Archive for febrero, 2013

Feb 26 2013

Un nuevo viaje hacia la consultoría artesana

Published by under artesanía

Izar una vela es mucho más que situarla en lo alto de un mástil. Supone hacerlo para dirigirte de la mejor manera posible hacia un lugar determinado con toda la intencionalidad del mundo. Quiero ir hacia allí y vamos a ver cómo uniendo la vela, el mástil, el timón, el equipo, el análisis del mar, de las olas, el viento, pero sobre todo el trabajo y la emoción llegamos a un destino. Sabiendo además que en el camino nos podremos encontrar alguna que otras dificultades, pero esto también forma parte del trayecto. Mucho de todo esto hicimos este pasado viernes y sábado unos cuantos profesionales del mundo de la consultoría artesana en un espacio llamado precisamente IZADA, en Madrid. Simbólico. El nombre ya dio pistas de lo que iba a suceder en las intensas horas que pasamos juntos. Y la verdad es que el trayecto tiene muy buena pinta.

Compartimos (yo, por segunda vez después de 2011) una nueva manera de hacer las cosas, una nueva manera de entender y practicar la consultoría tomando distancia de otros formatos, respetables por supuesto, pero que se alejan bastante de lo que entendemos una forma más humanista de ayudar a evolucionar las organizaciones en espacios de interacción y de trabajo más personales, de cercanía, de compromiso, de equipo, de pasión por el proyecto y de disfrutar con él buscando juntos una solución.

En esta ocasión, el punto de partida que nos unía era cómo adaptarnos a este nuevo momento que estamos pasando, un mercado diferente, en evolución y en situación de crisis pero también lleno de oportunidades y además con la mirada lo suficientemente amplia dada la disparidad de situaciones personales. Ideal para entender todos los puntos de vista y tratar de poner un foco en común, entre todos. Reto apasionante.

Me gustaron especialmente varias ideas:

  • Como quiera que la situación es especial y variada, retomamos sin dudarlo la declaración base de la Consultoría Artesana definida allá por el año 2010. Y sigue aún más vigente que nunca. Porque de su lectura detenida y reposada, es como volver a los principios, a lo que nos une. Cada uno en su campo de actuacion y especialización, cada uno con sus proyectos en los que trata siempre de ayudar a evolucionar pero siempre desde un enfoque y una filosofía común. Es curioso y gratificante a la vez que en tiempos que pueden parecer líquidos y difíciles, volver a retomar unos principios sin dudarlo es como afianzarse aún más en ellos. ¡qué difícil es hoy encontrar algo tan vivo y actual como tu propia identidad!
  • Red: la red, la red, la red. Se nos sigue llenando la boca de palabras como colaboración, puesta en común, equipo, pero lo que es cierto es que juntos, con opiniones abiertas y sinceras pero siempre pensando en el bien conjunto, se gana mucho más a nivel individual. Y esas casi 12 horas que pasamos juntos trabajando fue el fiel reflejo de todo ello. Cuanto más se da la opinión individual, mejor es para el colectivo. Cuanto más fuerte es el colectivo, mejor es cada un= de nosotr=s. Es algo que redunda en una doble dirección. La red es eso. Como comentó Manel en un momento de la reunión “…un poliedro con caras diferentes, individuales, donde a veces uno no se ve con el otro, pero que en cambio se siente perteneciente bajo un tronco común…”. Y ese poliedro se pone a trabajar en cada proyecto, uniendo de forma complementaria las caras necesarias y siempre aportando lo que el proyecto requiere y más allá: vivir y sentir el proyecto, emocionarse con él, sentirlo.
  • Hay oportunidades porque se siente que el mercado da señales. Y al mercado no le vale con lo que había hasta ahora sino que quiere algo diferente. Seguramente no sepa muy bien qué ni dónde se encuentre, pero le atraen los enfoques diferentes, los otros puntos de vista, la búsqueda de otros objetivos y otros procesos para llegar a ellos e incluso otro tipo de relaciones. Me quedo con una frase que salió a la palestra: ¿existirán los clientes artesanos? Existen. Porque los problemas a los que se nos enfrentamos son de otro calibre y requiere de otros puntos de vista y de otras metodologías. Las redes sociales, los blogs, las referencias y las prescripciones, la red, las inquietudes, forman parte de este nuevo estilo e intuimos que son partes de ese nuevo concepto de artesanía llevado al cliente.
  • Para lograr la visibilidad y la reputación hay que abrir. Abrir wikis para ver la práctica, para mostrar lo que se ha hecho pero sobre todo cómo se ha hecho. Abrir desde la confianza para dialogar y conversar, para escuchar opiniones diferentes pero con un enfoque similar. Abrir para compartir inquietudes y para sumar respuestas. Abrir para ser más solidario y ayudar para aportar. Abrir para que la comunidad sea de mayor valor aún. Es una actitud. Ocultar, esconder, guardar bajo llave no son palabras que estén en nuestro diccionario. El taller y la formación demuestran la relación, el sentido de apertura de la filosofía artesana, lo muestra y sobre todo lo pone en práctica. Abrir.
  • El camino se muestra andando: mostremos y hagamos. Sobre la mesa un reto para tod=s: enseñar y mostrar lo que es y lo que significa la artesanía. Lo que es la red y el valor de cada una de esas caras del poliedro. Como reza un slogan del proyecto de rehabilitación de la Catedral de Vitoria-Gasteiz, vamos a estar “abiertos por obras” porque estamos esbozando una idea de encuentros donde hablemos y debatamos sobre ello. La idea es que antes de la llegada del verano podamos realizarlo. Ya estamos en ello. Y como las nuevas marcas, ésas que interactúan y se muestran transparentes, el proceso formará parte de la comunicación.

