oct 29 2015

Si tu CEO fuera experto en marca

Published by under branding,gestión

Idee - Vater - Sohn

Siguiendo con la reflexión de la semana pasada sobre los diversos tipos de directiv=s que se encuentran hoy en las organizaciones, y cómo enfocan su visión de marca desde su punto de vista, el ejercicio interesante sería el de pensar sobre cómo debiera ser un/a directiv= ideal para quienes trabajamos en esto de las marcas y la comunicación día tras día. Así que en una hoja en blanco fui realizando un retrato robot de cómo debería ser un CEO que tuviera un enfoque más centrado desde el branding y me salieron las siguientes características:

    • visión sistémica de la organización: la organización es un ente sistémico, donde cada parte influye constantemente en relación con las demás, lo que provoca que se produzcan constantes interrelaciones entre la estructura pero sobre todo entre las personas de la misma. Interrelaciones personales y organizacionales, donde se produce intercambio de información que se convierte en conocimiento para tomar posteriormente las correctas decisiones al respecto
    • focalizad= en el propósito del proyecto empresarial: los recientes modelos de gestión han bebido de una orientación basada en la calidad donde misión, visión y valores han sido una constante fundamental para muchas organizaciones pero se han quedado en una mera declaración de intenciones. El propósito combina todo ello y, como todo proyecto cuando se inicia, tiene una clara intencionalidad inicial. El “por qué” se puso en marcha ese proyecto resulta en la mayor parte de los casos como el principio fundamental de todo proyecto empresarial. Ser fiel a ese propósito es el hilo conductor de las actuaciones internas y externas de las compañías
    • visión humanista: retomo un concepto extraordinario que trabajó mi colega Amalio Rey, sobre el “management humanista” (que recomiendo leer) porque más allá de los numerosos matices sobre este concepto hay dos que son esencialmente claves en este enfoque, desde mi punto de vista:
      • la persona en el CENTRO y su riqueza desde la diversidad: personas, personas y personas. Internamente porque serán ellas y sólo ellas quienes hagan realidad cada paso que se de en la organización, más allá del valor tecnológico, de innovación y de producto que estemos trabajando. Y externamente, porque como dijo alguna vez un amigo periodista que trabajaba en la radio: “pienso que estoy hablándole a una sola persona que me está escuchando y tengo que conseguir que me siga escuchando”. Esta mirada es esencial.
      • la racionalidad y la emocionalidad, lo analítico y lo creativo, todo al mismo tiempo: El fin no justifica los medios…porque es el proceso y su recorrido el que me ayudará a llegar hasta el fin siendo más valioso que el propio fin. Y para llegar a ello, se conjugan ambos hemisferios (como le llama Amalio).
    • centrado en cada experiencia vivida: cada momento vivido suma a la experiencia. Cada detalle cuenta. Cada palabra resuena con fuerza. Del “TODO COMUNICA” (hasta el silencio) al “TODO CONSTRUYE MARCA“. Y del otro lado, cualquier aspecto negativo vivido, exigirá un sobreesfuerzo por modificar esa percepción, donde cada paso, cada momento es importante. Vivimos en un mundo de experiencias vividas. Y esas experiencias adquieren un valor extraordinario en el momento en que son compartidas y forman parte de la prescripción. Es ahí que la experiencia se torna en esencial.
    • con habilidades digitales: más allá del debate sobre identidad personal digital e identidad colectiva, del que se habla y se hablará mucho, en los tiempos de hoy no es concebible que un/a directivo/a viva al margen de la realidad digital en su quehacer diario, tanto personal como profesional. Sin llegar aún al 100%, hoy las referencias y recomendaciones vienen muy de la mano de la reputación ganada en la red y de tu comportamiento en la misma. Saber manejarse en todo ello, pero no solamente en el uso de un navegador de internet, o de unas apps adecuadas en tu smartphone o en un tu tablet, sino lo que supone lo digital de transparencia y privacidad, conversaciones, tratamiento de información y actitud de escucha, es clave en el desarrollo de habilidades y competencias directivas. Si alguien pretende vivir al margen de esta nueva “era digital” debería empezar a buscar otro hueco en otra profesión. Hoy pero sobre todo mañana, “lo digital” será un compendio de habilidades y competencias esenciales para las tareas directivas. Y ahí la identidad de marca y su reputación pero sobre todo las conversaciones distribuidas serán claves.

