Feb 28 2012

Unas notas sobre artesanía

En estos últimos días he terminado de leer el libro «El artesano» de Richard Sennett. Lo oí por primera vez el año pasado en el encuentro de «Todo por la pasta» de la gente de «Consultoría Artesana» y me fue recomendada su lectura en especial por Julen y Amalio, a quienes se lo agradezco. Me han pasado dos cosas:

  • Es la primera vez que he hecho un sinfín de anotaciones, pestañitas y subrayados varios, por lo que me temo que tendrá que existir una 2ª ocasión de lectura, quizá más adelante para tomar perspectiva.
  • Es de esas ocasiones en las que a medida que vas leyendo, vas mirándote internamente y te dices ¿y esto realmente lo hago? ¿lo podré hacer? ¿seré capaz? ¿seremos capaces de caminar en esta dirección?

Me va a ser tan complicado resumir este libro precisamente por la cantidad de citas, frases, reflexiones que aparecen en el libro y que podríamos tomar como referencia. Sólo sé que podría resumirlo en que «es posible otra forma de trabajar«. Y tomar como referencia el rol de los «artesanos» de siglos atrás y ponerlo en el contexto actual puede ser un ejercicio más que interesante.

Parto de que ni se me ocurre atribuirme como un «artesano», ni de lejos, aunque sí que creo que estamos ante una redefinición de lo que es el trabajo y sobre todo la forma de enfocarnos en él. En eso sí que realmente me identifico y trato de ser fiel a ello cada día. En este libro hay mucho de acción, de reflexión, de mezcla entre lo profesional y lo personal, de liderazgo, de calidad, de enseñanza, de conocimiento, de práctica constante, de personas y no máquinas, de empatía, del derecho a equivocarse, el análisis y el expertise, el esbozo y los detalles, el problema y el pragmatismo, el trabajo y el juego, la curiosidad y el aprendizaje, lo superficial y lo profundo.

Si tuviera que extraer 3 ideas-frases (seguramente no las mejores pero sí 3 que me han marcado) para hacerse una idea de mi lectura me quedaría con las siguientes (interpretaciones puede haber varias):

  • «Una vida sin habla y sin acción está literalmente muerta para el mundo«, atribuida a Hannah Arendt (pág 16). Creo que marca exactamente algo que quizá hoy estemos perdiendo: la falta de acción para muchas cosas y también quizá la vergüenza de hablar, de contar nuestras cosas, nuestras historias. Me parece además que es síntoma de la relación entre personas esencialmente.
  • Recogiendo la idea de «Las siete lámparas de la arquitectura» de John Ruskin, me parecen éstos unos principios y unos valores a tener muy en cuenta en nuestro desarrollo profesional y trabajo (pags 144-145):
    • «la lámpara del sacrificio«: entendido como la «voluntad de hacer bien algo por el simple hecho de hacerlo bien, es decir, dedicación»
    • «la lámpara de la verdad«, esa verdad que continuamente da perdidas y ganancias, es la afirmación de la dificultad, la resistencia y la ambigüedad
    • «la lámpara del poder«, de un poder moderado, orientado por otros patrones antes que la voluntad ciega
    • «la lámpara de la belleza«, que para Ruskin se encuentra más en el detalle, el adorno que en el gran diseño.
    • «la lámpara de la vida«, siendo la via equivalente a lucha y energía, y la muerte a perfección letal
    • «la lámpara de la memoria«, orientación que proporcionan los tiempos anteriores al dominio de la máquina
    • «la lámpara de la obediencia«, la obediencia al ejemplo que ofrece la práctica de un maestro antes que a sus obras particulares, en otras palabras, esforzarse en ser como Stradivarius pero no tratar de copiar sus violines particulares.
  • «Sólo debería haber ideas en las cosas» (pag. 182). Retomo esta frase del poeta William Carlos Williams, por la década de 1930, de  «mejor vivir en las cosas que se tocan de dia con las manos«, que muestra un camino práctico, de implementación y desarrollo de ideas, etc.

A medida que he ido recogiendo estas ideas para plasmarlo en este «breve» post, sólo me gustaría indicar que estamos en ese momento de reflexión y acción sobre nuevas formas de trabajar. Hemos pasado por un mundo individualizado a tener al segundo información en red y de cualquier parte del mundo. Esto cambia dinámicas pero también esto provoca que miremos la realidad desde otra perspectiva. Y por otro lado, creo que en un mundo tan automatizado, tan de algoritmos y motores de búsqueda, un mundo de «enter», dejar sitio preferencial a las personas, al «roce» profesional (entended este «roce» como esa cercanía y empatía entre dos personas, no me penséis mal que os veo la sonrisa) y a la relación entre ellas sigue siendo un ejercicio que hemos de recuperar además de la pasión (en la medida que se pueda) en nuestro trabajo.