Apuntes, notas, dibujos a mano, fotos, videos, mapas mentales, pizarras… un montón de ideas que hemos compartido y sobre las que hemos debatido. Y sobre todo un montón de “buena gente muy buen”a con la que es justo reconocer que se aprende mucho y se dejan aprender. Llegamos, juntamos 4 mesas, nos pusimos alrededor y a trabajar. Gracias, muchas gracias a José Miguel Bolívar, Antonio José Masiá, Manel Muntada, Amalio Rey, María Jesús Salido, Asier Gallastegi, Juan Sobejano y Julen Iturbe. Y otra mucha más gente que estuvo al tanto y que se sumará al carro y a los que esperamos para tirar de él y disfrutar del viaje. Aquí tenéis el albúm de fotos creado por Amalio, un storify realizado por José Miguel, el post de Julen y el video creado por Asier. Levemos anclas e izemos la vela. Comienza un nuevo viaje. ¿Subes?

_______________________________________________________

El video de inicio es de Asier Gallastegi, la foto de grupo de Amalio Rey y el dibujo final de Manel Muntada

Actualizando constantemente los posts del resto de compañeros:

15 responses so far

Feb 21 2013

Cuándo y dónde

Published by under publicidad

El mundo de la publicidad tiene tres excelsos momentos en el año: el Festival de Publicidad de Cannes, el día de nochevieja y el momento siguiente tras las campanadas del año nuevo y la SuperBowl. Es el típico caso en el que no sólo se alimenta el ego de los que somos publicistas sino que llega a una gran parte de la población. Ya no es lo que era, pero se sigue hablando del spot que va tras las campanadas de la Puerta del Sol, sigue habiendo programas de publicidad en canales de televisión y también hay repercusión de la Superbowl. Mucha. Es lo ideal de la publicidad: que traspase la línea de la profesión para convertirse en un hecho cultural y social.

La frase que se está convirtiendo en tópico de que la publicidad (los medios, la televisión, los periódicos, la radio,…) está en crisis, muestra efectivamente que es un tópico. Tras la Superbowl de este año afirmo que de crisis, nada de nada. La profesión está más viva que nunca (igual que en el resto de sectores) y que el problema está en que no sabemos ubicarnos en este nuevo tiempo, que quizá debamos repensar los modelos de negocio. Y en especial que seguimos sin comprender a la gente ni en especial los contextos, los momentos. Así que primero más que buscar excusas pensemos en hacer los deberes. Que los hay.

La tecnología nos ha cambiado. Afortunadamente (sí, afortunadamente) tenemos un sinfin de herramientas que nos hacen la vida más sencilla, más inmediata y que pueden sernos útiles. También es verdad que parece que vivimos pendiente de las apps, los móviles, las tablets e internet, pero lo que hemos de reconocer es que la tecnología nos ayuda. Y lo que hemos de pensar es en qué medida queremos que la tecnología forme parte de nuestras vidas, dónde, cuándo, cuánto y para qué. Bendita reflexión que hay que hacer. Una urgencia, un dato, una referencia, un contacto, una medición… todo esto lo podemos hacer en la actualidad fácilmente a golpe de un click, de un dedo. ¡Chas!. Y esto es una gran ventaja.

