Archive for the 'Verano' Category

Sep 05 2019

Tanto por aprender

«A Gabi, las maletas le traían al pairo». Así comienza el primer párrafo de mi último cuento del libro de notas que ha viajado conmigo en cada periodo de vacaciones durante estos últimos 5 años, que por fin puse su punto final. Intenso ejercicio e interesante, una especie de pretemporada personal antes de comenzar un nuevo ciclo en septiembre, porque los cursos comienzan en este noveno mes del año, en enero comienza un nuevo año.

Cada verano, algunos más relajados, otros ajetreados como éste, levantas el vuelo para tomar esas bocanadas de aire que necesitas para irlas expirando a lo largo del curso. Cada pequeño detalle se convierte, al menos en mi caso, en una pequeña pregunta, una puerta abierta a la inspiración y/o una reflexión sobre lo que haces, cómo lo haces y por qué haces lo que haces. Desde lo personal, aprovechando el relax y los tiempos apartados de la rutina del día a día, pero también desde lo profesional. No existe la palabra desconectar sino la de «conectar con otras cosas» (ya hablamos de ello alguna vez), que son las que producen eso que se llama serendipia y que vamos apuntando en cualquier soporte: el cuaderno de trabajo que también se viene de vacaciones, el móvil, en una servilleta de una terraza de un bar a la sombra, o en ese esbozo de libro lleno de garabatos, dibujos y mis relatos.

2019 camina sobre proyectos interesantes, en algunos casos hasta demasiado intensos, pero el aprendizaje en todos ellos está siendo el postgrado de mayor nivel que conozco: el día a día y su exigencia, la intensidad de cada decisión, la mirada directa al #VamosAIntentarlo, los aciertos y los errores y algún que otro fracaso. Así que este periodo de des-conexión ha venido de perlas para conectar precisamente con aquellos principios de nuestro trabajo. Es también verdad que otros contextos ayudan a que esto suceda: encontrarte en otros lugares, desconocidos, por descubrir, ayuda a que tus reflexiones e ideas naveguen sin pasar vergüenza.

Lo bueno de viajar «fuera-de» es que nuevas ciudades, pueblos o países ayudan a comprendernos mejor. Asumir otras costumbres, otras rutinas, comprobar cómo se comportan las personas lugareñas e incluso ver cómo se ordenan y estructuran estas ciudades, nos permite aprender y quizá también desaprender de lo que vivimos en nuestra ciudad habitual. Pensar y trabajar sobre #MarcaCiudad está en la lista de «to-Do» desde hace tiempo y en cada ciudad, o pueblo, florecen ese tipo de argumentos que leemos una vez tras otra y que nos emergen cuando nos enfrentamos a un nuevo reto sea del sector que fuere: ciudades orientadas a una visión estratégica y sectores tractores de la ciudad, equilibrio trabajo-vida personal y participación de la comunidad. Observar para poder comparar se torna en un ejercicio cada vez que descubres una nueva ciudad e incluso cuando repites en la misma después de unos años. Y te das cuenta de que en muchos casos, el ladrillo sigue «ganando» a las personas y que hay proyectos que más que dejar huella simplemente recondicionan la vida de la ciudad. Esta idea, que las personas ganen espacio en la ciudad, es la que me llevo para desarrollar en el futuro presente.

Hay pequeños proyectos que nacen de grandes pasiones que se convierten en auténticos referentes, muy especialistas pero al mismo tiempo, tienen tanta personalidad que impregnan, hacia dentro y hacia fuera, un áurea especial. Me ha pasado al conocer y visitar varios días seguidos El Náutico de San Vicente, un modesto y pequeño garito en primera línea de playa en la localidad de San Vicente do Mar, que en Agosto se convierte en un lugar de culto a la música y la cultura. Una ilusión convertida en visión, una persona que convence al entorno de la música a tocar y cantar ahí, una referencia para cada músico que acude, un lugar para la inspiración sin duda. Sí, en un recóndito lugar de Galizia, un proyecto camina entre los referentes nacionales llamando la atención de muchísima gente, como yo, por ver que sigue habiendo esperanza cuando te encuentras tanta pasión alrededor de algo tan bello, y personal, como la música. Me lo he llevado a muchas marcas y la gran mayoría sale perdiendo. Lo bueno de todo es que 5 visitas después y alguna que otra pregunta y conversación en ese mágico lugar, ha conseguido reconocer que seguimos teniendo camino que recorrer, muy diferente al convencional, y que esta decisión tomada es en la que creo. Por eso de El Náutico debemos aprender. La música por cierto, se ha convertido es una de mis fuentes vitales.