Dos cosas más. a) Recomiendo leer este libro. b) Tengo ganas de leerlo por segunda vez.

6 responses so far

Ene 18 2012

«Somos más y somos mejor»

Ya te lo conté hace un par de años por esta tu casa: la fusión de las cajas de ahorro vascas, BBK, Kutxa y Caja Vital, dadas las circunstancias, era más que necesaria. Desde el inicio me incliné a favor de ello, por razones de dimensión, mercado y también de imagen. Se llamará Kutxabank, al final.

Después de dimes y diretes, como en las grandes familias, tiene que ser la crisis la que fuerce a que esta fusión “fría” se acabe produciendo y venza las resistencias “políticas” y se imponga la lógica del mercado… y del país.

Mira Miguel, ni soy economista ni nada por el estilo, pero en términos de imagen creo que esta fusión viene de perlas para aquellos que pensamos en la marca-país, branding Euskadi y cosas de éstas. Porque querámoslo o no, transmite hacia dentro y hacia fuera (evidentemente con sus resistencias) una imagen de solidez pero sobre todo una imagen de dimensión importante: no somos los más grandes… pero estamos en la cabeza de muchos criterios que se usan en este sentido: solvencia, pasivos, oficinas, etc. Lo mejor de todo para mí, es que esta fusión puede permitir algo que quizá jamas hubiéramos pensado: optar por competir con los más grandes y optar por entrar en nuevos mercados que, quizá, nunca nos hubiéramos imaginado. Y esto es una buena noticia, ¿a que sí amigo?

Desde el punto de vista de imagen, a Euskadi le viene muy bien. El branding de Euskadi (hacia fuera) ha estado siempre enfocada desde y para el turismo, que aporta una buena fuente de ingresos. Pero no es menos cierto que si algo también destaca de nuestros país es términos asociados son nuestras industrias, empresas, centros tecnológicos, formación, investigación, etc. Lo he comprobado últimamente y seguro que tú también. Y este hecho es algo que creo relevante para ponerlo encima de la mesa y mostrar de nuevo una imagen mucho más acorde con nuestra realidad del día que no solamente las playas, los pintxos, los montes y nuestras fiestas.

Hay dos aspectos olvidados en nuestra estrategia de marca-pais, desde mi punto de vista:

  • el enfoqueprofesional-empresarial-organizacional”: Euskadi en muchos campos es un verdadero referente a nivel nacional e internacional por su “know how”, por su capacidad profesional, su dedicación, su “valor en la palabra y el apretón de manos”, etc. Queda sin duda pasar del “know how” al “thought by” desde mi punto de vista. Pasar de ser un territorio de “hacer las cosas muy bien” a otro que “proponga nuevos caminos que recorrer”. Esto se llama innovación y venimos insistiendo en ello mucho tiempo.
  • Las personas: los vasc=s. La gente. Me siento tremendamente orgulloso de este país pero sobre todo de su gente (si, hay más de un= que se queda fuera pero es su problema, ya lo sabes también tú). Muy valorados, muy respetados, muy sacrificados, etc. Euskadi es algo por su gente y por su carácter. Esto se nota en muchas expresiones, desde lo artístico hasta en otros campos. Y un conjunto de ciudadanos, sinceramente, tremendamente generoso con el otro y solidario.

Kutxabank, somos más from Kutxabank Bideoak on Vimeo.

¿Y te preguntarás Miguel qué pinta Kutxabank en todo esto?

  1. Creo que Kutxabank ha de liderar una forma de concebir la gestión, las empresas y su tejido económico. Nada de complejos, nada de miedos, todo ambición, sueños, capacidad y habilidades. Es un ejemplo perfecto para tratar de apalancar la capacidad del territorio desde una organización que ya se sitúa en los primeros lugares y que seguramente no sea desbancada de ellos. Liderazgo, innovación, visión internacional, apoyo, capacidad, dimensión. Kutxabank deberá en sí mismo jugar ese rol y también apoyar sin miramientos las iniciativas “diferenciadoras” que aparezcan en nuestro pequeño territorio. No es un vagón más del territorio. Es una de las máquinas.
  2. Y que jamás renuncie a su identidad, de dónde eres y sobre todo cómo es ese territorio de donde eres. Aquí las cajas de ahorro han apostado vía Obra Social por actividades de país para sus gentes. Esto es irrenunciable y además se ha de potenciar más. Exactamente igual en el sentido de tener una extrema sensibilidad por repartir la riqueza en el entorno para que así se autoregenere y se autoabsatezca.