Aquí es donde entran a formar parte de nuestras vidas no sólo una aplicación sino una marca. ¿Cuándo y dónde la necesitamos? ¿Y para qué? Hablaba hace unos días que en el momento en que te sientes útil es cuando pasas a formar parte de la vida de una persona. Y si eres capaz de responder a la expectativa y a la necesidad planteada, es difícil que pierdas el vínculo. Entonces comienza una de esas fases esenciales: fidelizar al cliente, mantener la relación e ir aportando cada vez más valor. Funcional y emocionalmente. Pero sobre todo desde la relación que tiene una propuesta de valor con una persona a través de una marca. Una marca es una idea que conecta y esa conexión es la que hemos de valorar. Cómo conectar, de qué manera, cuándo y para qué.

Son preguntas que deberíamos hacernos con total humildad. ¿Cuándo somos importantes para las personas? ¿Cuándo somos útiles y en qué sentido? Anteriormente las campañas de publicidad se caracterizaban por poner el enfásis en ocupar todo el espacio de una persona y atiborrarle de mensajes para que a base de repetición y repetición (esos llamados plan de medios que en realidad consistían en cuándo y cuánto hay que bombardear con el anuncio, casi en forma de spam) pudiéramos encajar como fuere nuestro producto. Pasada la campaña de publicidad, esa marca desaparecía del mapa. Se podría pensar incluso que se había fundido todo el presupuesto del que disponía y poco quedaba para el resto del ejercicio. Hoy, con la tecnología esto cambia… ¿seguro que cambia?

Pues creo que sí. Porque hay momentos y momentos. Hay que identificar cuándo hemos de comunicar nuestra principal propuesta de valor, cuándo hemos de acercarnos al público emocionalmente, cuándo les hemos de sonreir, cuándo les hemos de dejar hablar y cuándo tenemos que estar callados. Interpretar el momento es sinónimo de comprender y entender a nuestra comunidad, a nuestras personas.

La Superbowl de este año ha mostrado este camino. Sí, USA es diferente y lo que queráis pero lo que es verdad es que para mejorar tenemos que auto-ponernos el listón donde se ubican los “avanzados”. Y este año ha dado para mucho:

  • el “antes”: como elemento clave. Marcas que sugieren a sus públicos que elaboren el mensaje a lanzar en dicho evento. Marcas que juegan directamente desde el crowdsourcing, proponen una idea y dejan el final abierto a sus personas. Esto es engagement, esto es buscar el vínculo a través de la participación activa de las personas, en diferentes niveles. La pregunta, ¿hasta dónde dejamos que nuestros públicos construyan el propio relato de nuetsra marca? ¿lo hacemos? ¿lo hemos pensado siquiera?. Y además multicanal: televisión y digital al mismo tiempo, redes sociales funcionando a todo trapo y un espacio donde comprobar cada día la evolución y cómo el proceso se va construyendo. Aaaaayyy el proceso como estrategia de comunicación (ya hablaremos de ello).

 

  • el “durante”: o cómo conjugar tu emisión de publicidad con la interacción y la comunicación con l=s usuari=s. O también cómo extender tu pieza de comunicación más allá de lo que dure la misma. Aquí lo que nos ofrecen las redes sociales es de tal calibre que podemos estar al segundo contando cosas, interactuando, escuchando y sobre todo creando. ¿Se produce un apagón en el estadio? calma, mi marca te entretiene. Eso es por ejemplo lo que hizo Oreo, con una pieza específica creada al momento y difundida por Twitter. ¿Increíble? Muchas veces acudimos a eventos, estamos en un acto social, cultural, festivo… y contamos lo que ahí está pasando. Nosotros como personas, en vivo… ¿y las marcas son capaces de interactuar ahí? y no quiere decir que tengan que meter publicidad porque sí, sino tratar de formar parte de la conversación. No ser ajenos a la realidad que se vive y formar parte de ella.

 

Source: Uploaded by user via Juanjo on Pinterest

Recojo una serie de frases que demuestra el éxito de este trabajo de info-mediatez (vía Wired) (el subrayado es mío):

The message caught on almost immediately, getting nearly 15,000 retweets (as of this writing) and more than 20,000 likes on Facebook – not quite Beyoncé halftime show numbers, but pretty impressive for a one-off joke made by a cookie.

So how did Oreo put their own twist on the lights-out scenario so quickly? Turns out they had a 15-person social media team at the ready to respond to whatever happened online in response to the Super Bowl — whether it was a mind-blowing play or half the lights shutting off. So not only did they have a regular commercial run during the first quarter, they also had copywriters, a strategist, and artists ready to react to any situation in 10 minutes or less.