Los relatos, los textos, las frases. No descubro nada. Una historia bien contada es probablemente inolvidable. Quizá por eso el gusto por leer se ha convertido en una necesidad constante. Manuel Jabois, Santi Balmés, Santiago Lorenzo y Ursula K. Le Guin me han acompañado desde julio. Huyo del absurdo debate de si papel u otro entorno; lo importante es leer. «Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído» sentenciaba Borges. Pero lo importante no es solo la historia contada, los relatos, el storytelling sino el territorio al que te lleva. No vale con tratar de que la forma y la belleza de las palabras unidas una tras otra, te atrape y no quieras escaparte de ellas, sino penetrar en un espacio en el que imaginas nuevas historias que crees, piensas y sueñas. Ese espacio, ese territorio imaginario que construyes, se convierte en el plácido colchón en el que se depositan los párrafos y los capítulos de cada libro. Pienso de nuevo en marcas, observo en ese preciso momento las que veo, busco y exploro en las referentes y en otras que me asaltan en las redes sociales, reviso a las que me enfrento cada semana y en muchos casos, no en todos, me cuesta reconocer territorios. Eso sí, sloganes, juegos de palabras, frases para cautivarte, relatos audiovisuales hay por todos lados; territorios que sitúen a la persona en él y que inspiren un futuro, pocas. Tenemos de nuevo trabajo por desarrollar. Apunto en mi FacileThings personal en el apartado de «Material de referencia», en mayúsculas: TERRITORIOS.

Abro la puerta de casa al llegar y me da pena que estos recuerdos, estos momentos en forma de ideas y reflexiones surjan en especial en agosto. Deshacemos las maletas y entre la ropa, me acuerdo de Gabi cuando me decía, sentados los dos en la terraza de su bareto de playa, «Juanjo, las maletas no llevan lo importante». Ahora entiendo su frase. Bendito Mar. Me das la vida.

No responses yet

Ago 31 2012

Agusto

Valga el juego de palabras para saber que Agosto es ese mes que para muchos representa el descanso. Soy uno de ellos. Mes para pensar, leer, quedarte al sol, pensar, pasear, comer, jugar, niños, pensar, kilómetros, libros, piscina y playa, pensar, monte, bermudas, beber, pensar. ¿Monótono? Qué va. Salvo que quizá porque la actividad se reduce bastante, te da tiempo de hacer eso que deberíamos dedicarle mucho más tiempo: PENSAR.

Creo que las palabras provienen no de raíces linguísticas sino sobre todo de otras relacionadas. Para mí pensar viene de OBSERVAR. La diferencia entre ver y mirar es más que evidente. Y entre ver y observar, lo es más. El caso es que cuando realmente pones el acento en observar más allá de lo que ves, piensas sobre ello y recapacitas hasta tratar de encontrar alguna luz que te permita ya no sólo comprender sino sobre todo entresacar cosas en positivo que puedan servirte para más adelante.

Así que aquí os lanzo una serie de observaciones que me han surgido en este mes de agosto:

  • Todo es comunicación. Todo aporta a la marca-país: vía Olimpiadas Londres 2012, ese espectáculo del Deporte, con mayúsculas, tiene un componente muy interesante en la repercusión de la imagen de cada país. Más allá de las bondades de cada deporte, de los éxitos, fracasos, está la imagen que como país quieres trasladar al resto del mundo. A mí me ha parecido que Londres ha conseguido mostrar de nuevo ese potencial histórico, ese potencial «creador» de tendencias con la organización de los juegos. Y por otro lado, habría que pensar de nuevo la imagen dada por España. Desde nuestro cambio de abanderado, hasta la equipación del equipo olímplico, los fracasos y éxitos deportivos, creo que se ha mostrado al mundo una imagen un tanto «extraña», por utilizar una palabra fácil, polisémica y abierta a comentarios varios. En esta reflexión entra en juego la fase de que «todo comunica». Y en ello se debería ser consciente. Tienes ante ti la oportunidad de trasladar una imagen del país a millones de personas de todo el mundo. Y cada detalle, cuenta. Cada detalle: ropa, declaraciones, comentarios, prensa, éxitos-fracasos, representación institucional. Con casi 4 años por delante, no vale lamentaciones únicamente deportivas para el próximo ciclo olímpico. Sino pensar seriamente qué se quiere trasladar y comenzar a trabajar para ello desde ayer.
  • Tengo un pie izquierdo pero necesito el derecho para andar: Esta frase sale en una nueva versión de la película Madagascar 3. Tras oirla en el cine, inmediatamente la apunté en mi pequeñito cuaderno de notas, casi a oscuras. Porque en este mundo de hoy no puedes estar sólo. Aunque a veces la soledad te regale esos momentos de ¿paz? lo cierto es que necesitamos de un apoyo e incluso de una mano en todo momento para avanzar. Uno no tiene la verdad absoluta, siempre está contextualizada frente a los demás. Uno siempre necesita de un contraste, de un punto de vista, de una opinión, de «otra» realidad para poder comprobar si va o no por la senda correcta o si tiene que modificar unos grados. Pero el caso es que necesitamos del apoyo, sea del tipo que sea, de «otr=» en todo momento. Si lo perfeccionamos y lo actualizamos al máximo, está el concepto de red, que creo que es esencial hoy. Uno es en la medida en lo que l=s otr=s lo son y se apoyan.
  • No one wants to live in the commodity basement: Dos lecturas han protagonizado están protagonizando este mes de agosto: «Chief culture officer: How to create a living, breathing corporation» de Grant McCracken y «Uprising: How to build a brand – and change the world – by sparking cultural Movements» de Scott Goodson. Estamos ante tal proliferación de ofertas y ofertas, que el consumidor se encuentra en estado de shock …y está reaccionando. Y ante ello se asientan como esenciales pensar en cómo ser diferente pero sobre todo cómo ser RELEVANTE. Pero el problema no es tanto en mirar hacia dentro de cada organización y proyecto sino entender por fin lo que ocurre ahí fuera. Le llaman «cultura», refiriéndose especialmente a comportamientos y actitudes. Y la gente, tod=s nosotr=s estamos buscando la acción y queremos dotar de significado a las cosas que decimos y hacemos, especialmente. Y ahí las marcas juegan un papel diferente, muy diferente, en el que quizá algunas no estén preparadas, por no decir a años luz. Ya hemos comentado sobre ello por esta casa, pero seguimos haciendo oídos sordos y vistas miopes a lo que hacen las personas, individual o colectivamente. Son protagonistas en la acción. Y las marcas han de figurar como parte de. Y no al revés.

Es lo que tiene dejar que tu vida fluya y que te influya cualquier estímulo exterior. Que te da por pensar y reflexionar. Este cuatrimestre que comenzamos se presenta especialmente inquietante. La situación es compleja pero la ilusión tiene que situarse en un escalón tal que debemos mitigar lo que ocurra. Lo macro nos influye, pero como bien dice mi amigo José Manuel Cámara, «es posible que no puedas cambiar el mundo, pero haz siempre lo que dicte el corazón sin perder la razón». Así que después de pensar, toca actuar. ¡Vamos!

_______________________________________________________

La foto es de Flickr, de tnarik

8 responses so far

Jul 29 2011

Tiempo muerto

Creo que fue Valdano quien hablaba de la «gestión de la pausa«: algo así como que en todos los equipos era necesario un jugador capaz de parar el balón, levantar la cabeza y observar, para seguir la jugada de forma más eficaz y veloz. Creo que estas vacaciones que están a punto de comenzar (otr=s l=s comenzáis ya o estáis en ello) sirven para eso, para gestionar la pausa en forma de desconexión, familia, sol, buena comida&bebida, conocer sitios, leer, no-hacer-nada…

Aunque de momento sigo en mi particular «mina», sí que estos días de asueto serán un buen momento para reflexionar y parar en lo que ha sido este curso lectivo y lo que puede ser el próximo. Porque el verdadero curso no comienza en enero sino en septiembre, ya lo hemos comentado aquí también.

Echas la vista atrás y te encuentras retos, ideas, compañer=s de viaje, proyectos, ilusiones y horas, muchas horas de esfuerzo. Proyectos muy diferentes, algunos muy interesantes y estimulantes, otros no-tanto (pero de éstos es de los que más aprendes), charlas, formación, lecturas e ideas de futuro. Si tuviera que resumir este curso, lo llamaría ILUSIÓN.

Para el curso que viene quiero seguir dedicándome a esto del branding. Que con todo lo que está ocurriendo en las redes sociales, la participación, el crowdsourcing, es un concepto que aunque no varíe mucho sí que tiene su punto de investigar, observar y sobre todo, jugar. Hay un mundo por explorar, el del «branding y empresa abierta«, junto a Jon, Julen&David (si me dejan) y quizá se sumen más al carro. También a nuevas formas de comunicación, publicidad. No a mensajes ni spots, no… sino a ACCIONES de comunicación algo que hemos hablado mucho con gente como Kike, Carlos, Óscar, Martín, Javi, «Pako», Mikel, Asier e Iván, etc. Siempre aprendiendo de ellos. Y por supuesto internet, lo «socialmedia«. Que aquí hay muuuuucho aún… pero sobre todo de lo que supone internet y afecta a la relación con las marcas. Mucho también hablado (y por hablar) con Asier y Unai, Antxon, Jorge, Julen&David&Aitor, Amalio … Entretenido.