Quizá te preguntes Miguel (y los demás) que qué tiene que ver esto con la marca-país. Pues sí, radicalmente. Quien piense que la marca-país es solamente campañas turísticas, Fitur de turno y cosas de esas, lo siento mucho, pero va dado. Marca-país es alinear un territorio en torno a unos valores, desarrollarlos y transmitirlos. Necesitamos locomotoras que provoquen, ahora que se dan las condiciones externas adecuadas, este cambio y evolución de la percepción de Euskadi.

Así que no nos vale sólo con aspectos cuantitativos, nos vale lo cualitativo y, como dice aquél, “ahí te quiero ver”.

¿qué opinas Miguel? ¿y el resto?

(post bis a bis escrito y desarrollado junto a Miguel de Andrés, en Lost in Amsterdam, encontraréis más ideas, fijo)

3 responses so far

Dic 01 2011

Sí. No soy perfecto, ¿y?

(Ante vosotr=s, una nueva colaboración para el suplemento INN de Noticias de Gipuzkoa)

Una de las cosas que más me está llamando la atención en estos tiempos es que la expresión “estar en fase beta” está siendo muy utilizada. Curioso. Porque hemos crecido con la idea de que las acciones, las cosas, “hay que acabarlas”. Y además en perfecto estado de revista. Cero defectos, cero fallos, todo perfecto. Pues va a ser que no.

Lo cierto es que no sé muy bien de dónde ha venido esta nueva frase, supongo que de todas estas nuevas acciones de/en internet, pero la realidad es que “estar en beta” supone que estás en acción, en movimiento, estás presente … aun a sabiendas que no es perfecto, que puede haber errores, que tiene defectos.

Culturalmente supone todo un reto aceptar esto. ¡Cómo que tiene errores!… puede haberlos, tal vez… pero lo importante en todo ello es que la presencia y la acción en un mundo realmente veloz se pone en primer plano y hay que ser conscientes de ello. No pasa nada si falta algo. Subsanarlo parece que forma parte de las próximas decisiones y de las próximas acciones.

La obsolescencia además también ha aparecido como esa fase del desarrollo de los productos/servicios que hacen que estemos en permanente tensión ante las novedades. Lo “nuevo” ése gran aliado de las marcas y de los productos. ¿Eres nuevo? Mereces la atención. ¿Vas a “mejorarlo”? Aún más.

Lo que nos provoca todo esto es a llevar a la “máxima expresión” dos facetas a mi modo de ver esenciales en el futuro de las decisiones de nuestras organizaciones:

  • Mejora continua y permanente: según terminamos de decidir cómo ha de ser un producto/servicio y lo lanzamos al mercado, ya hay alguien que ha de pensar de inmediato en cómo mejoraríamos esto que está en plena fase de lanzamiento. La famosa dicotomía entre “explotar” y “explorar”, llevada al límite. Alguien trata de ser eficaz y eficiente. Otros piensan en todo momento descubrir nuevos campos.
  • Usuario como constructor de la mejora: ¿dónde radica quizá este nuevo descubrimiento, este nuevo desarrollo? Pues claro. En el usuario. En esa persona, en ese grupo de personas, que tras usar el producto/servicio en sus primeros balbuceos, propone nuevas utilidades, nuevas experiencias que llegan (si se tiene muy claramente establecido el sistema de escucha y de diálogo) a la organización y trata de implementarlas en una nueva acción de mejora.

No cabe duda que estamos en un momento donde el modelo de nuestros negocios es hoy (y será) bastante diferente a lo que estamos acostumbrados hasta ahora. Pero vivir y ser plenamente conscientes de que podemos trabajar en “lo im-perfecto” y en una fase “beta”, ayuda mucho a convertirnos en inquietos. Y esto de cara al futuro, creo, es una muy buena noticia.

_______________________________________________________

P.D.: Puedes descargarte el interesante PDF completo del Suplemento INN de Noticias de Gipuzkoa aquí

_______________________________________________________

La foto es de Flickr, de ‘J’

5 responses so far

Oct 07 2011

Think different

El día llegó. Era la keynote que mucha gente se imaginaba que podía llegar y que nunca quería que llegase. Steve Jobs falleció.

Sí.

Soy de Apple.