“The new world order of communications today incorporates the whole of the way people are interacting with brands right now,” Sarah Hofstetter, president of digital marketing agency 360i, which handled game-day tweeting for Oreo, said in an interview with Wired. “Once the blackout happened, no one was distracted — there was nothing going on. The combination of speed and cultural relevance propelled it the forefront.

The social media team also did some planning ahead; for example, they had two different versions of the victory tweet, one with the colors of the San Francisco 49ers and one with the colors of the (now-victorious) Baltimore Ravens. According to a spokeswoman for Oreo’s parent company Mondelēz, it’s still too early to determine what effect the ad may have on sales, but Hofstetter notes that even almost 24 hours after the game, “if you search ‘Oreo’ on Twitter right now, it doesn’t stop rolling. It is absolutely amazing.”

In an environment where advertisers are spending nearly $4 million to run a spot during the Big Game, having a brand respond in real-time on social media is a clever way to reach people on smartphones and computers — particularly when a survey prior to the game found that about 36 percent of Super Bowl viewers would be consulting a second screen.

“The Super Bowl channel is very saturated,” Berger said in an interview with Wired. “I think a retweet is much more engaged, it is suggesting that the audience is not only processing this message but actively engaging with the message and selecting the message to pass on to their friends.

  • el “post”: para mí una de las grandes diferencias entre la comunicación de las marcas de hoy es que antes las campañas tenían punto y final, sabíamos cuándo empezaban y cuándo acababan en función de los recursos económicos que tenías: más dinero, más tiempo… y hoy en cambio, una campaña sí que puede finalizar pero en cambio la relación entre las personas y la marca, sigue y ha de seguir. Fidelizar conversando, fidelizar actuando, fidelizando escuchando y respondiendo. Fidelizar apalancando contenidos.

Nos sigue quedando camino por recorrer, mucho. Pero sobre todo la lección que al menos yo me llevo, es que hoy tan importante es tener una buena ejecución sino sobre todo ser conscientes del CUÁNDO actuamos, de las oportunidades que se presentan, de los momentos de una persona en los que podemos estar a su lado, y también DÓNDE queremos estar, en qué espacio, respetando sus códigos y sus tonos, respetando el protagonismo de las personas en ese contexto y siendo uno más en esa relación.

Repito las preguntas que he hecho antes porque creo que convendría dedicarles un poco de nuestro tiempo:

¿Cuándo somos importantes para las personas?

¿Cuándo somos útiles y en qué sentido?

¿Cuándo y dónde la necesitamos?

¿Y para qué?

La gran lección aprendida debería ser primero cómo alternar y converger una estrategia que combine socialmedia con otros formatos de comunicación, jugando en todo momento el papel de la interacción, y por otro lado la llamada a ésta. ¿O no?

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de Belén Montilla

No responses yet

Feb 14 2013

Uno más uno es más que dos

Presenté hace un par de semanas un post en el que relacionábamos personas con marcas y con tecnología: Solomo, planning, marcas y personas. Y comenté que había más trocitos personales-profesionales. Éste es otro de ellos. Lo cierto es que visto unos días después me doy cuenta de que la charla que tuvimos Julen Iturbe y yo bajo la atenta “mirada” y la edición posterior de Josi Sierra cundió bastante. Ya sabes, te pones a hablar, una cosa te lleva a otra. Así se pasó el tiempo sin apenas darnos cuenta. Es lo grande que tiene el proyecto Conocity.

Cuanto más profundizo en el mundo de las marcas, más me doy cuenta de que el branding en realidad va de personas. Las marcas relacionan personas. Pero además en la medida que somos capaces de comprender la vida y unas expectativas determinadas en un momento concreto de dichas personas, las marcas adquieren un sentido para ellas. Si no, no sirven de nada. Utilidad le llamo con total crudeza. Sentirte útil para satisfacer una necesidad. ¡¡Ojo!! que ésta puede ser funcional y/o emocional. Se produce entonces la conexión y el vínculo entre una expectativa en un contexto determinado y una propuesta siempre en forma de valor. Ese puente que une es la marca, una idea que conecta. Sin más. Porque si no hay conexión, no hay marca. Recordad eso de:

Sólo existe una marca cuando alguien la interpreta

Si esto es así, las marcas están más cerca de las personas que simplemente de quien la tiene registrada ante el registro y bien protegidita. Por tanto, el potencial que tenemos, el desarrollo futuro, el nivel de credibilidad y utilidad e incluso el nivel de innovación que está ante las marcas radica en gran medida en esas personas con las que tenemos una relación. Y ahí comienzan todas esas ideas que surgen en eso que vamos denominando “branding abierto“. Y de lo que estamos hablando en este tiempo, en lo que Jon Saez está investigando y trabajando y en lo que iremos relacionando (espero) en un futuro presente cercano alrededor de eso que vamos llamando también empresa abierta.

