Archive for the 'Euskadi' Category

Jun 28 2011

Capitalizar intangibles, sumar marca

Yo creo que es para estar de enhorabuena. La tremenda alegría de ayer martes 28 de junio de much=s donostiarras y muchisim=s gipuzkoan=s, contagió a casi todo Euskadi: Donostia-San Sebastián, nueva Capital Cultural Europea 2016. Como si fuera la nominación de ciudad olímpica (de la cultura, sí; de Europa, sí), la alegría apareció por muchos sitios (salvo algunas excepciones que son eso, excepciones).

Personalmente, me alegró mucho. Conozco algo el proyecto, lo he seguido y creo que si algo está en el transfondo del mismo es la integración de muchísima gente diferente, dispar, pero con ideas y con ganas de “ganar”. Pero en especial, el triunfo es del PROCESO, ese duro, largo y seguro que tortuoso camino que han recorrido hasta las 17.30h de ayer martes 28 de junio, y que en cambio ha logrado ilusionar a tanta gente por algo-construído-entre-tod=s y que ha obtenido sus primeros frutos. Tiempo habrá para seguir con atención lo que ocurra a partir de ahora, pero mi reflexión va encaminada hacia una dirección que pretende ir un poco más allá.

La “marca Euskadi” tiene una excelente oportunidad ante sí.

En los próximos 5 años, y si todo va bien (que seguro que irá muy bien), nos encontraremos con 3 efemérides locales, con trascendencia europea-global, que van a colocar en el mapamundi a nuestras ciudades:

¿Casualidades de la vida? No, mucho trabajo. Y sobre todo, mucha ilusión y mucha VISIÓN.

Evidentemente, hay una clara visión local en todo ello. Cierta “proyección local-pequeña-individual”, que quiere situar en un área geográfica grande, una ciudad bajo un concepto que trate de asociarse y referenciarse. En términos de branding, buscar la “notoriedad” pero sobre todo la “ASOCIACIÓN”. Hoy en día no basta con ser conocidos sino sobre todo SER RECONOCIDOS. A veces son oportunidades que surgen, otras son ideas “latentes” que subyacen bajo la epidermis de la ciudad y otras son claras visiones de proyecto de ciudad. El caso es que cada una de ellas trata de representar una idea sobre la que sustentar todo un desarrollo futuro.

Para mí, ahora mismo hay, además de todo lo que cada proyecto aporte en sí, una oportunidad (¡¡¿¿por fin??!!) de sumar a nuestro concepto de marca Euskadi, desde mi punto de vista, excesivamente referenciado al turismo, una serie de valores INTANGIBLES de un poder tal que podremos ir modificando nuestra percepción exterior hacia un nuevo campo: nuestra gente & nuestro talento.

  1. De un lado, SOSTENIBILIDAD: Vitoria-Gasteiz es quiere ser un referente en este sentido. Sus políticas van a venir motivadas por las decisiones en este sentido. Pero sobre todo, de un lado, la participación ciudadana (clave) y la transversalidad al resto de decisiones de ciudad.
  2. Por otro lado, DESIGN. Pero entendido en su máxima expresión: en dotar sentido, diferencia, emoción y funcionalidad a nuestras ideas, estén en sector en el que se encuentren. Olvidémosnos del diseño gráfico. Hay muchas expresiones donde el diseño, mejor dicho, el design thinking, pueden cambiar y hacer preferir una opción frente a otra. Clave de todo ello: de nuevo, la “participación” del otro y sobre todo, el cuidado formal en todos sus sentidos, en la visión más integral.
  3. Finalmente, la CULTURA, los valores identitarios. Lo que nos une, nos diferencia pero además lo que nos puede unir con otros, sumar otras iniciativas, otras culturas, otras expresiones para construir un universo cultural integrador y sobre todo de cohesión social. Otra vez, participación, respeto al otro y desarrollo de identidades.

