Archive for octubre, 2013

Oct 31 2013

Hoy es el primer día de tu nueva vida

De la misma forma que cuando apruebas el examen práctico y te dan el carnet de conducir no quiere decir que sepas realmente a conducir, cuando haces un curso de formación en un tema especializado, no quiere decir que tu vida profesional cambie radicalmente desde ese momento. No es tan fácil. No obstante, es un paso, un gran paso para afrontar los nuevos retos que nos depara el futuro presente. Esto fue lo que se nos propuso Izaskun Merodio (eskerrik asko Izas) desde Inguralde, Centro para la promoción, formación y empleo perteneciente al Ayuntamiento de Barakaldo, con el encuentro de cierre del Plan de Empleo Sarelan, bajo el título “Construye tu red profesional para el Empleo“. En él, junto a las 84 personas que han participado en los diferentes programas formativos durante estos últimos meses, participamos Silvia Muriel y el que suscribe, para relatar la experiencia personal – profesional de cada un= de nosotr=s en este contexto, el de iniciar una nueva etapa profesional. Como el propio folleto del evento aclara, se trata de comprender que…:

El mercado laboral actual aconseja nuevas formas de enfrentar la búsqueda de empleo y la calidad del mismo. El desarrollo profesional, la estabilidad laboral y la calidad del empleo en el futuro parecen estar vinculados a la capacidad personal para desarrollar roles diversos como profesional por cuenta ajena, freelance, colaborando en proyectos grupales o iniciando una actividad empresarial. En cualquiera de estas situaciones, resulta aconsejable la construcción de redes profesionales que permitan el desarrollo de proyectos colaborativos, que faciliten el flujo de información sobre el mercado y que complementen las competencias técnicas personales en redes multidisciplinares.

El caso es que ha sido para mí un ejercicio interesante de auto-reflexión para compartir mi propia experiencia en este ámbito y mis reflexiones y ánimos para quienes empiezan un nuevo capítulo en su vida. Porque así le he llamado a la charla “Hoy es el primer día de mi nueva vida”. Y me he puesto en el contexto de hace casi ya 4 años (¡cómo pasa el tiempo!) cuando comenzaba una nueva etapa en mi vida, el capítulo 4 de la misma, que he titulado “En busca de Juanjo Brizuela”. Un nuevo ciclo personal y profesional que sabía cómo empezaba y no sabía siquiera dónde iba a llegar. Comenzaba una etapa en “solitario”, tratando de reencontrar a esa persona que quería disfrutar del por qué de la publicidad y sobre todo el por qué de las marcas, y que quería sobre todo profundizar y centrarse en una única visión: situar a la marca en el epicentro de las organizacionesy cómo se pueden tomar decisiones en las organizaciones desde la marca. ¿Cómo? Dando pasos. Uno tras otro. Vértigo mucho, pero también ser fiel a esa idea. Han sido 4 las grandes ideas que he transmitido:

  1. “Saber cuál es tu valor añadido”: Reconocer, identificar, descubrir, preguntarte qué es lo que pretendes aportar con tu conocimiento, tus capacidades y tus habilidades. Sí, es un ejercicio durísimo el de autoconocerte, o como perfectamente explicó Silvia Muriel, reconocer tanto tu Autoconcepto como tu Autoestima. Este ejercicio es básico. Quizá reconocer qué sabes hacer bien, qué puede llegar a tener sentido para otr= es algo que deberíamos realizar en una nueva etapa que se inicia pero sobre todo recomendable hacerlo cada cierto tiempo, para no perder perspectiva o para recorrer un nuevo camino que permite sentirnos mejores consigo mismo. Y en este ejercicio no vale sólo el QUÉ sino en especial el CÓMO. Aquí, puedo decir personalmente que el concepto de la artesanía que tanto hemos hablado aquí, me ha abierto una perspectiva esencial en mi vida profesional y personal.
  2. “No estás sólo, rodéate, acompáñate, RELACIÓNATE”: aun cuando da vértigo “lanzarte” al mundo laboral de manera solitaria, lo cierto es que somos en la medida que compartimos y colaboramos. Reconozco que hay momentos de “soledad” duros, en los que no tienes a tu lado a alguien a quien puedas decirle “¿qué te parece esto que estoy haciendo?” pero en cambio, hoy, es posible poder conectar con personas que generosamente te ceden parte de su tiempo para escucharte, comentarte, simplemente charlar para volver a situarte en un espacio real. Recordaba que una de las primeras cosas que hice cuando comenzó mi personal “capítulo 4” fue realizar un mapa mental con aquellas personas (sí, personas) con las que quería tener relación y sobre las que quería contar…y si fuera posible que pudieran contar conmigo. Fue un ejercicio interesante sobre todo por reconocer aquellos campos en los que “no aportas valor” y en los que es mejor ir “junto a” que no “solito por el mundo”. Ese ejercicio lo repito periódicamente, sumo, reviso… como en un equipo de baloncesto, lo importante es tener el equilibrio suficiente, no hace falta tener a los mejores sino rodearte de aquella gente que realmente aporta al común, donde está clara la sintonía y la empatía, o como dijo en su momento Alberto Barbero, “conectar la wifi emocional”.
  3. “Dices lo que eres, eres lo que haces”: en un mundo lleno de ruido, donde bien es cierto que la tecnología socializada nos ayuda a “contar” nuestra experiencia, no basta sólo con decir y contar nuestras ideas y reflexiones (como este blog) sino sobre todo lo importante es “hacer” eso que dices. Hoy es importante aportar valor a las organizaciones más que decir que hay que aportar valor. Si dices que eres innovador, innova. Si dices que haces branding, ayuda a tomar decisiones desde la marca. Es el ying y el yang, son dos caras de las misma manera. De una etapa de mensajes pasamos directamente a una etapa de experiencias. Lo decía Woody Allen: “Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”Vaya reto tenemos por delante desde la comunicación porque esto cambia el paradigma… y vaya si lo cambia. La coherencia se coloca en primer plano de nuestras decisiones y acciones.
  4. “No es un proyecto, es EL proyecto”: recuerdo con especial atención una entrevista que oí en su día a Manolo García, de El Último de la Fila. En ella le preguntaban cómo era posible que en una gira por todo el país, día sí día también, estuviera siempre al máximo en cada concierto. A lo que él respondió que “…esa persona que llevaba tiempo esperando en verlos en directo, que había pagado un dinerito por verles actuar, se merecía todo su respeto y todo su esfuerzo para no defraudarle…”. Tenemos que cambiar el chip de nuestra forma de actuar ante los proyectos. Hemos de desterrar el copy-paste de nuestro día porque nos limita, nos impide progresar pero lo peor de todo es que así no entenderemos jamás las verdaderas necesidades de nuestro cliente ante un problema, SU problema. De esto, volvemos a aprender de nuestros artesanos: un único oficio pero cada tarea, cada proyecto era diferente y único. Entenderlo como SU proyecto como EL proyecto, cambiará la forma de relacionarnos en el mercado, de implicarnos y comprometernos en su solución y sobre todo nos hará crecer profesional y personalmente, sin duda. Probad un día a plantear un proyecto no sin buscar “algo parecido” que hayamos hecho antes, sino realmente tratar de entender e interpretar el problema e ir buscando una solución, casi desde 0. Seremos honestos con el cliente y sobre todo con nosotr=s mism=s, nos exigirá dar el máximo y, ésta, es la mejor manera de fidelizar no un cliente, sino una relación.

