo aprendizaje de/con personas. En especial en la última edición del “Todo por la pasta” organizado por la admirada gente de “Consultoría Artesana” en Eutokia (sitio espectacular, por cierto). Fui invitado al estimulante taller del viernes por la tarde (no niego que me hubiera gustado estar en todas las sesiones, eso será la siguiente, si me porto bien, ¿no? ;-))

Lo cierto es que ya hay auténticas obras de arte de resúmenes: las puedes encontrar todas en la Wiki-resumen del evento y también en algunos de los allí presentes. Quizá poco pueda aportar yo en apenas 4 horas de presencia pero ¡¡¡vaya 4 horas!!!. Aquí van algunas de mis ideas:

  • Mi cambio profesional que se dió hace ya 1 año (¡¡¡cómo pasa el tiempo!!!), entre otros muchos motivos, estaba también basado en que es posible “otra forma de hacer las cosas“. La sensación de “parir un proyecto” era como la de aquellos partos en los que sufres, sufres y sufres y como que en el primer momento no deseas ver nada, salvo descansar y no ver el “preciado logro”: el resultado final. En la artesanía en cambio, no importa tanto el resultado como el propio proceso en sí. No es que nos vaya la vida en ello (dentro de esa inestabilidad del futuro que no la presente) es que se trata de “sentir” intensamente cada paso. Esa “nueva-forma-de-hacer-las-cosas” precisamente es la que se enfrenta a lo que es la consultoría tradicional. Y esta forma “artesanal” se disfruta más en ambos lados de la partida: nosotros y el cliente.
  • ¿Cómo que no puedo? Esta pregunta nos la deberíamos hacer en muchas ocasiones. No es una expresión típicamente “bilbaína” sino reconocer el valor de la red. El valor del de “al lado”. María Jesús comentó brillantemente: “Hay que aplicar lo mejor de las empresas y lo mejor de las redes para realizar proyectos a lo hollywood”. Y es verdad. La red de relaciones te permite llegar hasta donde podamos imaginar, si queremos y sobre todo, sin obligaciones. Libertad, autonomía pero también la humildad de reconocer que no somos expertos en todo y que seguramente más cerca de lo que creemos tenemos a alguien que está dispuesto a aportar su granito de arena al proyecto. Y “red” entendida también como lo que la tecnología te permite. Existe red porque existe una tecnología que nos permite comunicarnos de forma inmediata, estés donde estés, con tus “compañeros-de-viaje”.
  • Esto llega a lo que creo que define al modelo de la “artesanía”: Valores compartidos y confianza en personas. Valores, porque efectivamente se comparten filosofía, maneras, estilos, principios …y cuando se comparten éstos y se ponen en práctica es mucho más fácil entenderse. Y confianza, como consecuencia de lo anterior y como principio en el que se basan las relaciones, tanto con el “otro” como con el cliente.. Sabes que el “otro” va a colaborar aportando valor. Si cree que no podrá, seguro que lo comentará y/o lo reconocerá sin problema alguno. Y con el cliente, porque detrás de cada proyecto, detrás de cada trabajo, hay una base sobre la que se sustenta la relación y que permite un “intercambio mutuo” de ideas, propuestas y conocimientos encaminados a lograr la solución adecuada a cada necesidad.
  • Valor, valor, valor: valor entendido no sólo como significado económico sino valor entendido como el aporte que desde el trabajo, el espíritu y el proceso de trabajo se pretende aportar al cliente. Y efectivamente ese valor se traduce en términos económicos. ¿Alguien dijo “horas”? Término relativo y de “complicada gestión”. Julen habló de “dinero digno” y creo que la reflexión va por ese camino. ¿Cuánto pagarías por un trabajo así en el mercado? Pero más allá, ¿cómo cuantificaríamos la solución aportada que viene tras un proyecto personalizado, con “píldoras de conocimiento” constantes? El dinero es un material sensible que hay que tratarlo también desde otro punto de vista.

Sinceramente, aunque únicamente fueron 4 horas, ¡¡¡vaya 4 horas!!! No me queda sino agradecer, primero a los organizadores y responsables del sarao el acordarse de uno para estar presente allí: Así que gracias a Naiara, Julen, David, Aitor, Asier, Amalio, Javier, José Miguel, Ricardo y María Jesús. Y por supuesto a toda esa gente que conseguí conocer y a much=s de ell=s “desvirtualizar”. Un auténtico placer.

No sé si soy “artesano” o no (como dije en mi presentación el viernes) para alguien que trabaja en branding (en Euskadi o donde sea…) es más importante que lo digan los demás… espero conseguirlo.

13 responses so far