¿Gana cada ciudad? Sin duda. Pero sobre todo puede ganar EUSKADI como concepto. Y en especial el concepto de #euskalhiria. Todo un universo de significados. Sin quitar protagonismo a ninguna de las ciudades, auténticos propietarios de cada proyecto, fomentando la suma de partes en beneficio común, desde la óptica de branding, Euskadi puede debe no sólo apoyar sino sobre todo ayudar a gestionar estos nuevos significados TAN potentes, tan humanos, tan intangibles que pueden ir modificando nuestro foco de una forma más atractiva y que además une a tod=s sus ciudadan=s. Y si después le añadimos los tópicos del turismo, gastronomía (bien contados, claro) etc… lograremos un reconocimiento y un espacio ciertamente interesante.

Es una oportunidad. Es un deseo. Ojalá sea así, pero felicitando a cada parte del proceso, deseando que Bilbao sea elegida, espero que quien gane sea la marca EUSKADI. Espero que haya políticas y estrategias de branding, de verdad, en ello.

Por comentar que no quede.

Zorionak!!!

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de Partycipa

5 responses so far

Feb 17 2011

Las municipales, Euskadi y branding: vaya cóctel

Antes de que empiece el ruido de las próximas elecciones municipales y sin pensar en política (no es lo mío), uno que trata de observar todo lo que puede, ve una relación cuando menos curiosa. Seguramente de entre todas las elecciones existentes, las municipales sean las que más de cerca nos influyen como ciudadanos. El día a día, la micropolítica. Hay decisiones que nos importan mucho de otras elecciones pero todo lo cercano lo miramos con otra atención y sensibilidad. ¿O qué es lo que nos gusta de la prensa? Las noticias de aquí, las fotos de aquí, lo que pasa aquí.

Como estrategia local, me imagino que todas las propuestas-promesas-haremosfijo-y-demás-tequiero-tequiero, llevarán algún punto relacionado con el desarollo de la ciudad, seguro que se hablará de marca-ciudad, de nuestros emblemas, de abrirnos al exterior, de promocionar “nuestras cosas”. Lógico. Una ciudad primero ha de sentirse orgullosa de sí misma para a su vez proyectarse al exterior. ¿O era al revés? Algo ya hemos hablado por estos lares.

El branding tiene mucho de comunicación pero no todo el branding es comunicación. Hay también “productos/servicios” que dicen mucho de una marca, mucho de “comportamiento’s”, de estilo y mucho del “espacio físico”. En una ciudad esto adquiere más sentido. Quizá la labor de promoción desde la comunicación es la que debe ser pero sobre todo el entorno, los servicios ofrecidos, los “productos”, edificios, actos, etc… dicen mucho de tu marca-ciudad. Todo lo que Vitoria-Gasteiz ha logrado sobre la “Green Capital” pero sobre todo lo que HA DE HACER adquiere una mayor relevancia (aquí una pista: a ver qué ideas se proponen en torno a este concepto).

Todos miramos hacia dentro pero ¿y nuestro próximo espacio mayor como país? ¿como Euskadi? ¿qué rol juega ahora esta marca? Cada territorio local tiene su “personalidad” y la suma de los 3 territorios (huuy que me voy a meter en un berenjenal…), hace que exista una percepción de lo que Euskadi es y representa. Es decir, se va construyendo Euskadi desde cada territorio, ¿o no? Quizá debamos definitivamente considerar el concepto de “Euskal Hiria“, acuñado desde Alfonso Vegara, Bernardo Atxaga y desarrollado recientemente en su recién tesis doctoral por un buen amigo, Igor Calzada.

Los proyectos en estos momentos surgen como por arte de magia. Las promesas, las ideas, etc. Pero también aparece la diferenciación frente a la provincia de al lado, porque de todo ello puede llegar una clara ventaja frente al otro. Y mientras, Euskadi mirando qué sale, cómo sale y sobre todo quién sale para aprovechar sinergias y recursos. Así que me hago unas cuantas preguntas:

  • ¿y todo ello en beneficio de nuestro entorno más cercano o de nuestro país?
  • ¿dónde encuadramos la coherencia entre discursos inter-territorios?
  • ¿cómo vertebramos todo ello como Euskadi?
  • ¿cómo afectará a la marca Euskadi estas próximas decisiones?

Observaremos pues en los próximos meses. Elecciones municipales, sí. Pero veremos cómo van afectando al branding y a la marca Euskadi. Próximamente en sus pantallas.

