Ene 30 2013

Solomo, planning, marcas y personas

Una idea surge de forma inesperada: un chispazo, una frase, una mirada o una pregunta. En este caso, oí hablar por primera vez de SoLoMo en una conferencia el año pasado de Javier Eguiluz y Miguel Sánchez. Ya hablamos aquí de ello. Y de ahí, viene el interés de dos amigos, Josi Sierra de querer grabar un video sobre este tema a través de su interesante iniciativa Conocity, con la inestimable ayuda de Julen Iturbe, que hace de entrevistador y mediador. Una mirada personal y en especial una explicación de este término con nombre gastronómico: #SoLoMo.

Recuerdo que este término viene del acrónimo de SOcial-LOcal-MÓvil. Y de la interacción que se produce entre estos tres campos en la actualidad. Y no hay más que observar cómo utilizamos la tecnología hoy en día y a qué aspectos estamos dando importancia en eso que llamamos redes sociales, donde interactuamos, contamos, compartimos y conversamos.

Ahí está el video para que podáis escuchar & ver a éste que suscribe, tratando de explicar mi visión del #SoLoMo. Espero que se me entienda bien pero me gustaría añadir dos ideas más sobre las que podemos seguir el debate en torno a este término:

  • Me gustaría diferenciar que una cosa son las redes sociales (herramientas), otra el social media (la planificación y el desarrollo en ellas) y otra la web 2.0. (una nueva filosofía). La relación entre todo ello hace que debamos tener en cuenta este nuevo paradigma a la hora de realizar la planificación de nuestra identidad y conversación digital de nuestras marcas. Pero ¡ojo!, conviene diferenciar bien los conceptos para no llevarnos a engaño, confundir términos y lo que es peor, no conseguir llevar la realidad de una marca por el camino correcto… ¿o la llevan los usuarios a partir de ahora?
  • Todo parte de ser conscientes de que hemos de poner en el centro a las personas, a nosotr=s como parte activa de la conversación digital y sobre todo como protagonistas en todo momento en la generación de contenidos interesantes, en la generación de contextos relacionados con las marcas pero sobre todo en la afinidad de espacios donde las personas tenemos algo en común.

Os dejo también este sencillo pero muy claro mapa mental que Josi ha realizado para comprender mejor lo que es esto del SoLoMo.

Ya me diréis. Por cierto, adelanto que hay más trocitos personales-profesionales. Los iremos viendo. 😉

6 responses so far

Sep 28 2012

Paradojas como lección

Cuando el día a día te da un tiempo para tomar aire es cuando te das cuenta de que el cambio se produce casi sin ser consciente. Simplemente te subes o no. Algo de eso me está pasando con dos ejemplos concretos que me “tocan” en mi día a día: el periodismo y lo audiovisual. Que todo el mundo habla de crisis pero si miramos a su alrededor está más vivito que nunca. Y me voy a explicar.

Se oye, se lee y se escucha que cada vez se leen menos periódicos. No sé si la verdad es ésta o que se compran menos periódicos. Quizá ambas pero sí que es cierto que los periódicos han cambiado su aspecto. Menos publicidad respecto a años atrás, noticias más breves, tamaño más pequeño, en algún caso algún reportaje más extenso. Pero en cambio estamos necesitados de estar permanentemente informados. Y no es casualidad que con internet y las redes sociales sean los propios periódicos, las radios, las teles incluso las agencias de noticias están “a la última“. Curioso, ¿verdad? Y nosotros usuarios hacemos de altavoz de ellas, las comentamos y hablamos de ellas “en público”, mientras que antes justo lo hacíamos en casa con quien estuviera al lado. ¿Periodismo muerto? No lo creo. Quizá sí, el antiguo, el de antes, el que conocíamos. El viejo modelo de la empresa periodística. El nuevo, tiene pinta de que será otra cosa con futuro. Ahora es cuando más quiere la gente saber qué está pasando y más expresa a su vez lo que está pasando. Vamos. La noticia de toda la vida y no precisamente la interpretación de la noticia.

