Archive for Julio, 2013

Jul 30 2013

Cuentos de agosto

Published by under Reflexiones

Ahora que llegan esos días de vacaciones donde bajamos el ritmo laboral y nos da por leer “otras” cosas, recupero un viejo cuento histórico por el que hemos pasado de niñ=s, jóvenes y también de adult=s: “Las mil y una noches“. De eso que te pones a leer cuento tras cuento, te miras dentro de ti y descubres que cada historia te acerca a una parte de tu día a día. La magia de los cuentos, mis favoritos por cierto.

Pienso por ejemplo en “Aladino y la lámpara mágica“. Pienso en que por mucha lámpara que haya, si no la frotas y frotas (trabajas), si no deseas algo (bueno) y peleas por ello, es difícil conseguir las cosas. Miro dentro de esos pequeños logros que están ahí y que parece que simplemente por estar, ya se ha llegado al final del camino. Pienso por ejemplo en esas organizaciones que creen que con tener un buen logo y un claim (la lámpara), ya está todo hecho. Pienso también en esa ambición desmedida por lograr y lograr más y más, sin pensar siquiera que esa “avaricia empresarial” siga alineada con el propósito de la organización o bien haga perder el foco.

Leo esta frase que dice

…En ese momento de su narración, Schahrazada vio aparecer la mañana, y se calló discretamente…“.

Y te das cuenta de que hay momentos que el silencio ayuda a comunicar también, que nos empeñamos en hablar y hablar cuando el contexto ni el momento lo requiere. Que se acabó la era del monólogo, que estamos en el diálogo pero sobre todo estamos en la época de lo relevante, de requerir la atención cuando hay que hacerlo. El momento, el tiempo, ese segundo de atención, de atracción, esa parte del relato donde enganchamos y donde no hace falta morder y morder, sin soltar la presa. No. Así no. Dejemos que las cosas sucedan después de captar la atención.

Me atrapa este párrafo:

“…La verdad es orgullosa, como lo demuestra el hecho de que no ha construido ninguna vía para acceder a ella, aunque, al mismo tiempo, no ha privado a nadie de la esperanza de alcanzarla. Ha dejado a la gente recorrer los desiertos de la confusión y ahogarse en los mares de la duda. Quien cree que la ha alcanzado es que está lejos de ella, y quien piensa que se ha apartado de ella es que ha perdido el rumbo, porque no es posible ni llegar a ella ni eludirla; la verdad es inevitable…”

El propósito, la visión, eso que muchas veces aparece en los textos corporativos pero que en el momento que quedan escritos nadie se vuelve a acordar de ellos. Ésa es la verdad. El negocio es muchas veces un estímulo para lograrlo pero la identidad, la personalidad y los valores se construyen en la medida que la visión se cumple cada día, en cada acción, con cada persona, con cada cliente. No estamos ante un problema de mercado y casi ni siquiera ante un posible problema de necesidades latentes, es un problema de cultura de marca, del CÓMO satisfacer, de CÓMO solucionar dicho problema y eso se cumple gracias a la visión, al propósito de las organizaciones.

Leo una y otra vez este nuevo párrafo:

“…¡Siembra generosamente los granos de tu bondad, hasta en los terrenos que te parezcan estériles! ¡Tarde o temprano, el sembrador recogerá los frutos de su grano, superando a sus esperanzas!…”

Y no paro de pensar en que cualquier negocio, cualquier organización tiene una responsabilidad mayor con la sociedad que simplemente su visión mercantilista. Eso que llamamos branding social. Creo que las marcas del futuro son aquellas que, como dice Conrad Llorens, más que “…crear valor para los stakeholder, lo que deben hacer es COMPARTIR VALOR…”. Y eso forma parte de un nuevo comportamiento de marcas que va más allá de la comunicación y se convierte en una plataforma de crear y compartir experiencias con la comunidad. Entender la marca como CULTURA, como comportamiento, entender el mercado como aliado más que como receptor, y sobre todo, ser capaces de convertirnos en un espacio de relación de personas con comportamientos y actitudes comprometidas, honestas y responsables.