    • capacidad social y de empatía: derivado de sus habilidades humanistas, la capacidad de relacionarse con otras personas, la habilidad del discurso y de la conversación, el perder el miedo a la exposición, lo que en el mundo educativo le llaman “inteligencias múltiples” y saber responder a cada una de ellas correctamente, todo ello redunda en una mayor capacidad de cercanía con la consecuencia de sumar voluntades y capacidades al propósito común.
    • gestión de datos externos y toma de decisiones: quizá hoy en día precisamente sean los datos que manejan los equipos directivos la clave de muchos proyectos. Pero más allá quizá de esta visión economicista, los “data”, la capacidad de generar y extraer información pero sobre todo su tratamiento en forma de acciones segmentadas, serán clave. Un buen sistema de obtención de datos, del famoso “data” es clave para muchas decisiones. La escucha activa es fundamental, los diferentes métodos para la fidelización (NPS, Forrester, etc) lo son aún más, las tendencias… se sumarán en el quehacer diario. Todo ello permite una nueva palabra esencial: microsegmentación
    • construir y desarrollar red: la “soledad del directiv=” debe dar paso a la “compañía del directiv=”. Hoy y mañana serán claves la participación de personas que formen parte de una red que permita desarrollarse y hacer desarrollar al resto. La red, algo que hablamos para el trabajo del futuro a nivel externo, debe convertirse en algo esencial hasta a nivel interno. De esa capacidad de empatía previa y social, se concluirá en esta capacidad
    • PENSAR Y ACTUAR DESDE MARCA: Pensar en que las decisiones, muchas de ellas, están basadas en lo que piensan el resto de personas acerca de tu marca, de tu organización. Es un intangible decisivo y decisor. El problema no será tanto disponer de soportes de comunicación como hasta ahora sino de disponer de argumentos, de significados que sean tractores en las tomas de decisión. Y esos significados se trasladan de dentro a fuera y no sólo para transacciones económicas sino para generar una cultura alrededor de la marca, compartida y compartible. Más que nunca es preciso pensar en esos significados y sobre todo en lo que hemos denominado Brand Share Proposition, es decir, aquella/s parte/s de la marca que serán compartidas por los demás porque se han convertido en relevantes. Más que nunca debemos de pensar en la marca como CULTURA compartida y vivida y no como mero intercambio de bienes.

Como decía aquél, todo comienza desde esta frase: “QUERIDOS REYES MAGOS”… y sí, porque quizá sea una odisea pensar en ello pero no me resisto a desear que estos perfiles serían ideales para trabajar con y desde la Marca. ¿Te parece?

____________________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de Kai C. Schwarzer

No responses yet

jun 13 2013

Queridos profesores

Published by under branding,Reflexiones

La expectación creada era muy grande. Todo el mundo ya estaba frente a sus pupitres, comentando entre los grupos la ilusión por conocer a la persona de la que tanto habían oído hablar: el/la profesor/a. Otr=s ex-alumn=s que conocían quedaron entusiasmad=s de su experiencia reciente y de su compromiso con lo aprendido. Deseaban revivir la aventura y hay quien comentaba que, si podía, volvería a estar presente. De pronto, las miradas se dirigieron a la puerta que se abría de par en par. Un saludo afectuoso: ¡hola, cómo estáis! fue el primer paso de esta relación que se iniciaba. Amable, humilde, con una sonrisa en la boca y mirando a las caras de l=s que allí estaban presentes.

“¿Qué esperáis de este curso? ¿Quiénes sois y qué os gustaría saber?”. Primeras preguntas de nota, sorprendentes, porque todo el mundo estaba acostumbrado a escuchar sin ser preguntado y mucho menos a hablar tranquilamente mientras se producían las explicaciones. La tópica relación fría del púlpito se estaba transformando desde el inicio en conocer mejor qué era lo que buscaban l=s alumn=s.

Clase tras clase, día tras día, semana tras semana, las clases pasaban sin ser conscientes de ello. L=s alumn=s esperaban ansios=s la presencia de su profesor/a para, sencillamente, aprender. No memorizar ni repetir sin saber lo que se decía, sino volver a recuperar la ilusión por aprender y por saber cada día un poco más. Ese saber que no sólo era la información y la material que el/la profesor/a daba sino el hecho de que tras cada clase, l=s alumn=s, los grupos que allí se formaban, se reunían para hacer ese trabajo que había que presentar ante el resto. No era en este caso un problema sino todo lo contrario. Aprender era una parte del trabajo, la otra era descubrir y en ese descubrimiento, el/la profesor/a estaba siempre dispuesto a aportar, a mostrar su punto de vista, a guiar si fuera necesario, a ser un= más, en definitiva. Vuestro trabajo es también mi trabajo”, decía. No era fácil comprender de verdad el sentido de esta frase pero la realidad era que la clase iba más allá que la mera transmisión de conocimientos e información. La clase en realidad era poner en práctica lo aprendido y ayudar a conocer más, más a su alrededor, más de los demás, más incluso de los diferentes. Siempre y cuando tratará de enriquecer lo aprendido en cada clase.