Conocer, interpretar, dar la voz, desarrollar, marcas, branding… pero sobre todo personas. Por segunda vez, vuelvo a insistir, PERSONAS. Tenemos tela que cortar. Así que ahí tenéis el video. Apenas 8 minutitos de conversación. Qué grande Josi. Qué grande Julen.

7 responses so far

Feb 07 2013

Contigo aprendí

Published by under branding,Reflexiones

Recuerdo que hace unos años, mi hermano Javier realizó una escultura de madera con una puerta entreabierta. Era un encargo para un regalo corporativo. La idea que subyacía era que tras una puerta abierta siempre hay un misterio, una especie de curiosidad y una oportunidad para entrar, una invitación a eso que está por descubrir.

A finales del 2009 se abrió una puerta. Me convocaron a una reunión donde se nos enseñó un proyecto que no me lo creía: un vehículo biplaza que era 100% eléctrico y electrónico, que se plegaba y giraba sobre sí mismo. No me lo podía creer. Pero iba más allá, porque el proyecto era más que únicamente este vehículo. Era todo un sistema de gestión de la movilidad en ciudades con problemas de espacio, parking, saturación de tráfico… “Y esto lo vamos a hacer aquí”. Así empezó mi relación con lo que a partir de un mes después, en enero de 201o, le llamamos HIRIKO.

Ya he comentado aquí algunas cosas sobre HIRIKO. Han sido 3 años impresionantes en los que por primera vez me situé al otro lado de la mesa. Sí, porque en mi experiencia profesional anterior siempre estuve en el lado de tratar de ayudar a construir y desarrollar una marca, asesorar, recomendar a empresas, organizaciones e instituciones a comunicar mejor y a que sus marcas fueran creciendo poco a poco. En esta ocasión, me tocaba estar al otro lado: todas esas ideas, recomendaciones, discursos, propuestas, etc… habían que ponerlas en marcha. Ha sido la lección de mayor humildad y reto profesional a la que me nos he hemos enfrentado en esta vida profesional que uno lleva. A ese lado de la mesa se ven las cosas de otra manera.

Clip HIRIKO from HIRIKO Driving Mobility on Vimeo.

Final video Global Launch Hiriko in Brussels from HIRIKO Driving Mobility on Vimeo.

El proyecto habla por sí solo. Y el trabajo desarrollado está ahí. No quiero explayarme sobre ello. Pero me gustaría reflexionar sobre la situación que jugamos muchas veces en nuestro quehacer profesional. Sentados sobre una mesa, rodeados de ideas y proyectos a poner en marcha, junto a un montón de personas que trabajan en el mismo proyecto pero en funciones diferentes, profundizando siempre en lo que uno hace o cree que sabe hacer. ¿Alguna vez habéis pensado en cómo es vuestro trabajo pero poniéndonos en el otro lado, en el que lo recibe? Porque claro, uno se enfrasca en su día a día, en sus habilidades y conocimientos, pensando en que es todo sapiencia y a veces la realidad es bien otra. O al menos lo puede parecer.

Muchas veces nos recreamos en “recomendar” al resto lo que ha de hacer, lo que debe pensar, cómo debe actuar. Cierto es también que para hacerlo tratamos de profundizar más allá de una simple charla, para poder emitir un juicio o recomendación medianamente sólido y argumentado. ¿Pero qué pasa si sólo estamos en este lado del juicio y la recomendación? ¿hasta qué punto seríamos realmente coherentes tanto en un lado como en otro proponiendo y realizando lo mismo? Si digo que quiero un café con leche caliente, ¿seríamos capaces de poner un café con leche caliente tal y como le gusta al que me lo ha pedido?

Ésta es una de las grandes lecciones que he aprendido en este tiempo. He aprendido de marca mucho más que meramente hablar de marcas y lo importantes que son. He aprendido mucho más de digital que simplemente decir que hay que tener presencia digital. He aprendido mucho más de eventos que hablar sobre el compromiso y la actitud hacia cada mínimo detalle. He aprendido más de gestión de contenidos que solamente decir que “el contenido es el rey”. Aprender. Creo que el aprendizaje es la coherencia entre lo que oyes y lees y lo que pones en práctica. Hay una preciosa frase de Confucio que lo muestra sabiamente:

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.”