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de onnoth

3 responses so far

Sep 09 2010

Si es posible, ¿por qué no hacerlo?

El roce hace el cariño. Me explico. Mi vida profesional ha estado está muy ligada a las empresas-PYMES de Euskadi. Ésas que ocupan en torno el 90% del tejido empresarial de “este-nuestro-país”. Para alguien que estudia-trabaja en publicidad es un mundo “desagradecido”, porque su comunicación no brilla como un producto de consumo. En cambio es un reto apasionante trabajar con ellas precisamente para que vayan dejando la taladrina a un lado y brillen en el mercado cada vez más. Lo sé por experiencia propia.

Si a esto le unimos que tenemos un país pequeño, peculiar, en una situación privilegiada, con características muy interesantes, gente trabajadora y respetada, turísticamente atractivo… he dicho “turismo“, ooops… ahí quería llegar. Sí, porque tengo la impresión de que la imagen que se proyectan de los países hacen única y exclusivamente referencia al TURISMO. Sólo. Y esto, personalmente no me parece del todo correcto… ni por supuesto, justo. Me explico.

Hay que competir en el mundo, hay que saber ocupar tu espacio y diferenciarte para presentarte ante el resto como una alternativa (no lo olvidemos, como marcas no-líderes siempre hemos de ser la alternativa que “preocupa” y ocupa al líder), para así ir logrando poco a poco la preferencia. Lo curioso del tema es que, visto desde el lado empresarial y en aquellas organizaciones que tienen en la internacionalización uno de sus pilares estratégicos de competitividad, la necesidad de “ampararse” en una referencia simbólica con valor añadido emerge cada vez más. Nuestras empresas están demandando recoger una referencia más que le sirva de respaldo para que sus propuestas sean tenidas en cuenta. Digamos que hay tres aspectos que funcionan como especialmente relevantes:

  • Los aspectos funcionales de la oferta son básicos: repensar y redefinir el producto se presenta como un aspecto más de la construcción de una marca
  • la capacidad de ofrecer un servicio de valor añadido es imprescindible y más en el ámbito industrial donde el proceso de compra y de post-venta es mucho más largo en el tiempo que en el mundo del consumo)
  • la capacidad de dar respuesta a cualquier tipo de expectativa y necesidad de futuro se presenta como una promesa de alto valor,

Llegado el momento de tomar de decisiones, apoyarse en un valor emocional y simbólico como tu “marca-territorio”, con todo lo que representa y lo que significa, hace que puedas ganar ese punto de prestigio necesario para que tu propuesta sea aceptada. Y es aquí donde la “marca Euskadi” debiera aparecer (donde digo Euskadi podría poner cualquier otra marca territorio, con la extensión y consideración que se quiera). En el caso que nos ocupa, Euskadi ya refleja valores “profesionales” realmente interesantes: seriedad, compromiso, capacidad, inversión en i+d, capacidad de innovación, redes en forma de cluster, etc.

Ya hay quien ha comentado la necesidad de tener una marca-país, o de crearla de forma general y global. Y sobre todo transversal. Yo me uno a esta necesidad. Y no sólo desde el ámbito del turismo, que sí es necesario y crea riqueza, pero mi pregunta es ¿dónde ponemos el foco? Está bien lo de ser un territorio que tiene playa, monte, entornos rurales atractivos, ciudades modernas y sostenibles, tradición histórica, patrimonio, cultura propia, el euskera y que-se-come-estupendamente. Que sí. Pero si Euskadi pretende ser un territorio competitivo, ha de “elevarse” más, sacar la política del debate de la estrategia de imagen (adios a la “marca-gobierno”, hola a la auténtica “marca-país”) y tratar de construir una imagen basada también en nuestro tejido empresarial, nuestro compromiso con la innovación y sobre todo, (aquí lanzo una idea) con su gente: juez y parte de un país tremendamente competitivo.

Así que sí que es de justicia, que demos más protagonismo a nuestras empresas para que su taladrina brille y haga de “este-nuestro-país” una excelente y atractiva alternativa en el mundo. ¿O no?

P.D.: La foto es de Flickr, de Roby Ferrari

7 responses so far

« Prev