A medida que pasaba el curso, entre horas y tras cada día, sentad=s en la hierba del parque, l=s alumn=s se preguntaban cuál era la clave del éxito, cuál era esa tecla esencial que tocaba cada día para que todo el mundo estuviera atento, para que nadie faltara pasara lo que pasase, para que se disfrutara de cada clase, esperando que llegara la hora de inicio y deseando que no hubiera final. Cuál era la base para dedicarle todo el tiempo necesario a descubrir nuevas cosas… junt=s, a meter más horas fuera de clase, en la biblioteca, en casa de un= amig=, en cualquier lugar. Alguien respondió: “pasión“. La gente se quedaba mirando y al final se explayó un poco más. “Siente lo que hace, vive su materia como si estuviera en ese preciso instante, descubriéndola. Siente cada frase y lo hace cuidando al máximo cada detalle, porque es sencillo e importante a la vez. Y lo más importante, nos transmite esa actitud como si fuera un= de l=s nuestr=s, siendo un= más y no meramente alguien que llega, se siente, suelta su rollo y se marcha”. Las miradas se entrecruzaban, asintiendo al unísono.

Alguien recordó una cita de una célebre película, El Club de los Poetas Muertos, porque le vino a la memoria esa parte referente a la pasión:

“El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el Amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida”.

“Nunca olvidéis que siempre queda algo por descubrir, algo que conocer. Si vais en su búsqueda, encontrareis el sentido en cada paso que dáis”. Era una de esas frases que el/la profesor/a recordaba cada vez que daba una nueva lección. Un paso más, un paso a un lado, una mirada diferente, una acción sin dudar. Pero siempre firmemente asentado sobre la base: la actitud y la pasión por descubrir y conocer.

El curso llegaba a su fin, desgraciadamente:

  • “¿Volveremos a tenerte como profesor/a el año que viene?”, preguntaban.
  • “Seguiré aquí, seguiré buscando preguntas y seguiré oyendoos y aprendiendo de cada descubrimiento que hagáis y de cada nueva idea que surja. Puedo estar y aparecer de nuevo. Pero siempre que queréis que esté, estaré”, respondía.

El caso es que con el paso de los años, la relación con el/la profesor/a se sigue manteniendo. Allí donde nuestras vidas se cruzan, allí donde nuestras experiencias se juntan, se produce de nuevo tal avalancha de recuerdos pasados y de nuevas experiencias vividas que es como hacerte sentir que estás de nuevo en aquella sala, sentad= en aquel pupitre. No olvidaremos ese momento, en el que tras entrar por primera vez en clase y después de saludar con aquél “¡hola, cómo estáis” y el “¿Qué esperáis de este curso? ¿Quiénes sois y qué os gustaría saber?”, cogió la silla tras la mesa de profesor y la puso junto a nuestros pupitres, al mismo nivel, a la misma altura de la nuestra. Soy un= más… y vamos a divertirnos, a aprender y a descubrir juntos”

P.D.: He tenido profesores así, no muchos la verdad. Donde pone alumn=s, poned consumidor=s y/o usuari=s. O mejor dicho, poned comunidad. Donde pone el/la profesor/a poned marca. Si os sentís reflejad=s, ésa es la actitud. 😉

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de MiniMissplaced

4 responses so far

nov 20 2012

Gracias

Este blog nació en mayo 2008, hace más de 4 años. Por aquél entonces quería tener un espacio personal para compartir mis reflexiones más allá de lo profesional. Con mi cambio profesional que se produjo dos años después, retomé la reflexión más profesional (branding, comunicación, socialmedia, empresa abierta y esas cosas) y la personal la dejé de lado. Esas cosas personales eran entre otras, el BALONCESTO, una de mis pasiones. Hoy quiero retomar ese “espacio” porque quiero dejar memorizado y compartir mis, también, reflexiones ante la salida de Dusko Ivanovic del equipo de mi ciudad, el Baskonia.

Vaya en primer lugar el agradecimiento al entrenador que con toda probabilidad ocupe el lugar más laureado de la historia de este club que lleva más de 50 años en el basket nacional e internacional. Sí, ha sido el más longevo (casi una década) y ha sido con quien más éxitos se ha logrado. Así que MUCHAS GRACIAS Dusko.

