Archive for Junio, 2013

Jun 27 2013

#fororedca1 tejer red compartiendo ideas

Mi madre es una apasionada de la costura. Le encanta coser. Puede pasarse horas sentada en silencio, dejándose llevar por una simple aguja, diferentes hilos de distintos grosores y colores y con cualquier tejido que tenga entre sus experimentadas manos. Bien sea para arreglar, remendar, bien para crear o para dejar alguna prenda perfectamente, el hecho de ir uniendo partes con unas herramientas bien sencillas y simplemente con la pericia acumulada en el tiempo, la paciencia en cada detalle y la dedicación constante, hace que observarla durante años y años sea un momento especial.

Cuando uno reflexiona sobre el significado de la palabra RED le pueden venir a la cabeza muchos significados:

  • un conjunto de “cosas” conectadas según diversos parámetros
  • un conjunto de tramas y relaciones que se cruzan y se interrelacionan tomando diferentes aspectos
  • una relación construida en torno a una idea
  • un conjunto de personas que desde la singularidad individual tienen un mínimo común que los hace sentirse unid=s manteniendo lo más vivo posible ese punto en común.

Algo de todo ello siento desde el momento que conocí por primera vez la idea y las personas alrededor de la Consultoría Artesana. Algo me atrapó en aquel momento y más conociendo personalmente a algunas de esas personas en la realidad y a muchas de ellas, siendo fuentes de conocimiento prioritario de uno. Esta sensación se ha ido ampliando con el tiempo, con el “premio” de poder compartir reflexiones, ideas, dudas, retos, proyectos, inquietudes, formas de trabajar, estilos, risas…

En la pasada reunión de la Red que celebramos en Madrid, nos pusimos un reto: era el momento de hacer visible una RED que se ha ido tejiendo en este tiempo, una RED con una filosofía expresa, artesana y humanista, con unas inquietudes profesionales y personales, una RED que pretende seguir tejiendo formas de hacer, reflexiones conjuntas y en especial una RED que quiere sobre todo relacionarse con más gente.

“¿Y por qué no preparamos una especie de FORO donde podamos tratar un tema común, donde cada un= dé su punto de vista particular y donde podamos compartir un tiempo con aquella gente que le apetezca venirse a estar con nosotr=s?”

Dicho, preparado y en ello andamos. Este próximo viernes 5 de julio realizaremos el primer #FOROREDCA que pretende así dar respuesta a esta nueva inquietud y que lo quiere hacer con toda la humildad del mundo por el mero de hecho de contar qué pensamos acerca de una palabra que nos parece apasionante: el CAMBIO. Le hemos llamado “¿Gestión del cambio? Una mirada artesana”Una serie de reflexiones en torno a este concepto, todas ellas desde la singularidad de cada un= de nosotr=s y que simplemente queremos compartir. Lo bueno si breve dos veces bueno, así que para complicarlo un poco más, nos hemos dado 15 minutos para cada un=, para dar nuestro punto de vista, el que cada un= le apetezca y con la idea de ofrecer una visión complementaria acerca de esta idea: ¿qué es el CAMBIO? ¿por qué el CAMBIO? ¿por qué hay que CAMBIAR?. Desde la tecnología, las organizaciones, los casos, la comunicación, los miedos, los retos… y siempre con las personas en el centro.

Yo quiero dar un paso para hablar del CAMBIO desde mi óptica profesional: el mundo de las marcas y el mundo de la comunicación. Que precisamente pasa por momentos críticos en lo que es su propio y anquilosado modelo de negocio pero que con los tiempos que corren en la actualidad, está más vivo que nunca y pasa por un momento apasionante para tratar precisamente de CAMBIAR las formas, los contenidos, todo. Hay dos palabras que me retan a hacer una reflexión sobre ello y que recientemente me han hecho qué pensar muy seriamente: COHERENCIA, que es una idea que me parece básica en las nuevas organizaciones empresariales e institucionales y en especial CONSISTENCIA, de la que debatí con mi colega Javier Velilla, y su repercusión en el mundo de la estrategia corporativa y las estrategias de comunicación. Estoy con mi propia reflexión sobre ello que quiero compartir con l=s que os animéis a asistir y espero hablaros en “breve” de ello para abrir un poco el debate antes de dicho día.

