Feb 10 2010

Y qué más da, pero no da lo mismo

2988006348_1cf347a7d0

Mucho más que una moda, el mundo de las marcas-ciudad se está convirtiendo en un área con un destacado recorrido. Personalmente, me apasiona y más si cabe cuando uno une su trabajo en branding con su «responsabilidad» como ciudadano, y como he dicho en muchas ocasiones, «soy de Vitoria y vitoriano», que parece lo mismo, pero no es lo mismo.

Hasta la Unión Europea se toma en serio este área del conocimiento y ha creado un grupo de trabajo encargado de profundizar en el concepto de «city branding». De hecho, la semana pasada se celebró una jornada en Lyon sobre este tema. No quiere decir que por este evento ahora todo el mundo se ponga a trabajar en ello pero muestra a las claras que las ciudades han de tomar conciencia de la importancia de SU marca y considerarla como un activo estratégico a trabajar, gestionar y comunicar.

Algunas ciudades llevan ya mucho tiempo gestionando y dotando de recursos para tener una mayor proyección externa. Pero no sólo eso. Como buen trabajo de branding, la propia oferta de productos y servicios está alineada con su propia promesa. Mantener la coherencia entre lo que «cuento» y lo que «hago». Espero que por fin se entienda que el branding no es sólo comunicación (que sí), sino que su ámbito de actuación es mucho mayor e incluye ¡¡por supuesto!! al producto/servicio.

En cambio es curioso que se produzcan ciertas situaciñones que vistas con distancia (y he sido cauto, lo prometo) provocan algo de «risa» y también «preocupación». Vitoria-Gasteiz apostó hace unos años por trabajar su marca. Ya he hablado de ello suficientemente. Pero después de mucho trabajo, esfuerzo, estudios, diseños, eventos, discusiones, conversaciones, opiniones, etc… ahora resulta que a «alguien» se le ocurre que la asociación de Vitoria-Gasteiz ha de ser otra. Pocas explicaciones han dado, pero hemos pasado del «verde» al «amarillo». Nada que ver para quien entiende de «psicología del color», pero de decir «no me parece mal» a «cambiar una proyección» y sobre todo sin justificación alguna, provoca cierto mosqueo en el personal. Lo importante (reduciéndolo a lo simple) no es tanto el color sino LO QUE REPRESENTA Y SIGNIFICA. Y ésto sí que es más serio.

El branding no es una moda, ni siquiera es una ola porque «como el de enfrente ya está, pues yo también». Quien así lo entienda, lo mejor que puede hacer es echarse a un lado. Dejen paso al trabajo riguroso, al razonamiento, a la gestión y a la paciencia para ir desarrollando una marca de forma coherente, diferente, relevante para los consumidores. Y si hablamos de ciudad, más aún. El ciudadano ha de sentirse «orgullos» de donde vive, porque es su casa pero también porque comprueba que el proyecto de su ciudad crece y avanza. Y sobre todo, porque hemos de sentirnos atractivos para el de fuera. Tema serio. No lo banalicemos.

8 responses so far

Ago 19 2009

16

shutterstock_30914371

No es que sea mi número favorito pero el «dieciséis» resume de momento algunas de las cosas más sobresalientes que están sucediendo este verano.

El día 16 de este caluroso mes de agosto, un hombre jamaicano logró un hito que prácticamente era impensable para mucha gente que practica deporte: Usain Bolt recorrió los 100 metros del mundial de Atletismo de «Berlin 2009» en un tiempo de 9.58 segundos. Realmente increíble. Y de una forma espectacular ya que además de su tremenda capacidad mostró (¡¡por fin!!) una ambición tal por lograr un nuevo récord que para todos a los que nos gusta el atletismo teníamos muchas ganas de verlo. ¿Seguirá la épica de este corredor? ¿Veremos algún día bajar la cifra de los 9’50»?

Por otro lado, el 16 en el basket también ha tenido su página de oro. La selección nacional sub-16 ha conquistado la medalla de oro en el Europeo de Lituania. Lo cierto es que parece poco relevante pero los éxitos de las selecciones nacionales a lo largo de este verano (y ya van unos cuantos…) hace que el baloncesto nacional ocupe un lugar de privilegio en el basket europeo y mundial. Esta selección sub-16 muestra además dos cosas que nos hace ser optimistas: el trabajo en cantera es muy bueno, pero no sólo en las grandes ciudades sino que en esta selección compiten dos chavales «gipuzkoanos», Mikel Motos, del EASO S.B. y Julen Olaizola, ex-EASO y en la actualidad en el Real Madrid. Y, la segunda idea, es que vamos teniendo relevos generacionales asegurados. Sólo falta que el baloncesto profesional y semiprofesional sepa aprovechar el talento existente y seguir logrando que el baloncesto sea cada vez un deporte más valorado por los jóvenes.