Casi desde la universidad y hasta el día de hoy. Primero por temas de «aprendizaje de Diseño Gráfico» y luego ya como herramientas de trabajo…y de ocio.

No sé qué pasará en el futuro con estas gadgets/aparatos, pero de momento, Apple-maniaco practicante. Por lo funcional y por lo emocional. Me gustan mucho sus productos (y servicios) y me encanta la marca, es MI marca, probablemente.

Es difícil predecir cosas y pensar qué hubiera pasado si. Pero lo que sí creo es que no sé qué sería de este mundo sin la aparición de Apple. Rompió barreras al inicio, con su aparición. Rompió mercados tanto con el iTunes como con el iPhone. Y seguramente haya algo ahí guardado que pueda cambiar algunos hábitos en el futuro.

Ya no es por la multitud de frases de su vida, etc. Pero sí que creo que expresó una forma de hacer las cosas, una filosofía ante lo que imperaba en el mercado, una serie de productos con el diseño y la sencillez como bandera y seguramente muchas cosas más. Luego quedará el debate entre la marca y la marca personal, que seguramente irá apareciendo a partir de ahora.

Sin más.

Quería que fuera mi pequeño homenaje, que quede guardado. y que lo comparto con vosotr=s.

One response so far

Oct 05 2011

TED marca

Que «las experiencias son memorables» es una frase que adquiere sentido cuando las vives en propia carne. Hay marcas que lo saben vivenciar mejor que otras. Llevaba tiempo buscando referencias en torno al mundo del «conocimiento», «innovación» y»formación» y era complicado encontrar. Lo cierto es que el mundo de los seminarios-congresos-y-más-jornadas-para-vender-más-que-enseñar está pasando por una sobrecarga tal que va perdiendo interés. Pero lo que uno comprueba vive cuando está ante TED, es totalmente diferente y, sobre todo, inspirador.

TED es una MARCA con mayúsculas, en negrita, en rojo (y ¡cómo no! en ¡Helvética!) destacada allí donde esté. Una iniciativa que lo que pretende es que en un formato «corto» muestres tu idea, tu proyecto, tu negocio… de forma que «inspire» inmediatamente al que está presente. Su exposición es cuidada, sus ponentes, sus espacios de conferencias, su formato, todo. Todo al más mínimo detalle pero sobre todo, lo importante, es que ya no se queda únicamente en que en «un día/un lugar» puedas estar presente o no. Sino que aunque no estés físicamente allí, puedes estar… «presente virtualmente» y en cualquier momento. Incluso ahora mismo.

El pasado viernes estuve presente en TEDex BILBAO. Fantásticamente organizado por unos grandes amigos/compañeros de viaje como Jorge, Antxon, Naiara y Ana entre otros muchos, pude comprobar in situ qué es eso de TED. TODO absolutamente cuidado, cada aspecto del día, está perfectamente enfocado hacia una misma experiencia. Todo alineado para no sólo no defraudar a los asistentes, sino sobre todo para transmitir unos valores implícitos de la marca y de su promesa: IDEAS WORTH SPREADING. Y tanto que merece la pena, sí.

La calidad de las ponencias, bárbara. Todas de ellas inspiradoras y algunas de ellas brillantes. Y un colofón final de catapún-chispún, de la mano de la gente de Mugaritz. Allí pudimos reconocer proeyctos de gente y organizaciones de Euskadi de máximo nivel. Cosas que están ocurriendo, en este momento, y que pretenden estar situadas en la máxima vanguardia: Catedral de Vitoria, Fundación Vicente Ferrer, Salvador López, y nuestro HIRIKO de la mano de una brillante ponencia de Gorka Espiau. Podéis revisar el hastag #tedexbilbao en Twitter para ver la avalancha de comentarios.

En cualquier caso, lo importante no es sólo contaros lo que allí ocurrió, (tenéis que vivirlo, apuntaros la cita para el 2012), sino sobre todo aprender de una marca que ha sido capaz de traspasar fronteras y mantener en cada espacio local la misma identidad, la misma exigencia y la misma experiencia. Es una experiencia porque no es sólo ver que la comunicación está cuidada o no. O por la escenografía en las charlas. O porque sea en inglés. TODO lo que acontece se rodea de un mismo halo en el que te haces sentir en otro contexto diferente. Creo que desde el branding, éste es el aprendizaje (al menos, para mí). Una experiencia es un conjunto de impactos y de sensaciones alineadas con un mismo objetivo: transmitir en cada momento tu propuesta de valor: en este caso, ideas innovadoras (formatos cortos), para todo el mundo (inglés), de forma desenfadada (escenografía limpia donde el protagonista es el que habla) y conectando personas (extenso tiempo para el co-working) y muchas cosas más.