Nos dicen, nos comentan que día a día se ve menos televisión, que el consumo de tiempo frente a la televisión se reduce constantemente. Las “modas” en televisión pasan rápido, las series “sitcom” han pasado ya a la historia de la televisión, los telediarios son espacios de propaganda y publicidad y el deporte se ha convertido en un mercadillo al mejor postor. ¿La televisión y el cine están muertos? Ahora es cuando más “piezas audiovisuales” vemos, y no precisamente cine ni videoclips. Youtube, Vimeo, Blip en menor medida, se han convertido en grandes espacios de búsqueda y encuentro de piezas realmente interesantes, donde las marcas “hablan” y lo que los consumidores producen, también. Y nada de grandes duraciones, ni spots publicitarios. No. Piezas cortas, 2, 3 minutos donde lo importante es más el contenido que no la excelencia técnica. No renunciamos a valorar las buenas producciones pero nos quedamos más por esa historia… que si está bien hecha, pues mejor. Ahora, como antes, es cuando la gente más le gusta grabar y editar sus propias historias, darles un sentido y compartirlo con su círculo de relación. Es la historia, amig=s.

Curioso. Muy curioso. Estamos ante otro modelo diferente que el que conocíamos hasta ahora. Y como no lo conocemos, pico y pala y lo enterramos. Va a ser que no.

Ahora que parece que está estamos mucha gente aprendiendo sobre el famoso “modelo Canvas de Osterwalder“, conviene parar en una de esas partes que me parecen que es clave en todo esto que está ocurriendo y que, no sé si somos conscientes, pero es lo que mueve todo: los RECURSOS CLAVE. Pregunta, ¿qué entiendes por recursos clave? ¿personas? ¿pero cuáles?

Creo que en los nuevos modelos que se pongan en marcha desde hoy y para el futuro estos recursos clave han de tener SIEMPRE dos: las “personas de ahí-fuera” y la “tecnología“. ¿Qué cambia en los dos ejemplos que he puesto anteriormente? La tecnología, internet en especial y la posibilidad que ofrecen las redes y el mundo del socialmedia (tecnología) que hace que podamos ser escuchados, que podamos emitir contenidos y que podamos interactuar entre nosotros, situándonos de igual a igual con las marcas (personas). Insisto: personas de “ahí-fuera” por entendernos. Porque ya no están fuera sino “dentro” de las organizaciones porque sienten algún aspecto de nuestra marca, de nuestra organización, y porque no estamos dentro sino que tenemos que “abrirnos” a lo que ocurre en la calle, conocer a la gente, pasear con ella, experimentar con ella, SER como ella. Es un cambio hacia fuera.

Cuando parece que hay cosas que se sienten como inertes resulta que si lo miramos desde la óptica actual, resulta que no lo es tanto. No me quiero introducir con el resto del modelo de Canvas pero me parece que cuando hablamos de recursos, podemos caer en el error de hacerlo siempre mirando hacia dentro de casa (y ahí hay soluciones) pero no están todas. ¿Es esto innovación abierta? Puede. ¿Podemos comenzar desde aquí para hablar de branding abierto? seguramente. Pero ¿podemos reinventar nuestros modelos de negocio a partir de este punto? Me temo que sí. Al menos es un camino que deberíamos explorar. Decir simplemente que hay cosas que no tienen futuro no significa que así sea sino que quizá haya que repensar el modelo de antes, abrir nuestras organizaciones hacia la realidad diaria, y quizá encontremos una luz a la que virar… y seguiremos vivos. La pregunta que me hago entonces es: ¿cómo es posible que no nos hayamos dado cuenta antes? Cosas de la vida.