Ésta ha sido la base de la charla. Lo cierto es que da vértigo iniciar una nueva etapa en tu vida. Era curioso cómo en el debate posterior, surgían preguntas con dudas, que reflejaban miedos, que se preguntaban por cómo rodearte de compañer=s de viaje, con cómo afrontar cada proyecto. La vida misma. No hay solución científicamente probada sino la experiencia vivida y aprendida. Lejos de esos discursos institucionales de “hala, ya os hemos formado; buena suerte“, la realidad del día a día es otra y sí, merece la pena vivirla. Os dejo la presentación para que la podáis ojearla. Siento una pequeña contradicción no obstante. Creo que una de las armas más peligrosas que existe y ha existido son los Curriculum Vitae. Páginas y páginas de cosas que lo único que hacen es dificultar la ventaja, empatar las personas y donde explotan más las amenazas del “otro curriculum” que apostar por tus fortalezas y tus oportunidades. No me gustan los CV, lo siento. Pero por otro lado, parece que ahora la moda es que hay que emprender sí o sí, y no es fácil. Hay su momento, hay que saber lo que requiere y cualquiera no vale. Lo siento pero me corroe esta duda en forma de paradoja. O curriculum o emprender. Me encantó una frase que comentaba Silvia en la que expresaba eso de que “…le encantaría saber qué se diría y cómo prescribiría un cliente actual con un posible futuro cliente, recomendándole su trabajo y su experiencia…”. Creo que esa pregunta enlaza con el primer punto: el valor añadido de cada uno, el famoso “qué vendes” y “por qué yo y no el/la otr=“. Actitudes y aptitudes. Profesión y pasión. Pero sobre todo, dar un paso cada día. Espero que haya servido y ayudado. De momento, he aprendido bastante de esta reflexión. ¿Y tú?

Hoy es el primer día de tu nueva vida / Inguralde / Equiliqua 30oct13 from Juanjo Brizuela

_______________________________________________________

P.D.: Utilizo un conocido video, ¿Bailamos?, que enseño Silvia en su presentación. Es sencillamente genial.

8 responses so far

Oct 23 2013

Un firme paso al frente

Aún recuerdo cuando trataba de explicar a mis padres en qué consistía mi trabajo. Un día les comenté que estábamos preparando una serie de materiales para una campaña de publicidad de FAGOR para las tiendas de distribución. Entendían eso de la publicidad en los spots de la TV y en los anuncios de prensa y radio, pero con toda seguridad puedo afirmar que al oír la palabra FAGOR, un cierto halo de seriedad y respeto rodeó la incomprensible profesión de su hijo “el pequeño”, que había elegido estudiar Publicidad y trabajaba en ello.

El caso es que aquellos primeros 13 años de etapa profesional en el Valle del Alto Deba, en AZK, han marcado mucho mi vida profesional y personal. Como todo en la vida, con sus lados malos y buenos, pero sobre todo con mucho en positivo. Allí fue donde descubrí el cooperativismo, lo que suponía, las vivencias y las experiencias de mucha gente, su forma de funcionar y su compromiso por una manera diferente de hacer las cosas: Personas, personas, personas… una persona, un voto,… asambleas, consejos, equipos de trabajo, maneras de decidir conjuntas… PARTICIPACIÓN, es la palabra. Era Es aquél un entorno especial por muchas cosas pero si algo tiene de valor es que es DIFERENTE, que no quiere decir ni mejor ni peor, pero en esta vida no me parece ni tan mal.

En aquellos primeros momentos profesionales, para mí, FAGOR representaba todo un paradigma de éxito: marca muy notoria, presencia constante, productos, servicios… de mis reuniones con sus equipos de publicidad y marketing, una lección diaria de aquello que había estudiado durante mi etapa universitaria. FAGOR eran palabras mayores. “Ama, aita, trabajo para FAGOR“… aunque fueran sólo unos simples textos, era para mí todo un orgullo personal y profesional. Pero no sólo vivía la experiencia FAGOR sino en general con el movimiento cooperativo en general. Me resultaba curioso en especial su propio autoconvencimiento de su identidad y su forma de actuar y creo que eso marca porque te hacía pensar muchas de las cosas, no sólo profesionales, que hacemos cada día y la relevancia del debate, el contraste, el grupo, el equipo. Participar, en definitiva. Y eso marca.