Podría seguir y seguir retomando citas. Pero sigo releyendo. El caso es que el ajetreo diario, las urgencias (no son tantas en realidad), no nos permiten tomar ese tiempo y ese espacio para pensar sobre las cosas. Y si lo hacemos, se hace desde la misma óptica con lo que seguimos viendo lo que nos rodea de la misma forma. Dejad que agosto nos ayude a ver la realidad, nuestra realidad desde otros puntos de vista. No sé qué vais a leer o si lo vais a hacer (libertad, ante todo) pero si lo hacéis, busquemos otros caminos. Os recomiendo seguir “Las mil y una noches“, mirando a las estrellas, en silencio y sin lápiz ni papel. Descansad y disfrutad.

_______________________________________________________

La foto es de Flickr, de erlucho

11 responses so far

Jul 18 2013

Si no se pone en práctica, no es formación

Cuando veo a mis dos hijos estudiar me vienen a la memoria recuerdos de mis tiempos de estudiante y lógicamente, las diferencias se agolpan entre dichos recuerdos. Por metodología, número de alumn=s por clase, forma de evaluar, conocimientos adquiridos y la forma en que se adquieren. Sí, diferencias. Es lógico ya que los tiempos evolucionan y con él la educación, siendo un aspecto esencial en la vida de las personas, ha de adaptarse a estos tiempos.

Ya he comentado en más de una ocasión que me gusta mucho el ámbito formativo. Ser protagonista activo y ser capaz de enseñar (si se me permite el término aunque quizá sea un poco “presuntuoso”) lo que uno experimenta, prueba, hace y lee para posible beneficio futuro de quien recibe. Me permite estar “vivo” y sobre todo me permite dedicarle un esfuerzo importante a estructurar el conocimiento y los ejemplos que lo ilustran. Es un continuo proceso de leer-aprender-poner en práctica-analizar-aprender-poner en práctica-estructurar-leer… Con mi humilde capacidad de análisis para saber si algo es meramente relevante o si simplemente es una mera rutina práctica, repetida en el tiempo sabiendo que funciona.

Pero el mundo actual del conocimiento es realmente novedoso. Primero porque a golpe de un click accedemos a espacios donde se comparten nuevas ideas, nuevos conocimientos y nuevas experiencias. Hoy ejemplos como Coursera ponen en jaque a gran parte del sistema tradicional de formación. Hoy los propios blogs de much=s profesionales en diferentes ramas, son verdaderos espacios de sabiduría. Hoy píldoras de conocimiento, como los webimars de reconocidas organizaciones, suponen un cambio radical en la forma primero en que accedemos al conocimiento y segundo, en la forma de consumirlo. ¿Dónde quedan los llamados “templos de la sabiduría”, como algunas instituciones universitarias, por ejemplo? Campo para la reflexión.

Recientemente tras un curso de “formación”, llegamos a la conclusión de que si no surte efectos inmediatos, es decir, que si al día siguiente no me pongo a poner en práctica eso que he aprendido aprehendido, no sirve de nada. Estamos ante dos capas de conocimiento:

  • una, general, que me permite tener conocimientos básicos, en especial criterio y capacidad crítica
  • otra, práctica, que me permite estar en permanente actualización y en permanente actividad para poner en práctica eso que me han contado.

Mi reflexión pasa por saber si eso se llama formación, como tradicionalmente lo entendemos o en cambio si la formación ya no es lo que era. Quizá el cambio radique en que hemos dejado de poner el foco en el mero hecho de la formación en sí y estamos pasando a poner definitivamente el foco en la persona y en su realidad diaria de conocimiento expreso y centrado en un área determinada.