Vivimos con él muchas noches de alegría, muchas. Con unos equipos y unos nombres que también recordaremos para siempre: Bennett, Scola, Calderón, Oberto, Splitter, Nocioni, Foirest, Macijauskas, Prigioni, Teletovic, Vidal, San Emeterio… buuff…plantillazos, sin duda, no lo olvidemos. Aprendimos que el carácter y la mentalidad unido al juego eran insuperables. Aprendimos tácticamente el juego excelso del pick&roll, del corte split, el juego entre postes alto-bajo y otras variantes tácticas. En especial en su primera fase. Pero para mí sobre todo la idea de que “no hay excusas” y que el trabajo serio y disciplinado hacían el resto. Una forma de hacer especial, única seguramente, con la que sinceramente se ha logrado situar al equipo muy arriba y ser respetado. Chapeau. Gracias.

Pero la situación cambió con el paso del tiempo. No sé si por estilo, por presupuesto, porque las plantillas no eran como las de la primera fase, porque la competitividad ha aumentado en la “parte noble” de las Ligas o por la situación acomodada de los jugadores, o qué. Pero lo que sí es cierto es que de un tiempo a esta parte, el equipo no funcionaba como ese “estilo Dusko” al que nos acostumbramos años atrás. Sirva de excepción esa liga que se ganó al Barça en el último suspiro cuando nadie (ni yo) dábamos un duro por ese grupo. ¿Nos acostumbramos al éxito demasiado pronto? ¿Exigimos más de la cuenta? Ni idea.

La decisión es traumática. A nadie le gusta que le echen de su trabajo, ni las formas del despido (que a mí personalmente no me han gustado). Confieso que a mí ha habido muchas veces que el juego del equipo no me gustaba en absoluto. No lo he negado nunca. Analizo el juego porque me encanta el juego. Siempre me ha parecido esencial en el basket, desde cuando era entrenador e incluso ahora que he vuelto un poquito de nuevo a las canchas, las formas de jugar. Si juegas bien, tienes más posibilidades de ganar. Si además tienes mentalidad y trabajo, puedes llegar a cotas impensables. Además, la evolución del juego ha hecho que se tengan que trabajar alternativas, variantes, planes, el juego ha de ser rico, en variantes. Y en cambio hemos visto un equipo que siempre iba con la misma marcheta, hace años imparable, pero ahora cuando los equipos igualan el físico, el contacto y la mentalidad es más difícil que sea un diferenciador del equipo. Un equipo plano, con soluciones previsibles y que a la menor renta en negativo, le costaba reaccionar mediante el juego. Y ha pasado factura. Al final, la mentalidad no salía porque el juego tampoco ayudaba.

Cuando las cosas funcionan, no tocar; se dice. Y es cierto que el equipo funcionaba en su momento pero ahora los tiempos eran otros. ¿hastío, cansancio, rutina, falta de criterio, falta de ilusión, objetivos discordantes? Es difícil decir el qué y el por qué. El caso es que no funcionaba… hasta que el agua se acabó en la pócima del éxito. Y lo peor de todo era la sima que se abría en una afición que se debatía entre pro-Dusko vs anti-Dusko cuando el verdadero debate debería ser PRO-Baskonia. Y ese problema sí que me parece más grave aún. Aprendamos de otros clubes que están a nuestro alrededor donde siempre el Club está por encima de cualquier personalidad, personaje o lo que sea. El auténtico patrimonio de un club son primero sus aficionados, sean del rango que sean, abonados o no, accionistas o no, aficionados o simpatizantes, cada uno al nivel que sea, y después sus jugadores y más en un club como el Baskonia, que compite en lo más alto pero no nos engañemos, es un club “trampolín” para muchos. Y bendito posicionamiento, por cierto, que a mí me parece excepcional.

El caso es que la situación era compleja. Por resultados y por el poder simbólico. El único pero, las formas. No es la mejor manera desde luego para alguien que ha logrado muchas cosas pero también para un club que lleva muchas experiencias en sus espaldas y que creo que de éstas sabe mucho. Y eso me extraña.

¿Y ahora? Este post lo escribí el lunes 19. Hoy desayunamos con que Zan Tabak será el que lleve las riendas de este equipo que necesita aire fresco. Y tiene pinta de que la apuesta del club, una vez más, es la de gente con hambre. O bien disponibilidad de presupuesto para llegar a otros entrenadores en paro con más caché. Espero que no se nos atragante o que sea intolerante a algunos alimentos. Espero que el juego vuelva a aparecer como dije el pasado sábado. Bendito juego.