De pronto un shock sacude nuestros sentidos la semana pasada: La suspensión de pagos de FAGOR. Sin explorar las causas, ni profundizar en el qué pero sobre todo en el por qué, hay ya suficientes reflexiones en ese sentido. El caso es que aun oyendo eso de que “se veía venir“, no por ocurrir dejamos de salir de nuestro asombro. ¿Cómo ha sido posible? Y en especial el tan osado “¿Y ahora qué?“.

Creo que las empresas son mucho más que unas simples razones sociales y jurídicas. Son proyectos profesionales e incluso vitales, con una misión y sobre todo con una clara orientación al mercado en forma de propuesta de valor. Quien más quien menos decide a qué se quiere dedicar, qué quiere hacer y a quién le puede interesar. Éste es el verdadero fundamento de las empresas más allá del momento en el que hay que decidir qué forma jurídica adoptas: sólo o acompañado, y si es así, sociedades limitadas, anónimas (vaya apellidos por cierto) o cooperativas. Puede parecer que el hecho de optar por ser cooperativa lleva implícito determinados significados que no se deben obviar: personas, decisiones conjuntos, todo para tod=s, participación… Una vez constituido: proyecto, proyecto y proyecto.

Toda esta verborrea actual en contra del modelo cooperativo que estamos leyendo me parece fuera de lugar. Me gustaría saber la relación de las empresas que son S.A.’s y  S.L.’s que se han ido al carajo en estos últimos años y nadie se ha parado a pensar si es fruto del modelo de razón social o no. Si así fuera, desterraríamos para siempre las Sociedades Anónimas y muchas Sociedades Limitadas. Eso sí parece que contra el cooperativismo habían más que ganas para lanzarse a degüello y dejarle una profunda cicatriz. Quizá sea porque el modelo no es tan malo o porque era la oportunidad para ir más allá precisamente del modelo. Triste condición humana. Tod=s, sin excepción, sean cooperativas, sean S.A.’s o S.L.’s deben ser conscientes que hoy precisamente el reto está en saber adaptarse a unos tiempos vertiginosos, a unas condiciones desconocidas y posiblemente a unas situaciones internas que no hemos sido capaces de interpretar.

Por lo que sé, FAGOR representaba el 8% de todas las ventas de la Corporación Mondragón. Y parece que ha caído toda ella. Tomando las opiniones con cierta cautela, si algo ha tenido (y tiene) de positivo el modelo cooperativo precisamente ha sido su disposición a ir creciendo paulatinamente en el tiempo, haciéndolo en otros sectores relacionados con otras actividades ya presentes en el grupo y con la suficiente solvencia para tener una buena (y respetada) presencia en el mercado, con todo el respaldo de un enorme grupo cooperativo. Con toda seguridad, de la solidaridad, el afecto y, por supuesto, la propuesta de valor del resto de cooperativas ayudándose, haya surgido este crecimiento del movimiento cooperativo en todos estos años. Son muchas las cooperativas con una posición excelente en el mercado, en diferentes sectores, muchas. Y no olvidemos que el conjunto de Mondragón Corporación se sitúa entre los principales grupos industriales de todo España. Luego hablar de un modelo de fracaso, como que no.

Quizá estemos en realidad ante un problema simbólico. Porque FAGOR significaba significa mucho y era una de esas marcas muy presentes en nuestras vidas y el germen de todo un movimiento socio-empresarial. Cae FAGOR, cae el modelo. Nuestra mente simplista lo interpreta de esta manera. Pero no es así. Es como que nos han quitado una referencia de nuestro ranking de empresas referentes, con el perjuicio tácito hacia el resto de empresas que sin ser tan “mediáticas” están trabajando cada día y compitiendo en sus mercados. Respeto ante todo.

¿Y ahora qué? es la maldita e irreverente pregunta que nos acecha. Desde mi punto de vista hay que hacer de la necesidad, virtud. Esta situación, además del drama de centenares de familias directas e indirectas relacionadas con FAGOR, requiere sobre todo responsabilidad, determinación y sensibilidad. Responsabilidad ante el mercado, los partners y las familias. Determinación en afrontar el problema con firmeza, afrontar la deuda para irla remitiendo y establecer nuevas estrategias no sólo al corto sino al medio plazo. Sensibilidad, en especial hacia el colectivo interno y más hacia la propia Corporación. No será fácil pero seguro que desde el apoyo de la propia Corporación y en especial desde el “liderazgo” (¿quién da la cara?) se podrá salir del atolladero.