Lo dicho. Enhorabuena a los organizadores de TedEx Bilbao. Una marca a seguir la pista muy de cerca. Os dejo con un video de TED, verdaderamente «chapeux»

No responses yet

Dic 16 2010

Del «DA» al «FO»

¡¡Malditas metodologías!! Sí. Que nos hacen seguir a pies juntillas sus pasos para determinar lo que muchas empresas-organizaciones-instituciones necesitan, quieren, buscan o «quieren oir». Quienes hemos estado estamos en procesos de reflexión hemos pasado pasamos por todas ellas. Y siempre tratando, bien de buscar aquella que nos ayude mejor o bien un pupurrí de ello. ¿Resultado? Poca claridad y quizá hasta poca solución para ellas.

Pero es que además, al seguir paso a paso lo que marca la teoría, nos olvidamos de lo más importante y es que hay una realidad tozuda, dura y cruel: la calle. El consumidor. El ciudadano. El cliente. El mercado. Sí, el «otro«. Hace poco definí aquí mismo que «una marca sólo existe cuando OTRO la interpreta». Y en ocasiones insistimos en la organización, mirar hacia dentro, el «ombliguismo» y nos quedamos en la epidermis de lo que ocurre al otro lado del cristal. Y pasa lo que pasa. Evidentemente.

En estos momentos, además, debería estar más que presente el reflexionar sobre cada organización. Con la crisis, la dureza del mercado, los replanteamientos, quien no se haya parado a pensar «lo que le toca», creo que lo va a tener un poco crudo. Las cosas como son. Pienso que en todas organizaciones hay como dos estrategias diferenciadas, con sus correspondientes acciones y decisiones en ambas: EXPLOTAR y EXPLORAR. La 1º, pretende mejorar y optimizar nuestro «know-what-how«. El día a día, el corto plazo, el rendimiento. Pero quien realmente nos abre las ventanas al futuro es la 2ª: EXPLORAR. Y explorar va de conocer lo que puede ocurrir mañana, lo que podremos ofrecer de nuevo, lo que podremos experimentar-probar-comprobar, etc. Es lo que garantiza hoy en día que nuestro proyecto exista. Son como dos empresas dentro de la misma organización.

No sé si hay metodología o concepto que valga para ello: Inteligencia competitiva, antena tecnológica, open innovation, empresa abierta.  Puede llamarse de diferentes formas pero la filosofía y la cultura es clara: ¿QUÉ PASA AHÍ FUERA? ¿QUÉ MOTIVA A LA GENTE? ¿POR QUÉ SE MUEVE? Mirar al exterior. A todo lo que rodea, no nuestro producto, y sí nuestra visión y la cultura que rodea a nuestra marca. Inquietud por el futuro y, sin duda, orientación al cliente, orientación al mercado.

Innovar, innovar. No me está gustando nada esta palabreja ya. Sobre todo si seguimos viéndolo desde nuestra mirada al exterior con palabras como el famoso DAFO: De un lado, DEBILIDADES y AMENAZAS. Demasiado miedo. Demasiados complejos. Demasiada visión interna. Pero sí que prefiero hablar y debatir sobre FORTALEZAS y OPORTUNIDADES. Fortalezas va de «know-do«, de saber-hacer. Y sobre todo de cómo podremos des-aprender para aprender de nueva a hacer mejor. Y en especial, de «know-who» y «know-why«, que me permite conocer comprender mejor al mercado, ponernos en su lugar y, desde la empatía, poder responder mejor a sus necesidades con la máxima eficiencia y… ambición.

El branding permite algo tremendamente interesante para todas las organizaciones. La marca se expresa en diversos campos, en el producto/servicio por supuesto, pero sobre todo la marca te permite (y te exige) conocer al otro para que exista paridad en la interpretación, que exista el vínculo necesario para que haya conexión emocional y funcional. Y de ahí, poder proponer nuevas ideas, nuevas alternativas de cara al futuro. Así que venga.