Comentaba recientemente con Fernando de la Rosa, una de las alma mater del proyecto FOXIZE, que el éxito radica en el conocimiento concreto, dirigido a una actividad concreta, con el tiempo suficiente para dar pocas ideas pero bien fijadas. En FOXIZE se apuesta en concreto por (curiosamente) clases presenciales de 3 horas, donde metodología y práctica están íntimamente ligados, con un claro componente práctico pero a su vez sustentado en una base de conocimiento mezcla de teoría y práctica diaria por parte de quien imparte la clase, basada en su experiencia profesional diaria. Curiosamente, una de las cosas que se valora también es esa necesidad de tener a alguien de tutor/a que durante un tiempo extra, pueda resolver esa puntualización personal que alguien tiene, esa duda concreta a resolver o ese matiz que necesita de más profundidad. Miremos ahora a cómo aprendimos en el pasado y a cómo aprenden nuestr=s hij=s hoy: conocimiento, trabajo en equipo y tutorías. Creo que en FOXIZE las cosas van saliendo bien precisamente por este cambio de enfoque.

Mi experiencia personal en este campo va en esta línea: sí que hay que dedicarle un tiempo a enfocar el punto de vista, la creencia sobre algo que dominas (en mi caso temas relacionados con branding, digital, nuevos soportes de comunicación, nuevos casos de utilización de soportes transmedia…) pero sobre todo, en cómo irlo implementando paso a paso. Y en especial desde el bis a bis, resolver esas dudas “individuales” que alguien tiene par profundizar en un tema concreto. Tengo muy buen recuerdo de las tutorías tanto en ESDEN, en Enpresagintza y en el Curso de Empresa Abierta de hace unos meses. “Quiero hacer esto, tengo este problema, ¿cómo lo puedo enfocar?”.

Deberíamos redefinir el término “magistral” entre otras cosas porque no sé si se refiere a alguien que sienta cátedra (no tengo el criterio suficiente para valorar algo de esa forma), a alguien que sorprende con un argumento novedoso o a alguien que te aporta esa idea que vas a poner en práctica al día siguiente. De la misma manera que deberíamos reflexionar sobre el formato de las clases presenciales o al menos en cómo de-construir un conocimiento para que éste se adquiera de forma clara, ¿con monólogos o desde la práctica? Deberíamos quizá también replantear si las horas es un criterio clave para adquirir un conocimiento concreto, si necesitamos “X” números de horas fijas. Esto me suena a esos proyectos que los contabilizas por horas empleadas cuando quizá das con la solución en unos días menos ya que desde el diagnóstico de la necesidad hasta la solución aportada y puesta en práctica, ha ido todo perfectamente orientado. Sí que me queda claro que en la medida que alguien aprehende algo, si le sirve, es capaz de profundizar en esos campos relacionados para lograr aún más pericia y más discurso. Es como el que aprende a jugar al tenis, primero con una raqueta sencilla, devolviendo cada pelota que le lanza el monitor y cada vez poniendo un reto más: en carrera lateral, subiendo a la red, de un lado de otro…… ¿así deberíamos de enfocar la nueva formación?

El caso es que hay modelos y modelos, está claro. La pregunta es si para mi actividad diaria, la formación tal y como la entendemos hoy, nos sirve. Tengo mis dudas. Hay modelos que me encajan más. Y no es el tradicional, precisamente. Luego además nos llevamos la “grata sorpresa” (permitidme la ironía) que empresas “venden” formación a talentos-por-construir, parece que desde la práctica y el renombre, pero que genera tremendas dudas en el personal. El modelo planteado por SCPF Academy. No sé si es pasión por formar, necesidad de tener un ingreso extra, recuperar un terreno perdido en el mercado o es una jugada maestra. Hay demasiado revuelo como para pensar que es una jugada maestra, creo.