A lo que íbamos. Gracias Dusko. Pero sobre todo Gracias Baskonia. Ah! y buena suerte Zan Tabak!

P.D.: Gracias por permitirme esta reflexión desde el basket. 😉

_______________________________________________________

La foto es de El Correo Digital

13 responses so far

may 03 2012

Dar forma a la idea

Sí. Lo reconozco una vez más. Deporte y gestión me siguen gustando mucho. Me explico. Tras la noticia de la salida de Pep Guardiola del Barça el pasado viernes, me quedo con que más que perder a Guardiola creo sinceramente que hemos ganado una forma de hacer y de ser. Independientemente del hecho futbolístico (que no controlo pero si leéis a Marti Perarnau aprenderéis cada día, como yo) me siguió sigue sorprendiendo lo que se leía lee entre líneas. Eso que quizá no lo percibes pero si te abstraes del contexto puedes poner en práctica día sí, día también.

Hubo una palabra que resaltó sobre todas: La IDEA. Sí. La bendita IDEA. Guardiola estuvo bien pero Zubizarreta estuvo brillante. Explicó perfectamente lo que supone la gestión de los valores, del talento, de la filosofía y estilo y una gestión de los recursos a disposición de forma clara y, para mí, PERFECTA.

… Decía nuestro presidente que Pep ha hecho grandes los valores del Barça. Yo diría que Pep ha hecho que los valores sean acciones. Porque los valores son nombres y palabras que están por ahí, las acciones, los hechos, la realidad, el día a día, la disciplina, el trabajo, todo eso nos lo ha dado. Seguramente eso se acabe convirtiendo (ojalá) en un carácter ése que nos sostenía el martes…

… a partir de ahí, nosotros trabajamos con el perfil, la idea que nosotros tenemos. En muchas conversaciones, Pep nos decía que lo importante es la idea, lo importante es el juego, el principio de lo que nosotros nos hace diferentes. El juego y las características de con quién desarrollamos este juego, con gente de la casa, de nuestro perfil, de nuestra idea, de implicación, de una forma de ser…

… buscamos el carácter, el estilo, la forma de jugar, los valores, las acciones…la personalidad, la tranquilidad, el compromiso con el club, conocer el club desde dentro, desde su grandeza y problemática, los pasillos complejos…

… ¿por qué esta elección? porque representa todo eso: el juego, la idea, la preparación, el análisis… no es que se invierta mucho en la preparación de los partidos sino que le pone horas hasta las de dormir para eso… necesitamos esa implicación… preparación, calificación, compromiso, capacidad de poderlo hacer, personalidad para poderlo llevar adelante

…siempre hemos dicho que cuando necesitamos un jugador miraremos hacia abajo. Miremos en casa, qué tenemos en casa.

… Es fácil…al final es lo más sencillo, tiene su riesgo como todo en la vida pero nos abrocharemos los cinturones y seguro que disfrutaremos de nuevo…

…No es que hubiera prisa para tomar la decisión pero sí era bueno que el modelo, el sistema tenga esta continuidad.

No sé si lo he dicho: la IDEA. Miremos hacia nosotr=s mism=s en nuestras organizaciones. ¿Qué sujeta el proyecto? ¿Sobre qué se asienta? ¿Realmente lo hacemos mirando a nuestros valores y a ser consecuentes y coherentes con ellos? ¿hacemos que nuestros valores se pongan en acción?.

Es curioso que el mundo del deporte ha aprendido del mundo de la gestión pero lo es más que hoy es el mundo del deporte el que muchas veces nos enseña formas y maneras de gestionar y de trabajar en nuestras organizaciones. La idea. ¿Dónde he oído esa palabra? ¿He oído esa palabra? Hay gente que lo tiene muy claro, que tiene una visión en la que fijarse y sobre la que gira el resto de la organización y de los recursos, cada día, en la máxima exigencia y al máximo nivel. ¿Estamos seguros?

Era mi pequeño homenaje no ya a la persona, la cual sí que creo que pasará a una parte pequeñisima de la historia del fútbol, sino sobre todo a un modelo y a unas palabras que me parecen esenciales en el día de hoy: Idea, modelo, filosofía, formas de hacer, valores, la “casa”…

Gracias Pep.