Eso. Lo hice y lo aprendí. Siempre te queda también esa sensación de que hay cosas que se quedaron en el tintero, en el cajón, que eran simples garabatos que dibujabas en una servilleta de papel o que no se pudo poner en marcha. La perfección es el camino nunca el punto de llegada. Y en ese camino de 3 años de muchos retos, ideas, problemas, propuestas, dudas, ayudas, apoyos, etc… hemos estado caminando. Orgullosamente, por cierto.

HIRIKO: a brief history of our project from HIRIKO Driving Mobility on Vimeo.

SIX – TRIBUTE TO DIOGO VASCONCELOS from SIX on Vimeo.

Además de este aprendizaje me llevo una de recuerdos que es imposible mencionar uno a uno: las ciudades que hemos recorrido, Bruselas, la oficina y el taller de montaje, pero sobre todo las personas, muchas personas. Much=s compañer=s, muchos colaboradores, mucha gente que siempre ha estado dispuesta a ayudar, a soñar y a mirar para delante y a superarse cada día. No se ha desperdiciado ni una gota de sudor, ni un minuto de trabajo. Y esto seguirá, vaya si seguirá. Pero lo que quedará para siempre en mi retina es la gente. ¡Qué pocas veces nos damos cuenta de toda la gente que nos rodea cada día!

Uno ha de aprender de cada experiencia que vive. No basta con sentirla, hay que hacer el ejercicio de analizar y actualizar cada paso que recorres para dar siempre lo mejor de un= mism= en el momento que estés. La vida está llena de pequeños/grandes proyectos por los que vamos pasando. Cada uno de ellos tiene sus particularidades pero de todos siempre te llevas algo. Ese bagaje no tiene precio. Y muchas veces lo más grande es que los proyectos siguen adelante aun no estando presentes en él. Y en muchas ocasiones un= se enfrenta a nuevos proyectos en los que deja su impronta y recoge toda una experiencia válida para el futuro. Así Hiriko se suma a otras experiencias y proyectos profesionales que he afrontado en mi vida profesional, con un recuerdo realmente especial. Ha sido todo un reto.

Ahora miro esta escultura y pienso qué es lo que hay al otro lado de esa puerta que siempre se abre, que es la vida de uno. Ya había algunas cosas antes al otro lado pero ahora esa puerta es más grande. Decía la leyenda que acompañaba a esa escultura:

“… mira! no está cerrada la puerta … está abierta”

Aun queda una oportunidad… incluso más de una. Simplemente se trata de aprovecharla. No te quedes parado. ¡Adelante!. Siempre hay un resquicio por el que pasar. Aunque la vida nos lleve frente a un muro que parece insuperable, podemos hallar un instante, un momento que nos permita cruzar el umbral de una nueva ilusión que nunca hubiéramos imaginado. Vamos. ¡Ahora!. Es el momento.

Esta obra escultórica quiere hacer un guiño a la curiosidad y al atrevimiento de asomarnos a la intimidad ajena y a la sorpresa… A lo prohibido y a lo público. Mirar al exterior por este resquicio que nos permite pasar por una puerta casi cerrada pero sobre todo por una puerta abierta a la esperanza, al futuro y a la ilusión.

Porque estoy seguro que al otro lado hay mucho por descubrir, mucho por ver pero sobre todo muchísimo por aprender y aportar haciendo, learning by doing le dicen, ¿verdad? La mochila se va con ideas, con errores y aciertos que estoy seguro me nos servirán para seguir avanzando en el desarrollo de marcas y en una mejor comunicación, que esto está cambiando muchísimo. Estoy seguro que se abrirán nuevas puertas. Que abriremos otras muchas puertas, juntos. Esta pedazo expresión que denomina este blog es mi continua y diaria búsqueda personal y profesional: equiliqua o “ese punto de vista certero al que hemos llegado alguna vez“. Esa puerta que vamos a descubrir y a encontrar el casi-Grial.

Aprender. Es la palabra que mejor define esta reflexión.

Gracias. Es la consecuencia que mejor define esta experiencia.

_______________________________________________________

La foto de inicio es de Flickr, de marcus_jb1973. La otra foto es de la escultura de mi hermano Javier.

12 responses so far