Y más cosas realmente apasionantes y tremendamente retadoras como el HIRIKO, el revolucionario vehículo eléctrico & movilidad sostenible, design thinking & tendencias, branding industrial, experiencia de cliente, investigación estratégica, gastronomia, vino y restauración, innovación empresarial e innovación social, …el mundo educativo: Enpresagintza y Mondragon Unibertsitatea, ESDEN, Enpresa Digitala, … Este mundo siempre ayuda muchísimo para seguir aprendiendo e investigando para después tratar de transmitirlo a su vez. Oír y leer a los «mejores», hablar y debatir con gente intesante y contar a l=s alumn=s las experiencias y las ideas que pueden ayudar a aportar valor a cada proyecto desde el branding y la comunicación (quizá me haya olvidado nombrar a algun=s, pero estáis). Y siempre que sea posible dar un espacio a escribir, en este blog o en cualquier otra publicación.

Espero que estos días que van a llegar ayuden a ordenar todo, a pensar en aportar valor desde el branding (si no, no se hace 🙂 ) . Y por cierto. Pensar y ¡por fin! actualizar un tanto este blog gráficamente, que siempre viene bien, lleva 3 años danzando y necesita una revisión.

Pues eso.

A disfrutar.

6 responses so far

Ago 19 2009

16

shutterstock_30914371

No es que sea mi número favorito pero el «dieciséis» resume de momento algunas de las cosas más sobresalientes que están sucediendo este verano.

El día 16 de este caluroso mes de agosto, un hombre jamaicano logró un hito que prácticamente era impensable para mucha gente que practica deporte: Usain Bolt recorrió los 100 metros del mundial de Atletismo de «Berlin 2009» en un tiempo de 9.58 segundos. Realmente increíble. Y de una forma espectacular ya que además de su tremenda capacidad mostró (¡¡por fin!!) una ambición tal por lograr un nuevo récord que para todos a los que nos gusta el atletismo teníamos muchas ganas de verlo. ¿Seguirá la épica de este corredor? ¿Veremos algún día bajar la cifra de los 9’50»?

Por otro lado, el 16 en el basket también ha tenido su página de oro. La selección nacional sub-16 ha conquistado la medalla de oro en el Europeo de Lituania. Lo cierto es que parece poco relevante pero los éxitos de las selecciones nacionales a lo largo de este verano (y ya van unos cuantos…) hace que el baloncesto nacional ocupe un lugar de privilegio en el basket europeo y mundial. Esta selección sub-16 muestra además dos cosas que nos hace ser optimistas: el trabajo en cantera es muy bueno, pero no sólo en las grandes ciudades sino que en esta selección compiten dos chavales «gipuzkoanos», Mikel Motos, del EASO S.B. y Julen Olaizola, ex-EASO y en la actualidad en el Real Madrid. Y, la segunda idea, es que vamos teniendo relevos generacionales asegurados. Sólo falta que el baloncesto profesional y semiprofesional sepa aprovechar el talento existente y seguir logrando que el baloncesto sea cada vez un deporte más valorado por los jóvenes.

En relación con ello, cabe destacar también otro 16, el de Pau Gasol. Con trampa, porque Gasol juega en la selección con el 4. Pero es que la actitud de este jugador, su compromiso con sus compañeros y su ambición personal, hace que la cita del Europeo de Polonia del próximo mes de septiembre sea una cita que no debemos dejar de lado para poder ver (ojalá) la medalla de oro en esta tremenda generación del basket. Se rompe el dedo, pero está con sus compañeros y quiere jugar. Ha ganado todo (mejor dicho, casi todo), la final de la NBA, títulos con la selección, sólo le falta esta medalla de oro. Y va a por ello.

Y para finalizar, un chico de 16 años ha fallecido al ser embestido por un manso en los encierros de Cabanillas. Si ya había polémica sobre este tema, con una vida en juego, va a relevarse aún mucho más. En mis estancias en Mendavia y los pueblos navarros de alrededor, la gente que conozco es una apasionada de las vacas. Todas las fiestas giran en torno a los actos con vacas: encierros, suelta de vaquillas… y es algo que pasa de generación en generación y forma parte de las tradiciones más antiguas de los pueblos. Forma parte de su identidad. Este suceso no hace más que abrir unas brechas en estas fiestas y desgraciadamente habrá una polémica que se irá agravando con el paso del tiempo.

Por cierto, que el 16 marca la mitad del mes. ¿Cómo está yendo el verano? ¿Cómo afrontaremos los días que nos quedan? A seguir disfrutando.

No responses yet