_______________________________________________________

La foto es de Flickr, de JJay

_______________________________________________________

Actualización: Lunes 7 de mayo

Tres videos que vuelven a mostrar que las formas marcan y apalancan las ideas. Se me nota demasiado, sí… pero creo que la lección es TAN grande:

7 responses so far

sep 11 2011

El instante mágico de la pasión

Sí. Es verdad. Reconozco que me gusta Guardiola. No es la primera vez que habló aquí de él. Pero es que creo que muestra (y demuestra) muchas dotes de liderazgo y “formas” que deberíamos de aprender tod=s de “su forma-fondo” de trabajar, independientemente del éxito logrado.

Si tenéis 10 minutos, os recomiendo ver este video. Está en catalán (aunque con subtítulos en castellano), creo que se entiende muy bien.

Mi resumen particular:

  1. Pon pasión en tu trabajo
  2. El “instante mágico”
  3. Microsistema de “equipo”: Piensa por el beneficio de “todos”, no por el individual únicamente
  4. Los reproches y la excusas, no sirven de nada
  5. Puedes ganar o perder, pero haz las cosas con pasión para transmitir esa pasión a tod=s

One response so far

sep 23 2010

Sin dudar

Que tener objetivos es muy importante en los días de hoy está absolutamente claro. En lo personal y en lo profesional. Aunque también es cierto que en un mundo tan “líquido” como el actual, con verdaderas dudas sobre las propias organizaciones, muchas veces hay que poner más en práctica la frase de “muévete, aunque no sepas hacia dónde”. Pero lo que aún es más evidente y más claro es que hay oportunidades que no se pueden dejar escapar. Sí, oportunidades. Eso que aparece no-se-sabe-muy-bien-de-dónde y que intuímos que puede ser un camino viable de futuro. Hay también quien habla de tendencias, de coolhunting, etc, que también es una forma de “evidenciar” estas oportunidades pero desde lo externo.

Yo me refiero en especial a las “oportunidades internas”, como organización. Iniciar un proceso de branding, una nueva estrategia de comunicación o bien lanzar un producto/servicio al mercado, son momentos especialmente “intensos” a nivel organizativo ya que la empresa se juega mucho. Navega en un entorno turbulento y quiere lanzarse a la piscina para “contar-presentar” algo que aporta un “supuesto” nuevo valor al mercado. Pero además aflora la sensación de estar en lo “desconocido”, o al menos, en lo inseguro: “qué pasará si…”. Las miradas que se dirigen hacia “nosotros” (quienes nos toca plantear un camino, una idea, un concepto…) son a menudo de incredulidad y con cierto toque de “qué me está diciendo” o “qué me va a decir”. Lo entiendo.

Pero independientemente de cuál sea el resultado final de la “recomendación”, siempre está la oportunidad de poder aprovecar este contexto para dar un paso más en la “construcción interna de la organización”. Desde luego, que la cultura organizacional marca cada decisión que se da en la empresa pero comprender que desde la comunicación e incluso desde la construcción de la marca se puede asentar e incluso modificar ciertos valores y comportamientos de la organización, es una oportunidad que no se debe dejar escapar. De alguna manera, más que de comunicación, en este caso, hablamos de compromiso y de coherencia. Sí:

  • compromiso, porque la idea de que todos somos organización, que todos construimos la organización y que todos podemos contribuir a que el proyecto avance, es algo que se ha de tener muy en cuenta. Y a todos se ha de preguntar, consultar y sobre todo dialogar para obtener ese conocimiento preciso que hay que poner en valor en cada propuesta que se lance.
  • coherencia, porque el verdadero valor de cada paso que se da comunica es mantener la relación entre “lo que se dice” y “lo que se hace”, incluso entre “lo que se piensa”. Si el mercado rechaza a quien le engaña, pensemos qué pasaría a nivel interno. Cuando este sutil hilo se rompe, es cuando comienzan a aflorar dudas, temores, miedos, pasotismo,… hasta el “funcionariado laboral”.

De ahí que sea especialmente importante reconocer que cualquier momento que se presente desde la comunicación, sea considerado como una oportunidad para seguir construyendo organización y sobre todo para seguir construyendo “comunidad de marca interna, tan necesaria en las organizaciones en la actualidad. No se trata de dar una “mano de pintura” sino de ir “modificando” comportamientos que sirvan de apalancamiento para seguir evolucionando como organización. Sin dudarlo.

¿O no es necesario?