El caso es que tod=s de alguna manera necesitamos conocer más, necesitamos en especial probar y hacer más que únicamente saber, porque precisamente haciendo, sabemos. Necesitamos, como dice Asier Gallastegi

En esta red las personas escribimos en blogs. Lo hacemos para entendernos, para saber lo que estamos aprendiendo, para contrastarlo con otras maneras de mirar, crecer como profesionales, mejorar lo que ofrecemos a las personas y organizaciones con las que trabajamos,…

Pero sobre todo necesitamos hacerlo de otra manera. Y aquí la formación tiene mucho que aprender para ella misma y sobre todo para el beneficio de las personas.

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de Lisby1

5 responses so far

Jul 09 2013

El valor de las emociones tras #fororedca1

Han pasado ya unos días desde que terminamos con la palabra “¡MUCHAS GRACIAS!” para finalizar el #fororedca1 en un majestuoso salón de la Universidad de Deusto. Creo que no hay mejor palabra para describir el sentimiento post-evento porque, como dije en mi turno de presentaciones, este foro no sería posible sin la participación de toda la gente que asistió un caluroso viernes 5 de julio en Bilbao a escuchar y a sentirse parte de una forma de ver la profesión de la consultoría, llamada artesana.

Hablamos tantas veces de personas que al final no acabamos por descubrir por qué conseguimos enganchar con ellas. Pienso que son las emociones que se transmiten un=s con otr=s las que hacen que algo sea realmente especial y se establezca un vínculo más que potente. Alberto Barbero lo definió brillantemente cuando nos explicaba que durante todo el día estamos emitiendo una serie de ondas “emocionales” a nuestro alrededor que hace que conectemos con otras personas. Y siento que las vibraciones que se produjeron desde la llegada a primera hora de la mañana hasta las despedidas fueran especiales, muy especiales. Desvirtualizar a personas “virtuales” pero sobre todo de carne, hueso y pensamiento, saludar a antigu=s amig=s, cambiar impresiones, puntualizar ideas transmitidas, sugerir nuevas, proponer alguna que otra cita para el futuro,… esto es interactuar y sólo se produce cuando conectas con alguien, con sus ideas pero sobre todo cuando hay “algo que une” y ese algo tiene que ver con lo emocional.
2013-07-05 17.57.06

Otra de esas cosas que a uno le quedan es el valor de lo complementario. María Jesús en un momento nos atrapó a tod=s en una simple pero contundente explicación sobre lo que es la Red y lo que es un equipo, y lo que lo diferencia. Trabajar en red es fantástico siendo consciente de que uno es en la medida que está en contacto con los demás, pero esto no se explicita hasta que no afrontas un reto y te pones a trabajar conjuntamente en ello: ahí aparece un equipo, que tiene que irse conjuntando y resolviendo las diferentes tareas (y problemas), casi organizándose a medida que van avanzando los retos a resolver. Es una de esas lecciones que vas aprendiendo con el tiempo, y en la organización de este evento, como Julen ya ha explicado perfectamente, lo que nos llevamos de aprendido es algo tan grande que no ha hecho sino poner precisamente en positivo el valor de la complementariedad. Además este término tiene una cosa para mí muy interesante y es que cuanto más complementario eres más se fija la personalidad y la singularidad de cada un=, formando un círculo casi virtuoso en el que uno se necesita del otro irremediablemente. Y éste es para mí uno de los “éxitos” de este evento: ha forjado un carácter aún más propio porque de esa idea que surge en Madrid en el mes de febrero, que se ha hecho realidad hace unos días, da como resultado que estemos pensando en dar un nuevo paso más allá y plantearnos otro reto.