En relación con ello, cabe destacar también otro 16, el de Pau Gasol. Con trampa, porque Gasol juega en la selección con el 4. Pero es que la actitud de este jugador, su compromiso con sus compañeros y su ambición personal, hace que la cita del Europeo de Polonia del próximo mes de septiembre sea una cita que no debemos dejar de lado para poder ver (ojalá) la medalla de oro en esta tremenda generación del basket. Se rompe el dedo, pero está con sus compañeros y quiere jugar. Ha ganado todo (mejor dicho, casi todo), la final de la NBA, títulos con la selección, sólo le falta esta medalla de oro. Y va a por ello.

Y para finalizar, un chico de 16 años ha fallecido al ser embestido por un manso en los encierros de Cabanillas. Si ya había polémica sobre este tema, con una vida en juego, va a relevarse aún mucho más. En mis estancias en Mendavia y los pueblos navarros de alrededor, la gente que conozco es una apasionada de las vacas. Todas las fiestas giran en torno a los actos con vacas: encierros, suelta de vaquillas… y es algo que pasa de generación en generación y forma parte de las tradiciones más antiguas de los pueblos. Forma parte de su identidad. Este suceso no hace más que abrir unas brechas en estas fiestas y desgraciadamente habrá una polémica que se irá agravando con el paso del tiempo.

Por cierto, que el 16 marca la mitad del mes. ¿Cómo está yendo el verano? ¿Cómo afrontaremos los días que nos quedan? A seguir disfrutando.

No responses yet

Abr 24 2009

Nos lo comemos todo

1240242089889

Para los que no lo sepan, otra de mis pasiones personales es la cocina, mejor dicho cocinar, digo comer, digo… la gastronomía. Soy de los que piensan que si te gusta comer, te debería gustar cocinar: Sobre todo por el hecho de hacer disfrutar a los demás de un plato que uno mismo se lo comería sin dudar.

Estamos realmente de enhorabuena. La cocina española, sobre todo de la mano del «crack» Ferrán Adriá… y más en concreto, la cocina de Euskadi, de la mano del entrañable aitatxo Juan Mari Arzak y de Pedro Subijana, Martín Berasategi y Andoni Aduriz, vuelve a estar en primer plano: premios, reconocimientos, ideas, proyectos. Realmente, la evolución que se está dando en este mundo está sorprendiendo a todo el mundo, experto o néofito, y además se está consiguiendo la asociación de una serie de valores, emocionales (incluso también con bastante polémica), de placer y disfrute, a un territorio geográfico determinado. Esta misma semana oía en un programa radiofónico, que en realidad son Cataluña y Euskadi quienes realmente están logrando llegar a cotas muy altas. Y es cierto, tenemos también otros excelente cocineros (Eneko Atxa, Aitor Elicegi, Karlos Arguiñano, mi amigo Unai Fernández de Retana, etc) si bien hay también en otros territorios cocineros tremendamente interesantes: Dani García, Alberto Chicote, Andrés Madrigal, Quique Dacosta, Francis Paniego … en fin, en realidad la lista es muy larga (que nadie piense que he comido en todos ellos porque no es cierto, aunque no sabéis lo que me pena).

Pero para mí lo importante del mundo gastronómico no es tanto estos premios, sino el movimiento alrededor de este mundo, la industria que se está generando (televisión, libros, congresos,…) y el aporte de valor que da a los territorios, sobre todo en el caso de Euskadi y por supuesto en nuestras ciudades. Sólo destaco la futura implantación de la Facultad de Ciencias Gastronómicas de Mondragon Unibertsitatea en Donosti, con todo lo que ello implica de profesionalización, capacitación y significado por el hecho de estar ubicada en Donosti y, por otro lado, el recién celebrado Congreso de Alta Cocina de Autor organizado por Gonzalo Antón, propietario del Restaurante Zaldiaran de Vitoria-Gasteiz.

Independientemente de las consideraciones personales de cada uno, cada territorio trata de buscar un espacio que lo permita aportar «SU» granito de arena en este mundo que a su vez le permita también diferenciarse. Tarea complicada en el caso de Euskadi, pero seguramente (espero) siguiendo el ejemplo de los cocineros vascos, donde el ambiente entre ellos es fantástico, el apoyo, el respeto, el abrazo sincero y la ayuda entre todos, haga que se siga potenciando un sector que permite situarnos en el mundo y a su vez, hace que los demás nos sintamos orgullosos de los reconocimientos y logros de todos ellos.

A mí me queda seguir intentándolo siempre que puedo. Queda claro que hasta que no sea capaz de hacer unas buenas patatas con chorizo, un bacalao al pil-pil o un buen besugo al horno, me queda mucho por hacer y aprender. Pero que estas cosas ayudan, desde luego que sí.