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de Ignacio Sanz

2 responses so far

sep 22 2009

Si cuesta, sabe mucho mejor

20090920elpepudep_29

España de basket, la comúnmente bautizada como la ÑBA, ya es “Campeona de Europa”. Después de muchos intentos, esta genial generación del 80 ha logrado alzarse con el torneo más complicado del basket mundial, el Campeonato de Europa. Liderados por un inconmesurable Pau Gasol, y seguido por sus compañeros de “adolescente”, Navarro, Felipe Reyes, Raúl López, Carlos Cabezas… y con el complemento de la veteranía de Jorge Garbajosa, el desparpajo de Rudy, Ricky Rubio y Llull, más la aportación de Marc Gasol, Mumbrú y Claver, este equipo ha vuelto a lograr un éxito en toda la regla.

Lo importante de este triunfo, además de la tan ansiada medalla de oro, ha sido el CÓMO se ha logrado. No ha sido totalmente planificado, porque lo que ocurrió durante la primera semana del campeonato no dejó indiferente a nadie. Todo lo contrario. Preocupación a raudales, dudas, rumores… en torno al equipo. Nadie nos creíamos lo que estaba ocurriendo. No era posible.

Pero no se sabe de dónde (aunque se intuye…) ni cómo, el equipo pasó de ser un mar de dudas a ese equipo que empezó a maravillarnos desde el Mundial de Japón y nos ha ido enamorando en todo este tiempo.

Desde “mi” punto de vista, se han dado varias condiciones:

Liderazgo: encarnado en la figura de Pau Gasol. Lo ha logrado TODO, y con su compromiso antes, durante y después con este grupo ha logrado que todo el equipo siga su camino y “no le defraude”. Él apretaba a sus compañeros, él les arengaba y él tomaba la responsabilidad en los malos momentos (Gran Bretaña y Lituania, concretamente)

Identidad: he repetido este término unas cuántas veces en este espacio. Cuando el equipo ha sido totalmente fiel a SU estilo, a esa “anarquía organizada”, ha logrado recuperar sus sensaciones y volver a lo que fue. Si algo le define a este equipo es un estilo muy peculiar, descarado, intenso, inteligente, l-i-b-r-e, que les ha dado todos los éxitos. Parecía en la primera semana que este equipo estaba demasiado encorsetado, previsible, estático, apático… no era normal, ¡¡¡algo estaba pasando!!!

Inteligencia-paciencia: la demostrada por Scariolo. Un entrenador meticuloso, eminentemente táctico, ha evolucionado en sus estrategias en el propio campeonato. No sé si obligado por las circunstancias o generado por la “terapia de grupo”. El caso es que el propio entrenador se ha convertido en un coach, papel éste esencial sobre todo en una selección. Tienes el talento. Marcas el objetivo conjuntamente. Estableces las reglas. El resto, trabajo y hacer las cosas como se sabe.

Ambición: recuperar el tiempo perdido, recuperar, desear y aunar a la gente a la causa, y sobre todo, QUERER lograr el objetivo. A veces se marcan pautas e ideas, pero no hay problema de aPtitud (conocimiento), sino de aCtitud (carácter). Y esto es lo que esta selección se digno a poner encima de la mesa en cada momento. Veremos el futuro qué deparará a este equipo. Retos hay. Pero la edad avanza

Por eso, esta medalla de oro tiene valor doble triple: no sólo por no haberla logrado nunca, ni por ser el galardón que faltaba sino sobre todo por las CIRCUNSTANCIAS que se produjeron en el campeonato.

Me alegro muchísimo. He disfrutado muchísimo. He aprendido muchísimo. De basket y de otros aspectos intangibles. De ver un poco más allá de un balón, 5 jugadores de campo por equipo y todo un equipo y staff detrás. Hay muchas cosas las que aparecen en el mundo de la gestión de los equipos. Y todas ellas importantes. Pero qué importante es reconocer alguna de ellas. No es fácil (como lo vimos en la primera semana) pero la recompensa sabe mucho mejor. ¡¡¡Felicidades!!!

No responses yet

jun 03 2009

El libro gordo de PEP

tocandocas

Por unanimidad colectiva, el gran triunfador de esta temporada deportiva (y no sólo futbolística) no es sólo el F.C.Barcelona… es PEP GUARDIOLA. No me extenderé en exponer los motivos pero creo que la lección dada por Pep a todos nosotros, no sólo desde la óptica del deporte sino desde el ámbito de la gestión es magistral, cum-laude, o como lo queramos denominar.