En este evento, andamos parte de la gente de Consultoría Artesana, como María Jesus SalidoAmalio ReyAlberto BarberoJosé Miguel BolívarAsier GallastegiJulen Iturbe-OrmaetxeAntonio José MasiáManel MuntadaNacho MuñozJuan Sobejano. y el menda. Llevan Llevamos unos días escribiendo sobre ello en nuestros diferentes blogs, y repartiéndonos tareas me ha tocado algo de la parte de comunicación, dando como resultado una sencilla imagen poliédrica que sintetiza, creo, perfectamente lo que representa esta filosofía y esta forma de pensar y hacer la Consultoría Artesana. Ya nos diréis qué os parece.

Esta jornada la vamos a realizar en la Universidad de Deusto, que nos cede sus espacios. En esta web de Wonference que hemos preparado, encontrarás todos los detalles del mismo: el programa, la inscripción a la misma. Tendrá un formato doble, por la mañana de 9.30h a a 14.00h y luego por la tarde, algo más desenfadado, de 16.00h a 18.00h. Simplemente, promete. Ya sé que no está bien decirlo, pero creo que vamos a pasar una buena jornada.

El caso es que pienso en este grupo y en concreto en este primer evento público de REDCA y me llega a la memoria el recuerdo de mi madre sentada todas las tardes al lado de la ventana del salón de casa, junto a una pequeña lámpara y su máquina de coser, no cesando en su esmero por ir tejiendo cosas pacientemente, acertando, equivocándose, cuidando cada detalle, pinchándose con su aguja de vez en cuando y con la sonrisa en la boca al acabar su tarea diaria, esperando que llegue un nuevo día y una nueva tarde, para volver a coger, aguja, hilo y tejidos y seguir su tarea. Algo así queremos hacer en la REDCA: tejer, unir, compartir, observar, escuchar, relacionar y aprender. Os esperamos el próximo viernes 5 de julio en la Universidad de Deusto. Nuestras agujas, hilos y tejidos están preparados. Ahora queremos que nos ayudéis a seguir tejiendo. Nos vemos.

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de Ukis

6 responses so far

Jun 21 2013

Sé moderno, lee los clásicos

Sirva esta frase del poeta catalán J.V. Foix (oída a Genís Roca) como resumen tras asistir a tres conferencias recientes: “Internet 2013, lo que conocías ya es historia” de Javier Eguiluz y Miguel Sánchez, el “We update you” de Alfons Cornellá en los Premios Emprendedor XXI Euskadi y “Oportunidades, trampas y mentiras de Internet para las empresas” de Genís Roca. Frase quizá curiosa cuando menos porque tres formatos con un claro contenido tecnológico y digital  que tras digerirlos con tiempo, me deja como sensación que las cosas tienen mucho más de sentido común al que le ha faltado altas dosis de análisis y sobre todo de una mirada más al mercado y no tanto desde las herramientas y mi-yo. Comparto ciertas reflexiones uniendo los tres eventos. Me explico.

Cuando consideras que hay un problema es fácil buscarle una solución“, sentencia de Alfons Cornellá. Y es que nos estamos pasando demasiado tiempo mirando herramientas, tecnología, quizá embobándonos de tanto digital y demás y en cambio hemos olvidado algo tan básico como observar, escuchar y analizar, para acabar preguntarnos cómo lo podemos resolver. Eso sí, las tecnologías nos pueden ayudar ahora y, bien utilizadas, con sentido y visión, esas tecnologías HOY movilizan las economías. Es ahora cuando más estamos leyendo cosas sobre los nuevos modelos económicos, los nuevos nichos, la reinvención de sectores hasta ahora inimaginables e incluso nuevas profesiones que van a hacer cambiar radicalmente las cosas a las que ahora estamos acostumbrados. Es el momento de los servicios, es el momento de pensar en productos que vistos desde la óptica digital transforman su valor añadido en servicios a las personas, por los cuales, establecemos un vínculo estrecho, potente y sobre todo duradero. Un producto que sustituye a otro pero un servicio que se va incrementando tratanto de aportar siempre valor.

Por el año 1995, cuando aparecía por ahí el término de Internet, se hablaba de las autopistas de la información que unidas a la relación entre personas, podrían afectar a los negocios. Casi 30 años después, o sea ayer, esto se va cumpliendo. Hoy creo que podemos decir que:

 

De productos a servicios (genial explicación de Genis Roca), hablar de conversaciones de negocio y sobre todo, me quedo con esa idea de pensar en una visión, una propuesta de valor, que se transformada en negocio, en valor para el usuario y en cómo gestionamos esta relación. Conectar, relacionar, interactuar cobran su máxima expresión. Visión compartida y visión extendida, gestionar alianzas insospechadas, todo pensando para generar VALOR, transformar conversaciones en inteligencia (conversaciones + decisiones basadas en ellas). Esa palabra que creo nos falta en nuestro vocabulario empresarial: GENERAR VALOR. Un valor además percibido, usado y siempre dinámico y en desarrollo.