Permitidme dos últimas reflexiones desde “mi campo”:

  • La “marca” FAGOR es, a pesar de todo, MUY GRANDE. Tan grande que quizá sea uno de los pocos activos sobre el que se debiera reconstruir este proyecto empresarial. Realmente ése sea el mayor gap existente, entre el valor de la marca y la respuesta en forma de propuesta de valor al mercado en productos, servicios y soluciones. El valor simbólico es muy grande, la competencia en el mercado es brutal pero creo que DESDE LA MARCA, se puede comenzar a arreglar este desaguisado. Eso sí, necesitará de reposicionamiento y de añadir valores que le permitan acercarse al mercado de una manera más atractiva y sobre todo relevante.
  • Es el momento del cambio cultural en COMUNICACIÓN tanto en FAGOR pero sobre todo en MONDRAGON CORPORACIÓN. ¡Bienvenidos al mundo de la comunicación! Una vez que entras no se puede salir, afortunadamente. Eso sí, no valen meros comunicados de prensa despersonalizados, ni notas a medios. Comunicación es más que eso. Se requiere y se necesita mucho más: más comunicación interna para afrontar la situación de forma natural y transparente con todo el colectivo de trabajadores, que son sus dueños. Se necesita más proactividad en la acción y no esperar a que surjan los problemas para salir a la sociedad con cierta tibieza. Se necesita más acercamiento a la sociedad, a la nueva sociedad, para que se reconozca no sólo un modelo empresarial sino un modelo social. Se necesita más actitud hacia la comunicación para fijar y apalancar esos valores cooperativos que tanta credibilidad dan en un mundo donde se valora mucho a quien se preocupa de los demás y no solamente de llenar sus bolsillos. Se necesita un cambio de actitud hacia la persona: más humana, más cerca, más afecto, más cariño, más, mucho más. Se necesita más y mejor pero no estamos pidiendo un imposible, estamos pidiendo simplemente entender la marca y la comunicación como se merece, a las duras y a las maduras. Espero que este “marrón” obligue a repensar muchas cosas y entre otras, la marca MONDRAGÓN y su comunicación. Es absolutamente necesario.

Así que con el paso de los días, creo que es el momento de dar un decidido paso al frente. Se necesita retomar al ideólogo y promotor de este movimiento, D. José María Arizmendiarreta y situarlo en pleno 2013 y mirando a los próximos años, diciendo aquello de:

Renovarse o morir.
El signo de la vitalidad no es durar sino cambiar.

Así que desde la colaboración, la solidaridad, el liderazgo y sobre todo desde la MARCA. ¡Vamos!

_______________________________________________________

La foto está tomada del post “Ánimo Fagor” del blog de Iñigo Irizar.

13 responses so far

Oct 21 2013

Vitoria-Gasteiz: en busca de la marca perdida

En alguna ocasión oí decir a un entrenador de fútbol eso de “…que es más difícil jugar en casa que fuera de casa…”. Puede parecer incomprensible pero lo es. Esta sensación la he sentido en carne propia este pasado jueves en un evento de “amig=s”. Porque en realidad, E-Innobar es eso: un encuentro de amig=s que se juntan una vez cada mes, en el Restaurante Zabala, a hablar “de lo que sea”, siempre relacionado bien con internet o con otras cosas relacionadas con ello. Cristina Juesas y Oscar Ray, sus promotores, lo logran mes a mes y llevamos así casi 5 años. Lo vi nacer, me senté a aprender de otr=s, y ahora me tocó hablar a mí. Puedo asegurar que la sensación de nerviosismo durante los días previos ha sido intensa. Será eso de hablar ante amig=s.

Una mensaje de Cristina y una llamada de Óscar encendieron la mecha del reto:

… queremos que hables de branding, y en concreto de la marca Vitoria-Gasteiz…”.