Primero de todo, el haber pasado por ser primero jugador, en un puesto relevante para el equipo, le ha dado un conocimiento y un comportamiento hacia sus jugadores donde ha sido capaz de dar-recibir (la famosa frase del “palo y la zanahoria” de Manel Comas), imponer disciplina de trabajo y esfuerzo, pero también le ha hecho convertirse en un firme defensor público de sus jugadores y de su estilo de juego. Este carácter le ha permitido ganarse la total confianza y el más absoluto de los respetos de sus jugadores: creían a pie juntillas su propuesta.

Segundo, ha sido siempre fiel a su estilo, a su identidad, nunca ha renunciado a aportar una “manera de hacer” las cosas que les podría asegurar el éxito. Más que esperar el fallo del rival, la propuesta de Pep y de sus jugadores era la de potenciar las capacidades del grupo.

Tercero, respeto, respeto y respeto. Pedía respeto para sus jugadores, para su trabajo, para el contrario, para… para todo. El respeto es la actitud principal desde la que parte la propuesta. El rival existe, hay que vencerle… y una vez derrotado, se sigue con la misma actitud. Eso ha generado una actitud generalizada de creencia en tu trabajo diario, en tu esfuerzo constante y en reconocer que el otro también compite, pero que tu propuesta es capaz de vencerle.

Cuarto, compartir filosofía de la organización a la que perteneces. Sólo así eres capaz de apostar por los jóvenes, por integrar al “otro” y por sensibilizar a que el grupo representa un estilo, una institución y una organización con mucha gente trabajando en la sombra, pero absolutamente esencial para el resultado final.

Quinto, pasión por tu trabajo. por lo que cuentan es un trabajador incansable, estudioso de lo que puede acontecer en el campo… sólo así se es capaz de proponer soluciones y motivar al grupo para el enfrentamiento semanal. Creo firmemente que la labor del entrenador es la de ofrecer constantemente soluciones al grupo, nuevas posibilidades, bien trabajadas (nada de ocurrencias…). Al final tu conocimiento, tu pasión y las cualidades de tu equipo puestos en el mismo plano hacen que la victoria esté más cerca.

Finalmente, la insistencia en los detalles. Chapeau por la motivación extra, chapeau por la humildad y honestidad, chapeau por ceder el protagonismo a quien lo tiene y chapeau por la lección mostrada.

Petete tenía razón: “el libro gordo te enseña, el libro gordo entretiene y yo te digo contenta hasta la clase que viene”. El reto viene a partir de ahora. Pero por el momento disfrutemos y reflexionemos sobre las habilidades y competencias que debemos trabajar todos, estemos en el lado que estemos, dirección, operativa, etc… porque este año hemos recibido gratis semanalmente clases magistrales.

8 responses so far

oct 29 2008

Se necesitan exploradores

ExploRAR: fue a finales del 2004 cuando en un trabajo realizado para AZK, dos grandes amigos, Igor Calzada y Carlos Fernández, utilizaron este término en una reunión intensa y tremendamente interesante (aún la recuerdo, gracias a ambos…). Y se hizo como contraposición al concepto de exploTAR… La idea básicamente consistía en que en la gestión de una organización deberíamos trabajar en ambos aspectos, con la misma importancia e intensidad. Sólo así se podría garantizar el éxito y la sostenibilidad de un proyecto empresarial.

Y en la situación en la que nos encontramos hoy, he decidido sacar a la luz esta idea porque me parece una de las acciones y estrategias más importantes para el futuro de nuestras empresas y organizaciones. Cuando muchas organizaciones han “reculado” hacia sí mismas, hacia dentro, como las tortugas, hay que ser consciente de que, aun a sabiendas de que el corto plazo es totalmente inestable y casi desconocido, no se debe renunciar a buscar nuevas vías, nuevos caminos…como hacían los exploradores tiempos atrás.

Esto tiene mucho que ver con lo que la innovación supone en nuestro quehacer diario. Si lo tenemos en primera fila o está muchas filas atrás. Aquellas empresas que han “hecho los deberes”, tienen una oportunidad de poder aportar nuevo valor y no esperar a que los bandazos del mercado le lleven a aguas turbulentas, donde es difícil navegar.

Pero además tiene que ver con un aspecto cultural, con liderazgo, visión y por supuesto, pasión. Saber que a veces el camino no es fácil, pero sabemos que estamos ante una oportunidad, ante un estímulo, ante la creencia de que hay solución. Personalmente, la idea me atrae mucho…me gusta ver a lo lejos y tratar de caminar hacia ella, poco a poco… sabiendo que en el camino encontraré alguna nueva solución. Por eso, no sirve de nada quedarse parados, despojarse de las vestimentas. Hay que andar. Y no parar.

3 responses so far