Lo importante no es tener una buena Base de Datos y sí tener unos buenos Datos Base“. Alguna vez he comentado esta frase de un amigo que me impactó para siempre. Que no es lo mismo es obvio pero hoy, en el mundo de los data, esto adquiere un mayor sentido. ¿Cuál es la pregunta correcta (nos decía Genís Roca) para obtener la respuesta correcta, el dato concreto que estamos buscando? Conectar personas con objetos, éstos con los servicios, éstos con personas seleccionadas bajo un mismo interés. Unir analítica con usuarios, con contextos de uso, para fidelizar al usuario y que sean éstos quienes a través de sus conversaciones y engagement consigan atrapar nuev=s usuari=s. No es un círculo cerrado, es una espiral de decisiones que se cruzan, entrecruzan y relacionan.

La suma de información y escucha da como resultado la comunicación. Pero ésta ligada a lo digital da como resultado el contenido. Contenido, del que ya hablamos no hace mucho, que está al otro lado, que está en la parte de lo que a l=s usuari=s nos interesa y donde las marcas y la tencología han de formar parte de una relación que, de nuevo, aporte valor para el/la usuari=. Porque si no aporta valor, NO ES contenido. Pero lo importante del contenido no es él en sí mismo. Lo importante del contenido es la pertinencia y ser pertinente es en fondo, forma y sobre todo EL MOMENTO, el contexto. Saber aquí y ahora información relevante e importante, saber qué y para qué, unir los datos que disponemos con ese contexto, saber que pueda ser usable sin importar el formato, con contenidos adaptables a diversos formatos.

Acabo con la última reflexión y es que deberíamos de darle una vuelta de tuerca más al término reputación. No es sólo preocuparnos (y ocuaprnos) en trabajar una identidad digital personal y/o identidad digital colectiva, basada en dichos contenidos y en una gestión de la presencia. No es sólo ocuparnos por medir qué es lo que se dice y cómo se expresa. Sino que la reputación tiene que ser considerada definitivamente como una idea relacionada con reputación digital “ganada” basada en conceptos más relacionados con la autoría y no simplemente con la gestión de palabras claves, con la repetición y con la actividad frenética en redes sociales. En esta economía de los servicios, el contenido aporta credibilidad y confianza, la participación aporta sobre todo igualdad pero todo es un proceso que se genera desde conversaciones de calidad, conversaciones segmentadas y conversaciones dirigidas a una modificación de actitud más que simplemente al valor cuantitativo de las mismas. Reto para los community (cada día más crítico con ello) pero en especial reto para la nueva era de la inteligencia digital.

Después de todo ello, uno se para a pensar y reconoce que hace muchos años, mucha gente ya tenía clara las ideas básicas. Nos estamos dejando llevar por gadgets por el mero hecho de serlos y no por lo que aportan de valor. Curioso que los clásicos siempre pensaban en ello. Sentido común, observación, debate, participación, compromiso, empatía… todo ello hoy aderezado por “lo digital”. Vivimos tiempos apasionantes.

One response so far

Jun 13 2013

Queridos profesores

Published by under branding,Reflexiones

La expectación creada era muy grande. Todo el mundo ya estaba frente a sus pupitres, comentando entre los grupos la ilusión por conocer a la persona de la que tanto habían oído hablar: el/la profesor/a. Otr=s ex-alumn=s que conocían quedaron entusiasmad=s de su experiencia reciente y de su compromiso con lo aprendido. Deseaban revivir la aventura y hay quien comentaba que, si podía, volvería a estar presente. De pronto, las miradas se dirigieron a la puerta que se abría de par en par. Un saludo afectuoso: ¡hola, cómo estáis! fue el primer paso de esta relación que se iniciaba. Amable, humilde, con una sonrisa en la boca y mirando a las caras de l=s que allí estaban presentes.

“¿Qué esperáis de este curso? ¿Quiénes sois y qué os gustaría saber?”. Primeras preguntas de nota, sorprendentes, porque todo el mundo estaba acostumbrado a escuchar sin ser preguntado y mucho menos a hablar tranquilamente mientras se producían las explicaciones. La tópica relación fría del púlpito se estaba transformando desde el inicio en conocer mejor qué era lo que buscaban l=s alumn=s.