Adelante. Y todo por reflexionar aquí sobre lo que tiene que ver con las marcas-territorio, tema que me apasiona. En esta ocasión tenía de especial hacerlo de tu propia ciudad, en la que naciste, vives y sientes cada día. Cuando menos es unir tu profesión con tu condición de persona ciudadano, algo interesante y retador al mismo tiempo. Mi expectativa e inquietud crecía a medida que iba pensando sobre ello.

Me gustó el punto de partida: “Más allá de las campañas de turismo”. Porque desde mi punto de vista, equivocadamente, se tiende a hablar de marca-ciudad en relación exclusivamente a estas acciones de marketing de captación de turistas. Pero una marca-ciudad es mucho más que eso. Éste era la hipótesis de la charla. Sí, ¿pero qué y cómo? era la pregunta que había que hacerse para que quien osara en acudir a la cita, pudiera salir de ella sabiendo un poco más de qué es eso del mundo de las marcas y cómo se relaciona con TU ciudad.

Si al hablar de branding nos referimos especialmente a cómo lograr la conexión entre una expectativa de una comunidad y una propuesta de valor, a través de las experiencias vividas en cada momento, cuando nos referimos a una ciudad esta conexión es aún mucho mayor. No basta con contar únicamente hacia fuera tus bondades sino que éstas deberían reflejarse cada día, en multitud de puntos de contacto con turistas pero sobre todo con ciudadan=s. Cierto es que por nuestra condición de habitantes de una ciudad, seamos más exigentes (en algunos casos), lo pasamos por alto, bien por vagueza o bien porque no se dedican los suficientes esfuerzos en darle valor. Conectar es una palabra mágica y además el reto cuando hablamos de marca-ciudad, es que esa conexión sea hacia fuera pero sobre todo hacia dentro.

Dejo la presentación que utilicé para que le echéis una ojeada si os apetece, pero permitidme explicitar unas ideas para que queden bien fijadas:

  • Cada vez que se cambia un logotipo de la ciudad, matamos la marca: y en el caso de Vitoria-Gasteiz esto ha sido bien evidente en los últimos años. Parece que más allá de pensar en sentido estratégico de la ciudad, nos quedamos en la epidermis del símbolo gráfico y en cambio no se reflexiona sobre la verdadera dimensión de la marca Vitoria-Gasteiz y lo que ella representa y quisiéramos que representara. Es una percepción y una realidad. Cuanto más cambiemos el logotipo, menos me creo que haya una marca potente detrás. Me imagino y repaso las evoluciones visuales de grandes marcas de hoy, y la verdad, poco se ha tocado, pero muy poco. Eso es entender correctamente lo que es el branding.
  • Una percepción queda positivamente fijada en la medida que la experiencia vivida va en la misma dirección: sólo si esto es así podremos confiar en una marca, si no resulta incoherente y sobre todo poco creíble. La cadena continua de valor entre el SER > DECIR > PARECER > HACER, en el desarrollo de una marca-ciudad adquiere su máxima expresión en este sentido. ¡¡Aaaay, cuanta falta de coherencia hay en muchas decisiones!!. Y si no se cumplen, se pierde credibilidad.
  • Situar correctamente el lugar de la “marca-destino” frente a la “marca-ciudad”: Mi percepción en general con las marcas-ciudad es que situamos en primer lugar siempre al turismo, de que el objetivo inicial es atraer este ámbito de actividad cuando creo que el problema que existe es previo a ello. ¿Somos una ciudad atractiva en general? ¿tenemos algo relevante y pertinente para el resto de personas? ¿sabemos qué vendemos como ciudad? Cuando todo esto esté claro y sólo entonces será cuando logremos parecer atractivos para el resto de personas. Es entonces y solamente después de todos estos argumentos previos, cuando el concepto “marca-destino” adquiere su máxima expresión. No antes.
  • Hemos hablado bastante del concepto “Euskal Hiria” en este espacio. Me gusta la idea y su desarrollo. Pero en especial me gusta cómo se estructura la relación entre conceptos tangibles, como la URBS y el CYBER, y los intangibles, como CIVITAS y la POLIS. En la medida que se interrelacione correctamente entre todo ello, podremos disponer de un territorio (ciudad) absolutamente integrado y por tanto, una marca que actúa en consecuencia. Esto dotaría de consistencia a una ciudad, otro de los elementos básicos en el desarrollo de una marca.
  • Cito algunas de mis “recomendaciones”que me salen de muy dentro y que propuse en la charla:
    • la creación de un “city manager“, una especie de CEO de la Ciudad, como si fuera el Director Gerente de una empresa. Por ejemplo, Dublin y Bilbao, lo tienen. Y no, no tiene que ser la/el alcalde.
    • La apuesta firme por la evolución de lo “green” en Vitoria-Gasteiz a la “sostenibilidad
    • la apuesta decidida por sus ciudadan=s pero sobre todo la participación ciudadana
    • la búsqueda y la actitud constante de conectar-nos, sigue habiendo gente anónima haciendo cosas impresionantes en la ciudad que no aflora y que no ayudamos a que afloren
    • la gestión de l=s ciudadan=s de Vitoria-Gasteiz: l=s que son y viven aquí, l=s que no-son y viven aquí, l=s que son que no viven aquí y finalmente turistas, que no son y que no viven aquí. Tod=s somos hacemos la marca Vitoria-Gasteiz
    • el valor del patrimonio histórico-cultural de la ciudad ejemplarizado en la Catedral Vieja pero sobre todo en multitud de espacios singulares que están silenciados
    • la apuesta firme por la relación entre innovación, las “industrias creativas” y el tejido industrial, debilidad del territorio, en especial porque existen iniciativas (pocas) desconexas y desconocidas, pero sobre todo porque más que gestionar se necesita GENERAR.
  • Y apunto aparte una recomendación: la “Vitoria-Gasteiz EXTENDIDA”: Creo que hay recursos más que suficientes para sumar a Vitoria-Gasteiz espacios, lugares, actividades que están en el resto de la provincia de Álava, para sumar a lo que es la propia ciudad. Quizá institucionalmente haya una tarea por resolver y es una mayor coordinación entre Ayuntamiento y Diputación para sumar y no para no-restar. Pero esto lo dejamos para otro momento porque tiene mucha miga.

El caso es que la hora y media que teníamos se pasó volando, hablando, charlando, debatiendo. Sólo puedo decir GRACIAS en mayúsculas… el post-evento fue más que interesante y certificó una vez más que cuando nos preocupa nuestra ciudad, nuestra Vitoria-Gasteiz, salen ideas, personas y nuevos retos que hay que poner en valor. Sólo digo una cosa más (y cierro): la gente está muy pero que muy preocupada por Vitoria-Gasteiz. Por si alguien’es lo quieren entender. Yo me lo miraría.

 

10 responses so far

Oct 07 2013

Cuando los edificios te hablan

Si tuviéramos un estetoscopio y lo pusiéramos en las paredes de una casa, estoy más que seguro que oiríamos un palpitar muy fuerte. Ni que decir tiene que las casas existen porque en ellas hay vida, si no, no harían falta. Serían grises, tristes, sucias… y en ese caso prescindibles. Existen edificios, viviendas que muestran su vitalidad porque cuando contienen personas, se nota. El pausado sonido de las pisadas descalzas por el pasillo, el tac-tac-tac-tac del cuchillo picando la cebolla para la tortilla de patata de la noche, la música de fondo en el salón o las risas de los enanos correteando por las habitaciones. Una planta en la ventana. El contenido supera el continente y eso es de agradecer.