El sábado, tal y como habíamos quedado, nos reunimos para hacer balance de todo lo que había pasado no el día anterior sino desde que decidimos dar este paso visible de la red. El lugar escogido por Asier Gallastegi nos atrapó. No sólo por el hecho de estar en plena naturaleza, cerca de la Playa de Azkorri (Getxo), y transmitirnos esa calma que necesitábamos tras la intensa jornada del viernes sino porque en un lado de la casa, había un cobertizo que albergaba un espacio de trabajo totalmente artesanal. Maderas nobles, herramientas de mano perfectamente alineadas y preparadas para la acción de la mano y la mente de la persona, mesas de trabajo, la luz perfecta para trabajar y en especial muchos relatos en su interior de cómo un luthier afronta su trabajo con todo el mimo y el detalle para lograr una pieza única. A l=s que estuvimos allí no sólo nos llamó la atención todo ese material y espacio sino la explicación de cómo trabaja, de cuál es la historia que hay detrás de cada materia prima y de cómo desde la pasión del oficio se puede llegar a ir fabricando algo totalmente auténtico y único. Fue la verdadera y humilde lección que aprendimos en apenas 15 minutos. Salir de nuevo a la antigua mesa de madera en el jardín bajo una sombra, sentarnos y hablar, nos volvió a poner en la tierra de lo que tiene que ser esta manera de hacer las cosas artesana, nos volvió a poner en tierra el valor de la red y de las personas en relación, pero sobre todo nos volvió a poner en la tierra de lo que son las emociones contagiosas que hacen que busquemos conjuntamente nuevos retos y nuevos desafíos ante un mundo en cambio y una profesión que nos llena, definitivamente. Ese luthier y ese contexto, esa forma de hacer y el sentido de cómo hacerlo es lo que se necesitaba tras un evento, que sí hay que decirlo, superó las expectativas previas con mucho.

Sólo me queda nos queda agradecer de nuevo a la gente que asistió a la jornada. Aquí tenéis la presentación que utilicé y el video que trató de ilustrar el sentido de la “Consistencia y coherencia ante el cambio” en un mundo cambiante como el del branding y la comunicación. En la plataforma creada de Wonference están ya todas las presentaciones utilizadas y se ha habilitado un espacio para nuestras conclusiones pero sobre todo a vuestras conclusiones, en coherencia con lo que valoramos sobre la red de personas conectadas. Amalio ha creado sendos albúmes de fotos que recogen tanto el evento como la jornada #redca6 mágica en Azkorri. El evento no tiene fin sino que no ha hecho sino comenzar. Hay veces que las emociones han de ser las protagonistas y ésta es una de esas ocasiones. ¡ MUCHAS GRACIAS !

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, del compañero Amalio Rey

9 responses so far

Jul 04 2013

Llega el #fororedca1

Se acerca el día del 1º #fororedca1 que hemos preparado con toda la ilusión del mundo llamado “¿Gestión del Cambio? Una mirada artesana“. Después de toda la organización del mismo, trabajando mucho y compartiendo ideas entre l=s que estamos embarcados en esta aventura, llega ya el momento de dar con esas ideas que cada un=, desde su punto de vista poliédrico, queremos transmitir. Precisamente, esta idea de lo poliédrico es lo que nos ha inspirado para plasmarlo en una identidad visual que hemos diseñado para dicho evento, junto a Carlos Ortíz de Zárate, que le ha dedicado cariño y talento, mucho talento. Eskerrik asko Carlos! Y por supuesto a toda esa gente, como Francesc Balagué con su genial herramienta Wonference, y much=s más que nos están ayudando en esos “pequeños detalles” que siempre están y que hacen que un proyecto como éste salga adelante. Muchísimas gracias.

Tenemos 15 minutos (que trataremos de que sean 12 por aquello de que vayamos en hora) para dar unas pinceladas de la visión personal, la experiencia profesional de cada un= y que sirva para que aquella gente que asista se vaya con “algo” que le sirva para su quehacer profesional a partir del día siguiente. Todo un reto y veremos si eso de “lo bueno si breve, dos veces bueno”, se cumple.