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de Telemedellín

7 responses so far

Nov 03 2010

Verde resaca

Tomando la suficiente distancia y celebrando la nominación de Vitoria-Gasteiz como «European Green Capital» (conste que me he alegrado y mucho), lo cierto es que con el tiempo vuelvo a reconocer lo importante que es tener una «idea», un concepto sobre el que construir una percepción. Porque es así: se construye desde la percepción. En su día, cuando Vitoria-Gasteiz descubrió su nueva imagen, podía aparecer la duda sobre qué había detrás para buscar una nueva marca comercial. Pero sí que hubo una idea que comentamos:

Sí que hay algo que los vitorianos (y las vitorianas) podemos afirmar. Y es que el color que nos identifica es el VERDE: Si en algo destaca Vitoria-Gasteiz es por su cuidado por el medio ambiente, el compromiso con la sostenibilidad, etc. Aquí sí se acierta. Es diferenciador, identitario y relevante.

Ha llegado el premio (buscado o encontrado, pero premio al fin y al cabo, y merecido) y es el momento de ponerse seguir trabajando. Ya lo dicen: «Lo importante no es llegar, es mantenerse». Pero no por ello debemos obviarlo.

Me han surgido varias reflexiones: surge la dicotomía relacionada entre identidad-imagen: ¿cuál se impone? Mientras desde la «identidad» se ha tratado de buscar algo en lo que todos los ciudadanos creemos-pensamos, la propia política municipal ha estado empeñada en seguir modelos-referentes de otras ciudades: auditorios, palacios… «ladrillo» en definitiva. Y es la «imagen», lo que los demás perciben de nosotros, quien ha ratificado que Vitoria-Gasteiz es referente en algo diferente: ¡¡qué verde es esta ciudad y qué bien se está!! (simplificando mucho, claro está). ¿Reconoceremos de una vez que es OBLIGADO estar permanentemente mirando-escuchando-observando lo que se dice desde fuera?

Por otro lado, me surgen algunas preguntas:

  • ¿qué va a ser del famoso «Capital de Vida«? ¿lo mantenemos? ¿Es coherente con el proceso que se va a emprender en los próximos 2 años? ¿Es tan importante incidir en «ser Capital» o en ocupar un espacio referente? Ya lo comentaba en un post el amigo Chile Logela: sin ganar el premio, Vitoria-Gasteiz ya había ganado: ha logrado unir a la clase política de la ciudad y se ha sacudido (eso creo yo) cierto complejo de inferioridad. ¿Nos centramos en explotar el concepto «… de vida»?
  • ¿estrategia vertical u horizontal? ¿Nos planteamos una serie de acciones dentro del campo medioambiental, sostenibilidad, etc… o hacemos de ello un componente transversal en todo el proyecto de ciudad? Se ha de promover la innovación, ¿nos sirve cualquier tipo de innovación? ¿en cualquier campo? ¿qué pasa con las condiciones en la construcción de edificios? ¿empresas tractoras… en qué campos? ¿la misma oferta cultural que otras ciudades? ¿cualquier actividad deportiva?
  • ¿Administrar el legado o apostar por construirlo? Nos quedamos con lo que el premio nos aporta en este tiempo o lo aprovechamos como palanca para provocar el cambio en la ciudad, como lo hacen las grandes ciudades olímpicas? Transformar. Espero que los partidos políticos sean conscientes de que este tema no es electoralista pero sí es imprescindible que forme parte nuclear de cualquier proyecto de ciudad, sea de quien sea.

Surgen preguntas. Espero que respuestas. Alguna ya he tratado de dar. Creo que es LA oportunidad que Vitoria-Gasteiz tiene para transformarse y sobre todo para sentirnos, como comunidad, orgullosos de ello y nos corresponde actuar en base a ello.

P.D.: No quiero dejar pasar la ocasión para felicitar al equipo que ha peleado por el Premio. Gente que ha confiado en lo que tenían entre manos. Desde mi conocimiento, todo empezó con la Comunicación del Plan de Movilidad. Pasó al «Vitoria-Gasteiz, verde por dentro, verde por fuera», y mira la que se ha liado. Zorionak pues a mis amigos de Prisma Global y 2ados (¡¡¡¡qué grandes sois!!!!) Y sobre todo, zorionak al equipo municipal. Desde el alcalde Patxi Lazcoz hasta el resto de representantes de los partidos políticos. Como dicen algunos, ejemplar. Y un ejemplo lo es para siempre. 😉

________________________________________________________

La foto es de Flickr, de x_mangel

6 responses so far

Sep 09 2010

Si es posible, ¿por qué no hacerlo?

El roce hace el cariño. Me explico. Mi vida profesional ha estado está muy ligada a las empresas-PYMES de Euskadi. Ésas que ocupan en torno el 90% del tejido empresarial de «este-nuestro-país». Para alguien que estudia-trabaja en publicidad es un mundo «desagradecido», porque su comunicación no brilla como un producto de consumo. En cambio es un reto apasionante trabajar con ellas precisamente para que vayan dejando la taladrina a un lado y brillen en el mercado cada vez más. Lo sé por experiencia propia.

