Archive for noviembre, 2010

nov 18 2010

No es para broma

Estas últimas semanas he estado en dos cursos muy interesantes: “Comunicación Interna 2.0.” (podéis seguirlo en #com20uc3m) en la Universidad Carlos III de Madrid y el II Foro de Comunicación Enoturística (podéis seguirlo en #foroenocom) organizado por la Ruta del Vino de Rioja Alavesa. Ambos ámbitos muy interesantes desde lo profesional – personal (algo me está tocando) y desde luego, haciendo gala a la frase de”siempre se aprende algo”. ¡¡Por fin!!En ambos la relevancia de la socialmedia ha quedado más que patente.

Es un hecho ineludible imprescindible el de comenzar a trabajar en este mundo. Aunque puedo confirmar que hay organizaciones que aún andan en el 0.5. y que les queda un camino por recorrer, afortunadamente. Y digo afortunadamente porque éste es tremendamente atractivo pero a la vez lo suficientemente serio como para no hacerlo con el rigor necesario. Nada nuevo hasta ahora.

Hay 3 ideas que me gustaría resaltar:

  • Estamos hablando de Comunicación, con mayúsculas.

Fue Adrián Segovia quien lo comentó, en el entorno de la Comunicación Interna. ¿Comunicación Externa? ¿Interna? ¿On-line? ¿Off-line? Para entendernos, es TODO COMUNICACIÓN. Y entendida más como una actitud que simplemente como un entorno de expresión de las organizaciones. Quien entiende la comunicación como una herramienta estratégica, de gestión, que aporta valor añadido a las empresas en su trabajo por diferenciarse y ser relevantes en el mercado, que quiere establecer nexos de unión con las personas, comprenderá el verdadero valor que tiene ésta sin importarle cómo lo va a expresar, de qué manera y por qué canal. Olvidémonos. ¿De qué nos sirve saber que el rumor hay que evitarlo si ni siquiera somos capaces de felicitar a nuestro cliente por su cumpleaños? ¿Para qué nos preocupamos de un fantástico diseño para una promoción si ni siquiera le hemos prestado atención a un boletín interno? Luego NO HAY diferencias. Esto es Comunicación y hay que tener ACTITUD DE COMUNICACIÓN. A partir de ahí, sólo queda cómo llegar MEJOR a nuestra gente, esté donde esté.

  • La cultura interna como motor de cambio

Siguiendo con el hilo anterior, tenemos que saber que la Comunicación nace “desde dentro” de las organizaciones hacia afuera. El debate histórico sobre si he de tener un Director de Comunicación, un Responsable de Prensa o ahora, más todavía, un Community Manager, es un debate sin sentido si sólo se circunscribe a la figura en sí. Lo que importa es la FUNCIÓN y la necesidad de contar las cosas. Y de ahí, que el trabajo interno, desde la organización, como tractor de una actitud comunicadora es esencial. Empezando por la dirección y siguiendo por el resto de funciones de una organización, tenemos la necesidad de sembrar y fomentar las actitudes en torno a la comunicación para convertirlas en valor a nuestros públicos. Todos somos, en potencial, community managers. En el ámbito personal, contamos cosas de nosotros y de lo que nos rodea. Yo, por ejemplo, hablo de la forma más natural que sé (creo 😉 ) de branding y comunicación, pero también sabéis que me gusta el basket, mi ciudad, la gastronomía y lo que me gusta de las ciudades que visito. Luego, ¿una organización debería perder esta actitud a la hora de facilitar y promover este ámbito personal también en lo profesional? ¿No tenemos dentro de nuestras empresas posibles “embajadores de nuestra marca“? ¿No tenemos en nuestras organizaciones “fans-amigos”? Incluso gestionar las posibles “crisis internas” desde la honestidad, sinceridad y la suficiente apertura para buscar una solución a ello y mejorar? Tenemos, sinceramente, un verdadero pulmón desaprovechado y que convendría darle aire para que funcione a pleno rendimiento.

  • La experiencia de relación con la marca

“Una marca existe cuando otra persona la interpreta”. Y sobre todo, cuando al estar “en contacto” con ella experimenta y percibe una serie de inputs que interactúan con nuestras percepciones anteriores, actitudes, expectativas, etc. Yo conozco la realidad de un hotel cuando lo visito, paseo por sus instalaciones, estoy en la habitación o desayuno en su comedor. Quien siga entendiendo que conoce una marca por su publicidad y por su diseño gráfico, que me llame o me mande un mail, urgentemente. Las vivencias personales, las experiencias en definitiva son la auténtica expresión de una marca. Y en él está desde el propio producto, de sus funcionalidades, hasta el packaging, los rótulos, el servicio de atención al cliente, el proceso de compra on-line… T-O-D-O. Y de lo que se trata es de ir construyendo y contando estas experiencias para que al final, optemos por nuestra marca frente al resto. Parece que somos más individualistas con esto de internet, las redes sociales, los “frikies”, ya se sabe, pero lo que valoramos por encima de la publicidad es que “alguien” nos cuente qué ha vivido con una experiencia concreta en un viaje determinado, por ejemplo. Preferimos las recomendaciones frente a las opiniones, tal y como comentó Raúl Jimenez de minube. Queremos gente de verdad, normal, por encima de estereotipos y convencionalismos. El poder del relato, como explicó Antonio Núñez. Una experiencia de marca es algo completo, multiplataforma, personal… potente. Y es lo que realmente da valor a una marca. El logotipo, sí, importante. Pero si detrás de todo ello no hay un discurso sin compromiso de aportar valor al mercado, no sirve de nada.