Me gustaría compartir algunas de las ideas que me han surgido acerca del título de mi ponencia: “Consistencia y coherencia ante el cambio”. Lo cierto es que el título se las trae porque son dos términos que parecen sinónimos pero que con la reflexión en realidad son complementarios y he descubierto en ellos, creo, suficientes argumentos para hablar y trabajar no sólo 15 minutos sino en especial poner en valor y poner en práctica:

  • Coherencia: nos lleva siempre a una situación anterior. A algo ya realizado y que, con lo nuevo que está por realizar, mantiene una cierta relación lógica y consecuente entre ellas. Si hay cohesión o no, si hay cierta similitud entre acciones. A menudo nos referimos a la coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Y eso parte efectivamente de un previo. “Yo decía qué” y “ahora hago qué“. En temas de marcas y comunicación es evidente, porque una cosa es decir que tus valores y significados son “X” y en cambio, la acción con tus colaboradores o con el mercado sea “Y”. Conviene mostrar cierta coherencia porque si no llega la…
  • Consistencia: que en realidad lo que hace es dar solidez, fijar una estabilidad, ser cada día más potente y eso se consigue si en tus acciones previas muestras cierta coherencia, claro está. La seguridad de una marca sólida no la tiene una que se muestra in-coherente y como consecuencia no es consistente. ¿Qué garantías ofrece al mercado? ¿Qué confianza otorga y da a sus responsables? ¿Cómo recorre nuevos caminos en su desarrollo si no se hace de forma firme?

He tenido previamente diversas charlas con amig=s para saber su opinión. Me quedo con un debate excelente que he recobrado con Javier Velilla, como comenté en el pasado post, donde comenta que en la COHERENCIA “…el objetivo es generar identificación y seguridad del contexto de cara al usuario…en cambio es un punto de vista racional…”. Pero nos encontramos en un mundo más líquido, más “revoltoso”, más cambiante y ahí es donde la CONSISTENCIA permite a “… las marcas ocupar espacios dispersos con diferentes narrativas y propuestas no siempre coincidentes, pero alineadas por el sustrato de marca…”. Me ha parecido genial esta diferenciación y me gustaría compartir dicha reflexión. ¡Gracias Javi!

Hay una idea más que trataré de explicar y es cómo a través de la generación de “espacios de confianza” podemos interactuar de forma integrada hacia dentro y hacia fuera. En este mundo de permanente cambio, de interacciones entre personas de la organización entre sí, de interacciones de contenidos y experiencias con l=s usuari=s, la necesidad de generar una actitud más que únicamente un continuo goteo de informaciones y de acciones, permitirá que crezcamos como marca, pasando de ser una marca entendida no como mercado sino como cultura, que es bien diferente. Oí hace poco a alguien decir que “la cultura organizativa es eso que sucede cuando l=s jefes no están en la oficina“. Brillante, ¿verdad? Si pensamos en marca sería algo así como decir que “…una buena marca es eso que sucede cuando no estoy consumiéndola/usándola…“. Creo que es un reto al alcance de muy pocos pero me parece un reto estratégico muy importante.

Así que en eso andamos. Presentación preparada, (creemos) todos los detalles tenidos en cuenta, el resto del equipo casi de viaje hacia Bilbao y nos vemos este viernes. Para mí ha sido un honor tratar de aportar de mi parte para que este 1º encuentro salga adelante. Es como diríamos “tu primera cita”: nervios, ideas mil, balbucear lo que quieres decir, garabatos, mails y mails, hangouts, llamadas. Pero sin celebrarse aún, la satisfacción es enorme. Y creo que la de mis compas, también. Son cosas de la red, que se va tejiendo, a veces te pinchas con la aguja pero sigues cosiendo para acabar la prenda lo mejor posible.

¡¡cómo!! ¿que aún no te has apuntado a esta jornada? Todavía puedes, sólo 30 €, que servirán para equilibrar parte de los gastos de este evento que queremos compartir y sobre todo disfrutar.


Wonference online tickets

Este viernes 5 de julio, a las 9:30h #fororedca1 en el Auditorio de La Comercial en la Universidad de Deusto. Si quieres más info, aquí la tienes: https://redca.wonference.com/

2 responses so far