Si a esto le unimos que tenemos un país pequeño, peculiar, en una situación privilegiada, con características muy interesantes, gente trabajadora y respetada, turísticamente atractivo… he dicho «turismo«, ooops… ahí quería llegar. Sí, porque tengo la impresión de que la imagen que se proyectan de los países hacen única y exclusivamente referencia al TURISMO. Sólo. Y esto, personalmente no me parece del todo correcto… ni por supuesto, justo. Me explico.

Hay que competir en el mundo, hay que saber ocupar tu espacio y diferenciarte para presentarte ante el resto como una alternativa (no lo olvidemos, como marcas no-líderes siempre hemos de ser la alternativa que «preocupa» y ocupa al líder), para así ir logrando poco a poco la preferencia. Lo curioso del tema es que, visto desde el lado empresarial y en aquellas organizaciones que tienen en la internacionalización uno de sus pilares estratégicos de competitividad, la necesidad de «ampararse» en una referencia simbólica con valor añadido emerge cada vez más. Nuestras empresas están demandando recoger una referencia más que le sirva de respaldo para que sus propuestas sean tenidas en cuenta. Digamos que hay tres aspectos que funcionan como especialmente relevantes:

  • Los aspectos funcionales de la oferta son básicos: repensar y redefinir el producto se presenta como un aspecto más de la construcción de una marca
  • la capacidad de ofrecer un servicio de valor añadido es imprescindible y más en el ámbito industrial donde el proceso de compra y de post-venta es mucho más largo en el tiempo que en el mundo del consumo)
  • la capacidad de dar respuesta a cualquier tipo de expectativa y necesidad de futuro se presenta como una promesa de alto valor,

Llegado el momento de tomar de decisiones, apoyarse en un valor emocional y simbólico como tu «marca-territorio», con todo lo que representa y lo que significa, hace que puedas ganar ese punto de prestigio necesario para que tu propuesta sea aceptada. Y es aquí donde la «marca Euskadi» debiera aparecer (donde digo Euskadi podría poner cualquier otra marca territorio, con la extensión y consideración que se quiera). En el caso que nos ocupa, Euskadi ya refleja valores «profesionales» realmente interesantes: seriedad, compromiso, capacidad, inversión en i+d, capacidad de innovación, redes en forma de cluster, etc.

Ya hay quien ha comentado la necesidad de tener una marca-país, o de crearla de forma general y global. Y sobre todo transversal. Yo me uno a esta necesidad. Y no sólo desde el ámbito del turismo, que sí es necesario y crea riqueza, pero mi pregunta es ¿dónde ponemos el foco? Está bien lo de ser un territorio que tiene playa, monte, entornos rurales atractivos, ciudades modernas y sostenibles, tradición histórica, patrimonio, cultura propia, el euskera y que-se-come-estupendamente. Que sí. Pero si Euskadi pretende ser un territorio competitivo, ha de «elevarse» más, sacar la política del debate de la estrategia de imagen (adios a la «marca-gobierno», hola a la auténtica «marca-país») y tratar de construir una imagen basada también en nuestro tejido empresarial, nuestro compromiso con la innovación y sobre todo, (aquí lanzo una idea) con su gente: juez y parte de un país tremendamente competitivo.

Así que sí que es de justicia, que demos más protagonismo a nuestras empresas para que su taladrina brille y haga de «este-nuestro-país» una excelente y atractiva alternativa en el mundo. ¿O no?

P.D.: La foto es de Flickr, de Roby Ferrari

7 responses so far

Jun 10 2010

Ir de favorito

Aprovechemos que estamos en un momento propicio para hablar de ello: final liga ACB, el Mundial de fútbol, luego el de basket…pero poniendo el foco en otra dimensión: emprendizaje y branding. ¿Cómo? Pues sí. Porque cuando alguien-algun@s se proponen poner en marcha un nuevo proyecto profesional-personal, lo cierto es que tiene que pensar en ello.