No responses yet

Feb 27 2009

Toca elegir…si toca

shutterstock_23612860

Después de casi 15 días de campaña electoral (aunque la verdad en este país es que estamos SIEMPRE de campaña…), llega la voz del ciudadano consumidor: hay que votar comprar el «producto» que tendremos en nuestras ciudades y pueblos durante los próximos 4 años (en teoría).

La campaña, según los medios, ha sido un tanto «sosa». Quizá. Pero sí que después de estos días de observación, me gustaría apuntar algunas ideas desde el ámbto del branding y la comunicación:

img00940

  • EAJ-PNV ha tenido en realidad dos campañas: la general para todo Euskadi («Ahora más que nunca») y una especial para Vitoria-Gasteiz-Álava («Vitoria es capital»). Reacción esta última (creo) a la «campaña» que lleva haciendo Patxi Lazcoz, actual alcalde de Vitoria-Gasteiz, reinvindicando el papel de , que plantea una sucesión de proyectos al Gobierno Vasco para que «apuesten» por Vitoria-Gasteiz. Desde fuera, me parece lógico este papel del PNV: Vitoria-Gasteiz, por mor de la ley electoral es importante porque a pesar de ser una provincia de menor densidad que el resto, en cambio sus parlamentarios se equiparan a los del resto de provincias. Y por otro lado, como que quizá en realidad no se haya apostado por Vitoria-Gasteiz tanto como se debiera. Bueno, el caso es que mi ciudad juega un papel importante.

foto_galeria_9_4447

  • Es la primera vez que además de una campaña bipolar tanto en candidatos (Ibarretxe vs. Patxi López) como en partidos (EAJ-PNV vs PSE-EE-PSOE) se enfrenta también el poder de «lo social», de ver quién tiene más apoyos de la gente, las plataformas ciudadanas: «Hemen Ibarretxe» vs «Red para el cambio«. Si bien la plataforma cercana al PNV ha sido más activa, parece que como la del PSE-EE ha estado más parada. Eso se llama «movilización», ¿no? O incluso creer en el poder de la movilización.

foto_galeria_9_4426

  • Interesante me ha parecido la campaña desde Ezker Batua sobre todo en lo que se refiere a la información recibida en las casas: 3 encartes con un pequeño relato tanto del candidato Javier Madrazo, como de los «celebrities» Bernardo Atxaga y José Saramago. En cambio, la campaña ha sido incoherente dado lo que hemos recibido en casa (más emocional e incluso «interesante») de lo que hemos visto en los medios. Hay como dos caras: la del partido y la de la «candidatura».
  • Eusko Alkartasuna y Aralar han jugado un papel «terciario». EA con un discurso «claro» y diferenciador pero ¿alejado de la realidad de la gente? Y Aralar que juega con un discurso que llega a la gente pero que tiene un apoyo «minoritario». La «fuerza» la tiene su candidata quizá por el hecho de ser la única candidata femenina: Aintzane Ezenarro.
  • El PP ha tratado de acercarse más a la gente y sobre todo tenía un reto que es el de «suavizar» su imagen. No sé si lo ha logrado pero lo que sí es cierto es que a veces parecía que hacían un diálogo de sordos. Una marca con personalidad (¡¡¡cuánto le ha influido la imagen de sus colegas «nacionales»!!!) pero que no cuaja en el electorado lineal.
  • Web 2.0.: mi impresión es que ha sido una MODA para todos. Como el 2.0. es «guay» y va de «guay» (menudo pensamiento…), lo hago. El caso es que el movimiento que surge desde «las bases» ha sido mínimo y no se da el proceso que en toda evolución hacia el 2.0. se podría dar.
  • La pérdida de importancia de la TV: pocos spots y sólo un debate. La comunicación cambia y en el mundo electoral no lo es menos: calle, internet, TV por IP, … ha habido menos ruido mediático y la «pelea» se ha dado casa-por-casa.
  • Nivel de confianza de la categoría: alguien debería dar explicaciones de por qué a la gente le dan igual las elecciones. Por mucho que se trabaje el mundo de la imagen, la comunicación, etc en los momentos de campaña. No llega. Y eso es más que preocupante. Pero no por el hecho de los ciudadanos consumidores, sino sobre todo de los emisores de la información: los políticos. Miedo me da. Cada vez más. Y eso es síntoma de que la gente está descontenta y mucho con el producto y con los beneficios derivados de su uso (la «res publica»): corrupción, problemas sin solucionar, soluciones tardías… dos soluciones: pónganse las pilas y «hagan partícipes» a los ciudadanos consumidores de lo que hay que hacer.

La suerte está echada. Y quien más quien menos tiene la decisión casi tomada, tanto si vota y por quién como quien haya decidido que no vota, que eso es precoupante. Es tal el hartazgo que como el nivel de abstención supere más del 33%, creo que debiera ser un motivo a reflexionar por todos (no sé si es una ilusión personal) pero es un dato a tener muy en cuenta.

4 responses so far

« Prev