Clase tras clase, día tras día, semana tras semana, las clases pasaban sin ser conscientes de ello. L=s alumn=s esperaban ansios=s la presencia de su profesor/a para, sencillamente, aprender. No memorizar ni repetir sin saber lo que se decía, sino volver a recuperar la ilusión por aprender y por saber cada día un poco más. Ese saber que no sólo era la información y la material que el/la profesor/a daba sino el hecho de que tras cada clase, l=s alumn=s, los grupos que allí se formaban, se reunían para hacer ese trabajo que había que presentar ante el resto. No era en este caso un problema sino todo lo contrario. Aprender era una parte del trabajo, la otra era descubrir y en ese descubrimiento, el/la profesor/a estaba siempre dispuesto a aportar, a mostrar su punto de vista, a guiar si fuera necesario, a ser un= más, en definitiva. Vuestro trabajo es también mi trabajo”, decía. No era fácil comprender de verdad el sentido de esta frase pero la realidad era que la clase iba más allá que la mera transmisión de conocimientos e información. La clase en realidad era poner en práctica lo aprendido y ayudar a conocer más, más a su alrededor, más de los demás, más incluso de los diferentes. Siempre y cuando tratará de enriquecer lo aprendido en cada clase.

A medida que pasaba el curso, entre horas y tras cada día, sentad=s en la hierba del parque, l=s alumn=s se preguntaban cuál era la clave del éxito, cuál era esa tecla esencial que tocaba cada día para que todo el mundo estuviera atento, para que nadie faltara pasara lo que pasase, para que se disfrutara de cada clase, esperando que llegara la hora de inicio y deseando que no hubiera final. Cuál era la base para dedicarle todo el tiempo necesario a descubrir nuevas cosas… junt=s, a meter más horas fuera de clase, en la biblioteca, en casa de un= amig=, en cualquier lugar. Alguien respondió: “pasión“. La gente se quedaba mirando y al final se explayó un poco más. “Siente lo que hace, vive su materia como si estuviera en ese preciso instante, descubriéndola. Siente cada frase y lo hace cuidando al máximo cada detalle, porque es sencillo e importante a la vez. Y lo más importante, nos transmite esa actitud como si fuera un= de l=s nuestr=s, siendo un= más y no meramente alguien que llega, se siente, suelta su rollo y se marcha”. Las miradas se entrecruzaban, asintiendo al unísono.

Alguien recordó una cita de una célebre película, El Club de los Poetas Muertos, porque le vino a la memoria esa parte referente a la pasión:

“El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el Amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida”.

“Nunca olvidéis que siempre queda algo por descubrir, algo que conocer. Si vais en su búsqueda, encontrareis el sentido en cada paso que dáis”. Era una de esas frases que el/la profesor/a recordaba cada vez que daba una nueva lección. Un paso más, un paso a un lado, una mirada diferente, una acción sin dudar. Pero siempre firmemente asentado sobre la base: la actitud y la pasión por descubrir y conocer.

El curso llegaba a su fin, desgraciadamente:

  • “¿Volveremos a tenerte como profesor/a el año que viene?”, preguntaban.
  • “Seguiré aquí, seguiré buscando preguntas y seguiré oyendoos y aprendiendo de cada descubrimiento que hagáis y de cada nueva idea que surja. Puedo estar y aparecer de nuevo. Pero siempre que queréis que esté, estaré”, respondía.

El caso es que con el paso de los años, la relación con el/la profesor/a se sigue manteniendo. Allí donde nuestras vidas se cruzan, allí donde nuestras experiencias se juntan, se produce de nuevo tal avalancha de recuerdos pasados y de nuevas experiencias vividas que es como hacerte sentir que estás de nuevo en aquella sala, sentad= en aquel pupitre. No olvidaremos ese momento, en el que tras entrar por primera vez en clase y después de saludar con aquél “¡hola, cómo estáis” y el “¿Qué esperáis de este curso? ¿Quiénes sois y qué os gustaría saber?”, cogió la silla tras la mesa de profesor y la puso junto a nuestros pupitres, al mismo nivel, a la misma altura de la nuestra. Soy un= más… y vamos a divertirnos, a aprender y a descubrir juntos”

P.D.: He tenido profesores así, no muchos la verdad. Donde pone alumn=s, poned consumidor=s y/o usuari=s. O mejor dicho, poned comunidad. Donde pone el/la profesor/a poned marca. Si os sentís reflejad=s, ésa es la actitud. 😉

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de MiniMissplaced

4 responses so far