Leí no hace mucho que la diferencia entre un/a ciudadan= y un/a turista es que l=s primeros siempre van mirando al suelo y en cambio quienes están de visita turística van siempre mirando hacia arriba, a descubrir las casas, las viviendas y los edificios, sean como sean. Y seguramente hagáis el mismo ejercicio de imaginación que hago yo al pensar qué ocurrirán en esas casas cuando se habitan en algún momento del día, qué están cocinando o si están leyendo. Los recuerdos de las visitas a las ciudades son siempre en forma del “ladrillo emocional”: edificios, casas y viviendas que contienen vida. Las fotos lo atestiguan. Esta plaza, este museo, esta calle, esta casa. El 80% de cada foto son edificios y nosotr=s siempre en un 2º lugar: “mira, aquí estábamos delante de ………”

Cuando recorres el casco histórico de Vitoria-Gasteiz, seas o no habitante de él, descubres otra ciudad. Tengo la suerte de vivir en él desde que me “independicé” y siempre tengo la sensación de vivir en una etapa de la historia que ya pasó pero que se sigue construyendo día tras día. Me imagino a los caballeros, a l=s artesan=s en sus calles trabajando, a l=s niñ=s jugando a pillar, a gente charlando mirando desde lo alto de la colina el extraradio de la ciudad. Y me gusta. El problema de la imaginación es que te gustaría que se plasmara en algo real, que proyectara aún más tu imaginación.

En realidad somos afortunados porque en Vitoria-Gasteiz tenemos 11 edificios que nos hablan cada día y nos cuentan ese trocito de historia para que sigamos pensando e imaginando y sobre todo para que no olvidemos. Porque si olvidamos entonces deja de ser historia. Tengo cerca de mi casa, varios murales que me hablan cada vez que paso delante de ellos, me hablan, me explican, me preguntan. Nunca paso de lado, siempre hay un momento en el que casi de forma reverencial, te pones de frente y le saludas: “¿qué hay de nuevo, viejo?“. Y allí, un ratito que nos miramos, pensamos y nunca nos despedimos porque entonces la magia del edificio hace el resto y te sigue hablando aunque no estés delante.

Este fin de semana he pasado por delante de un nuevo mural que se está haciendo en estos momentos, en la calle Zaramaga, conmemorando el fatídico 3 de marzo de 1976, cuando apenas tenía 6 años. Otro de esos momentos de la historia de nuestra ciudad que han dejado huella en mucha gente y que ahora más que dejar huella, lo que se pretende es que ese edificio nos relate lo que vio, cómo se siente y cómo nos invita a conversar. Es curioso. Otro edificio que nos habla para que al dialogar sigamos construyendo una historia que no es pasado sino presente, porque se sigue escribiendo, cada una de esas personas con nombre y apellidos que cada día se suben a los andamios para acariciar el edificio plasmando su imaginación en forma de brochazos… que cuentan cosas.

Estoy más que seguro de que cuando se acabe de pintar el mural, es y será sólo entonces cuando ese edificio empiece a hablarnos día tras día. A cada un= de nosotr=s y a la ciudad, a toda la ciudad. Seguramente en ese momento ni necesitemos estetoscopio para saber si hay vida en ese edificio. Simplemente mirándolo, sintiéndolo y preguntándole encontraremos respuestas a una pequeña parte de nuestra historia como ciudad, de lo que en realidad es y quiere ser Vitoria-Gasteiz en el futuro. Una ciudad con mucha historia y muchas historias. Pero también en ocasiones (quizá demasiadas), una ciudad que sigue en silencio, con edificios significativos que están callados, tristes, grises, que cuando pasamos por delante de ellos, lloran y sienten la pena del vacío y la soledad mientras ven a su alrededor otros que están naciendo para albergar quizá esa vida que ellos podrían (y deberían) tener. Es lo que tiene pensar en construir una historia sin pararte a pensar si esa historia ya existe y sólo hay que darle voz y cariño. Y de eso en Vitoria-Gasteiz, tenemos bastante y desgraciadamente en silencio. Por eso, cuando ves estos murales en esas casas que, aparentemente no tienen nada que decir, que te hablan y te cuentan historias, es cuando realmente te das cuenta del valor de esa historia recuperada hecha presente.

_______________________________________________________

La impresionante foto inicial en blanco y negro es de Josetxu Silgo. Disfruta de muchas más en su web Only Street Photography.

11 responses so far