Recupero la frase de Ricardo Vaca de “No es para broma”, referida al poder de la TV y la descontextualizo, para afirmar que sí, que NO ES PARA BROMA que tenemos ante nosotros un reto interesante y espectacular. Que NO ES PARA BROMA reconocer que la Comunicación es TODO. Y que NO ES PARA BROMA que más que amenazas y debilidades como algunos tratan de indicar, lo que hoy es INTERNET (presencia+multiplataformas+redes sociales) es sobre todo una oportunidad y una tremenda fortaleza para las marcas.

Dixit.

5 responses so far

nov 03 2010

Verde resaca

Tomando la suficiente distancia y celebrando la nominación de Vitoria-Gasteiz como “European Green Capital” (conste que me he alegrado y mucho), lo cierto es que con el tiempo vuelvo a reconocer lo importante que es tener una “idea”, un concepto sobre el que construir una percepción. Porque es así: se construye desde la percepción. En su día, cuando Vitoria-Gasteiz descubrió su nueva imagen, podía aparecer la duda sobre qué había detrás para buscar una nueva marca comercial. Pero sí que hubo una idea que comentamos:

Sí que hay algo que los vitorianos (y las vitorianas) podemos afirmar. Y es que el color que nos identifica es el VERDE: Si en algo destaca Vitoria-Gasteiz es por su cuidado por el medio ambiente, el compromiso con la sostenibilidad, etc. Aquí sí se acierta. Es diferenciador, identitario y relevante.

Ha llegado el premio (buscado o encontrado, pero premio al fin y al cabo, y merecido) y es el momento de ponerse seguir trabajando. Ya lo dicen: “Lo importante no es llegar, es mantenerse”. Pero no por ello debemos obviarlo.

Me han surgido varias reflexiones: surge la dicotomía relacionada entre identidad-imagen: ¿cuál se impone? Mientras desde la “identidad” se ha tratado de buscar algo en lo que todos los ciudadanos creemos-pensamos, la propia política municipal ha estado empeñada en seguir modelos-referentes de otras ciudades: auditorios, palacios… “ladrillo” en definitiva. Y es la “imagen”, lo que los demás perciben de nosotros, quien ha ratificado que Vitoria-Gasteiz es referente en algo diferente: ¡¡qué verde es esta ciudad y qué bien se está!! (simplificando mucho, claro está). ¿Reconoceremos de una vez que es OBLIGADO estar permanentemente mirando-escuchando-observando lo que se dice desde fuera?

Por otro lado, me surgen algunas preguntas:

  • ¿qué va a ser del famoso Capital de Vida? ¿lo mantenemos? ¿Es coherente con el proceso que se va a emprender en los próximos 2 años? ¿Es tan importante incidir en “ser Capital” o en ocupar un espacio referente? Ya lo comentaba en un post el amigo Chile Logela: sin ganar el premio, Vitoria-Gasteiz ya había ganado: ha logrado unir a la clase política de la ciudad y se ha sacudido (eso creo yo) cierto complejo de inferioridad. ¿Nos centramos en explotar el concepto “… de vida”?
  • ¿estrategia vertical u horizontal? ¿Nos planteamos una serie de acciones dentro del campo medioambiental, sostenibilidad, etc… o hacemos de ello un componente transversal en todo el proyecto de ciudad? Se ha de promover la innovación, ¿nos sirve cualquier tipo de innovación? ¿en cualquier campo? ¿qué pasa con las condiciones en la construcción de edificios? ¿empresas tractoras… en qué campos? ¿la misma oferta cultural que otras ciudades? ¿cualquier actividad deportiva?
  • ¿Administrar el legado o apostar por construirlo? Nos quedamos con lo que el premio nos aporta en este tiempo o lo aprovechamos como palanca para provocar el cambio en la ciudad, como lo hacen las grandes ciudades olímpicas? Transformar. Espero que los partidos políticos sean conscientes de que este tema no es electoralista pero sí es imprescindible que forme parte nuclear de cualquier proyecto de ciudad, sea de quien sea.

Surgen preguntas. Espero que respuestas. Alguna ya he tratado de dar. Creo que es LA oportunidad que Vitoria-Gasteiz tiene para transformarse y sobre todo para sentirnos, como comunidad, orgullosos de ello y nos corresponde actuar en base a ello.

P.D.: No quiero dejar pasar la ocasión para felicitar al equipo que ha peleado por el Premio. Gente que ha confiado en lo que tenían entre manos. Desde mi conocimiento, todo empezó con la Comunicación del Plan de Movilidad. Pasó al “Vitoria-Gasteiz, verde por dentro, verde por fuera”, y mira la que se ha liado. Zorionak pues a mis amigos de Prisma Global y 2ados (¡¡¡¡qué grandes sois!!!!) Y sobre todo, zorionak al equipo municipal. Desde el alcalde Patxi Lazcoz hasta el resto de representantes de los partidos políticos. Como dicen algunos, ejemplar. Y un ejemplo lo es para siempre. 😉

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de x_mangel

6 responses so far