Archive for septiembre 2nd, 2010

Sep 02 2010

Que no falte de nada

Published by under personal,Reflexiones

(recomiendo leer este post con la música y ver el vídeo)

No hay herida que no deje cicatriz. De eso saben mucho los héroes de guerra. Hay cicatrices que se esconden, se tapan y no se muestran porque hacen daño sobre todo «emocional» y de vez en cuando se vuelven a abrir sangrando mucho más que antes.

Pero hay otras, pequeñas y grandes, que se muestran con orgullo y recuerdan todo lo acontecido en aquel momento. Detrás de ese rasguño que está oculto hay toda una auténtica historia que cada vez que se expone se hace con pasión, sentimiento y orgullo. Sí, es una cicatriz pero PEDAZO cicatriz.

Estos últimos días han sido personalmente complicadísimos y duros para nuestra familia. Han dejado cicatriz. Pero de las buenas. De esas que dices «sí, lo hemos pasado mal, pero nos deja un poso que será imborrable por el resto de nuestros días». Un poso tremendamente positivo. Primero interno, porque las sensaciones de esfuerzo, cariño, dedicación, han sido tantas que al final queda grabada la idea del «trabajo bien hecho». Y también externo. Porque en momentos de enorme silencio no hacíamos sino oir sentimientos de respeto, comprensión y apoyo. No hacían falta palabras. Un gesto, una mirada, una lágrima, una sonrisa, un apretón de manos, un abrazo, bastaban para escuchar desde el silencio un gran apoyo sobre el que seguir andando. Sobran palabras. No podemos sino agradecer todos estos gestos. Vienen de muy dentro. Y llegan muy dentro. El sol sale, afortunadamente, cada día.

Es paradógico que en el momento más duro se tenga el recuerdo más potente y bonito. Y sobre todo que se afronte cada día que llega con más energía, vitalidad y unión que nunca; como decíamos este lunes, con «trabajo, dedicación y cariño durante mañana, tarde y noche». Es el legado y la enseñanza que nos queda, una nueva lección aprendida (¡¡ y cuántas van !!) que anima a seguir mirando para delante, aprendiendo a afrontar los malos momentos con «trabajo y dedicación acompañado siempre de buen humor» para que «no nos falte de nada», no de lo material sino sobre todo de esos valores humanos con los que se ha ido forjando nuestra personalidad cada día de nuestra historia. Sólo nos queda seguir practicándolos para que a todos los que nos rodean, “no les falte de nada”.

Es difícil de explicarlo. Es algo que se lleva muy dentro pero hay un recurso que no falla: si miras a las estrellas, a veces te preguntas por qué, por qué siempre hay una que cuando la miras brilla más, y con más fuerza. Y te devuelve la mirada con un guiño para que sigas creyendo en ella y te acompañe en todo momento. He mirado muchísimo a las estrellas estos días… y he visto una que brillaba con tanta fuerza que es un auténtico empujón de vitalidad para cada día que llega.

A tod@s, eskerrikasko.

A vosotr@s, que hemos estado cada día juntos, es un honor, un orgullo y cada momento que pasa, se me pone la piel de gallina. Soy así.

A TI, millones de gracias por todo lo que nos has dado y lo que nos has enseñado; y no te preocupes. Estamos en ello por siempre. No le va a faltar de nada. No nos va a faltar de nada. No les va a faltar de nada.

19 responses so far