_______________________________________________________

La foto es de Flickr, de Gotardo

No responses yet

Feb 23 2011

Empresa abierta y branding se llevan bien

Sí. Soy un afortunado. El pasado viernes asistí a la jornada sobre “Empresa Abierta” que organizaron los compis de Consultoría Artesana en Red, Julen, David, Aitor y Jon en Eutokia. Fue un placer y un honor estar junto aprendiendo de gente como Iván, Amalio, Ricardo, María, Genis, Yuri, Mª Jesús, etc… Digo lo de afortunado no sólo por estar presente sino porque me siento como estar descubriendo una nueva forma de hacer empresa, de hacer sociedad que creo que va a ser la que esté presente en el futuro desde ya. En su día fue tras convivir con el proyecto CONEX y ahora en éste de empresa abierta. Recomiendo leer el informe-libro que han elaborado David y Julen, en colaboración con la EOI, para conocer los casos en los que se han basado para elaborar este nuevo concepto.

Aparecen palabros como el procomún, una nueva dimensión del tiempo-espacio, la diversión funky, internet & web social, la inteligencia colectiva, el prototipado, los prosumidores, etc… con las PERSONAS en el centro de la idea (una vez más y espero que la definitiva). Una nueva forma de hacer las cosas con una visión integradora, sistémica que relaciona el interior y el exterior de las organizaciones para lograr unas empresas de más y mayor conocimiento, mucho más sociales y no tan cerradas en sí mismas y en sus cosas.

Esta ventana al exterior ha estado cerrada en las organizaciones durante muuuuuucho tiempo. Y lo sigue estando. Por experiencia propia y concreta desde el mundo del branding. Sigue habiendo mucha gente que cree saber lo que la gente hace-dice-piensa y en realidad ni siquiera cuenta con sus públicos para nada. Simplemente hablan, hablan y hablan sin preguntarse si realmente conocen el “idioma de la calle” para ser comprendidos. Como bien dice Titonet:

El capitalismo desde mediados del siglo pasado se ha dedicado a crear una estructura de consumo basada en la abundancia. Vivimos en un mundo de abundancia en el que se produce más de lo que realmente podemos consumir. Este esquema no es sostenible por el impacto medioambiental y las desigualdades económicas y sociales que produce. Por ello, poco a poco, deberíamos encaminarnos hacia una nueva etapa de nuestro sistema económico. Y la palabra clave es sostenibilidad.

El “branding” y la marca fueron, en un momento del debate del viernes, “atacados” por unas prácticas que realmente han olvidado al consumidor (con razón) y donde su único objetivo ha sido el de poner un producto/servicio en el mercado y atiborrarnos de mensajes, soportes, acciones donde se forzaba a comprar-comprar-comprar-comprar. Y así nos está yendo en estos tiempos de capitalismo desmesurado.

Claro que, afortunadamente, los tiempos están cambiando. O al menos a mí me lo parece. Es preciso comprender que una cosa es informar y otra bien diferente comunicar. Una cosa es oir que escuchar. Y otra cosa es cambiar la vida de las personas y tratar de formar parte (en alguna ocasión y cuando quieran) de la vida de las personas. Hoy, las cosas son de otro modo. Y el branding y las marcas o cambian su forma de actuar o cada vez se producirá más rechazo no a una forma de comunicar sino a las marcas en general.

Me interesa mucho la relación entre empresa abierta – branding. Porque me parece que no son incompatibles. Hay que comprender ambos conceptos y esto supondrá cambiar muchas conciencias y actitudes. Dije expresamente en el debate del viernes que “sólo existe una marca cuando alguien la interpreta”. Y en esta afirmación hay dos realidades: tu público y sus circunstancias y tu intencionalidad en la expresión de tu “propuesta de valor”. La más importante sin duda es tu público. Y sobre todo sus circunstancias, que hoy queda claro que en esta “sociedad del cambio” es ella quien está protagonizando una nueva etapa de la conversación, del compartir, de la experiencia y de la participación. Y desde el branding, simplemente, es tratar de formar parte de una actitud mucho más igualitaria, más compartida, más social, más de intercambio de experiencias y menos de discursos, de mensajes direccionales, de ofertas y demás. Ya no vale.