Asistí la semana pasada al encuentro del «Día del emprendedor» en Bilbao, organizado por la gente de The Init y Lan Ekintza. Una bonita experiencia. Tocó escuchar, hablar, debatir, apreder. Rondaba por la cabeza ya un par de ideas que creo son importantes señalar:

  • «Humildad apasionada»: todos presentaban SU proyecto, desde una perspectiva personal, pero de una forma sencilla y simple pero a la vez contundente y potente. Cuestión de actitud, con C. Las ideas brotan desde dentro, se ve la ilusión y el compromiso y, sobre todo, muestran respeto por todo lo que ya se encuentra en el mercado y existe. «Sé que es complicado pero lo estoy intentando». A menudo se habla del compromiso y la implicación en las organizaciones, en este sentido, hay muchísimo. Quizá sea porque en el germen de los proyectos vienen a ser esencialmente INDIVIDUALES, pero no siempre es así. Esta actitud marca mucho el desarrollo. Y también marca mucho la relación con quien te vas a dirigir. Hablas de tú a tú, no lo haces marcando las distancias, ni hablando desde un púlpito. Exactamente igual que en el deporte. Quien lidera, quien realmente es claro favorito, siempre muestra una clara actitud de respeto hacia el otro, de que la partida hay que jugarla y de que hay que estar preparados para poderse enfrentar con garantías y «ganar».
  • «Concepto de valor y contextualización»: Las ideas siempre parecen algo complejo pero al final las simples son las que marcan el territorio a seguir. «Yo tengo esta visión y me he puesto a ello». Desde una perspectiva individual («yo creo») pero sobre todo con un marcado carácter claramente diferenciador. Los conceptos que quedan en la memoria de la gente, las marcas potentes, son aquellas que dan SU visión de la situación pero sobre todo quedan muy marcados por el contexto al que se enfrentan. «He visto este problema, propongo esta solución«. Idea simple y perfectamente contextualizada. Porque además estas referenciando en todo momento tu propuesta frente a las que ya existen, creas un «nuevo marco de referencia» donde buscas la posición privilegiada aun siendo realmente nuevo. Y si lo haces desde un concepto que se exprese en una sencilla frase (simple = smart / smart = simple, gracias Iván & Trendtrotters), mejor. Igual que el favorito en una competición: tiene una forma de afrontar los partidos, un estilo y una idea para poder ganar. Sabe que la manera para ganar es ser fiel a su estilo. Y que precisamente en esos detalles del contexto es donde radica la nueva ventaja que puede obtener. Su propuesta de valor y su «adaptación».

Luego nos encontramos con suficientes problemas que ponen a prueba todo ello, es un examen continuo y, además de ello, hay ocasiones en las que tienes que pensar más en cómo afrontarlos que no en seguir el camino trazado, ahondar en el concepto, extender tu concepto de marca hacia todas las aristas del proyecto (producto, comportamiento, entorno, categorías de mercado…) y seguir caminando para poder avanzar en el proyecto. Luego estaría cómo estructurarlo todo, etc… aunque tengo claro lo que me parece más oportuno. El favorito sabe que puede tropezar, que el «otro» también compite, pero la confianza, el trabajo y sobre todo la lealtad a su concepto resuelve sus problemas. Eso es lo que diferencia al que «va de favorito» frente al que únicamente «quiere estar».

4 responses so far

Abr 02 2009

A la espera…mientras nos movemos

shutterstock_26374357

Ha comenzado el G-20. Lo cierto es que hay demasiadas esperanzas en lo que pase en Londres con los «grandes países», algunos de los que seguramente sean «co-responsables» de la situación de crisis económica global y actual. Algunos que además enfrentan sus cartas y sus papeles (¿¿no será mejor que todos tiremos del carro, oiga??

Pero está el «factor Obama». El Obama en el que mucha gente ha hemos puesto sus esperanzas. Es curioso que se confíe en un nuevo dirigente por lo que ello supone: confirmar la «supremacía» de Estados Unidos como potencia mundial y reconocer que la calidad de los «dirigentes» políticos actuales es insuficiente. Es curioso que estemos esperando a las decisiones que allí se tomen como la «solución» a nuestro presente tan angustioso para muchísima gente y vislumbre un futuro algo más positivo. No hay ni pizca de optimismo. Ni pizca.

¿Y mientra tanto por aquí? Moverse, moverse, moverse. No queda otra. Y no hay tiempo que perder, aunque tengamos la sensación de que se está perdiendo tiempo que puede ser precioso para muchísimos/as trabajadores. ¿Dónde está la dirección? ¿Dónde la voluntad? ¿Seguimos esperando a que sean otros quienes tomen las decisiones o tiramos del carro? ¿dejamos de pensar que el equívoco es un fracaso y lo ponemos en valor como parte del aprendizaje y del desarrollo propio? No debemos a esperar a «otros» para que se tomen decisiones. Quizá un pequeño paso sea suficiente. Démoslo.

5 responses so far

« Prev - Next »