Creo que la reflexión es necesaria. Creo que la sociedad va por delante de los mercados. Creo que las personas, interconectadas y en permanente conversación, son ya protagonistas de un nuevo tiempo. Las empresas estarán están obligadas a abrir el foco y cambiar el enfoque. Y con ello el branding modifica su forma de actuar. Será más complicado pero sobre todo más apasionante. No le auguro malos tiempos a las marcas en el futuro. A las que tienen interiorizadas ciertas formas de funcionamiento, sí. A las que sean capaces de abrirse definitivamente y escuchar lo que la gente busca y experimenta, a ésas tienen mucho camino por delante.

Definitivamente, soy un afortunado, sí. Me gusta.

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de Wmforo.com

16 responses so far

May 27 2009

Yoísmo

Published by under personal,Reflexiones

shutterstock_2235841

Pensaba que había inventado un término, pero no es así. Da igual.

Viendo día a día las consecuencias del descomunal descalabro del modelo económico y social, surge de vez en cuando la reflexión de las causas y sus expresiones. Y una de ellas es que se ha estado primando y premiando al logro individual, al éxito desorbitado, al corto-placismo, a lo de mañana. No es tanto lo que logra, que a menudo es ridículo, sino sobre todo el reconocimiento de quien lo logra, también denominado el/la “LISTO”. Lo importante era es qué puedo hacer para lograr algo que me beneficie absolutamente, cómo le doy la vuelta a la situación para salir totalmente beneficiado, … vamos, como las estrategias que se daban dan en “Gran Hermano” para lograr que le nominen al otro, “comerle la oreja” al de al lado con una media verdad y así provocar la reacción de un 3º, siempre favorable. ¡¡¡ Maquiavelo en estado puro, en el siglo XXI !!!… Consecuencia: desconfianza, desinterés, hastío… y de todo ello, una solución muy poco halagüeña, vamos. El principio sobre el que se sustenta determinadas actitudes son las de “…y yo de esto que me dices, qué gano…”.

Luego hay otras versiones relacionadas con esta “personalidad”: el “yo-también” y el “yo-tampoco”. Cual “parásitos”, es la típica reacción de alguien que vive junto al “LISTO” tratando de beneficiarse de su estrategia, apoyando y/o desaprobando sus acciones, sin espíritu crítico, pero cuidándose mucho de no molestar para seguir teniendo beneficio propio sin apenas esfuerzo.

No creo que estemos en un momento en el que se siga premiando estas actitudes. La realidad y el futuro van a provocar grandes cambios y espero que del “yo-ísmo” pasemos al “nosotroismo” (¡¡¡menudo vocablo!!!)… porque del esfuerzo de un colectivo con intereses comunes, el beneficio será común y compartido. Porque los recursos son los que son y todo deberá ser realizado pensando en lo que dejamos para los demás y en la estrategia “ganar-ganar”. Se inpone una nueva etapa donde pasemos de un único espacio de relación a la suma de espacios coordinados de relaciones (¿qué son pues las redes sociales?) y de intereses comunes y compartidos, una nueva puesta en valor de los valores más humanistas y, espero, que sea verdad todo ello.

Como un ejemplo concreto, desconozco el número de iniciativas totales que han salido de la última acción que se ha promovido desde Innobasque, los WOKA Euskadi, pero en la que participé, una de las iniciativas e ideas que surgió en común era que se debía dar un cambio cultural y moral de los ciudadanos, más pensando en los demás, en el beneficio global y en conceptos como la racionalidad, la sostenibilidad y el equilibrio.

Como una vez me comentaron, hay que pasar de ensalzar al “listillo” a volver a valorar al “inteligente”. Espero que el yo-ísmo vaya pasando a los anales de la historia como uno de los muchos motivos que posibilitaron el cambio hacia una sociedad mejor.

8 responses so far

« Prev